17 de mayo 2024 - 18:51hs

Yastay, el primer cóndor cordobés nacido en cautiverio en la Reserva Tatú Carreta, ubicado en la localidad de Casa Grande, a 80 kilómetros de Córdoba capital, falleció tras ingerir una oveja envenenada con Carbofuran, un agroquímico potente prohibido en Argentina por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), según indicó el Programa Conservación Cóndor Andino (PCCA).

El cóndor había sido liberado en la provincia de Río Negro en 2022 y fue encontrado por las autoridades a corta distancia de la oveja que había consumido el cebo tóxico. El PCCA mencionó que estos cebos suelen ser utilizados por algunos productores rurales para eliminar grandes carnívoros como pumas, zorros o perros.

Según informó el Diario de Río Negro, se tomaron muestras del animal fallecido y se llevó a cabo una necropsia en el Hospital Escuela de Medicina Veterinaria de Choele Choel. Los análisis toxicológicos revelaron la presencia del veneno letal.

Más noticias

La utilización de estas sustancias nocivas fue calificada por la entidad protectora de los cóndores como "una práctica aberrante que amenaza la supervivencia de esta especie en peligro, y que tiene graves repercusiones en la biodiversidad, el medio ambiente y la salud humana".

La historia de Yastay, el cóndor que fue envenenado

La historia de Yastay se hizo pública hace cinco años cuando se convirtió en el primer cóndor andino en nacer en cautiverio en Tatú Carreta. Después de pasar sus primeros meses en las sierras de Córdoba, fue trasladado a Buenos Aires, donde se unió a una bandada de cóndores juveniles en Temaikén, según informó eldoce.tv. Tras aprender a volar y estar completamente preparado, fue liberado en Sierra Pailemán, en Río Negro, donde residió hasta su trágica muerte.

Embed - Yastay, el primer cóndor nacido en cautiverio en Córdoba

El aumento en el uso de cebos tóxicos y el peligro que conlleva

En Argentina, más de 20.000 individuos de 61 especies, incluidos seres humanos, han sido afectados por el uso ilegal de cebos tóxicos, según datos del PCCA. A pesar de esto, el país aún carece de leyes nacionales que regulen y penalicen estas peligrosas prácticas, por lo que la asociación abogó por la legislación de lo que calificaron como "delitos ambientales".

Luis Jacome, presidente de la Fundación Bioandina y director del Programa de Conservación del Cóndor Andino, en conversación con el Diario de Río Negro, mostró comprensión hacia los pequeños productores que buscan proteger sus rebaños de cabras y ovejas, así como de los depredadores, pero también enfatizó la importancia de concienciar sobre el abandono del uso de cebos tóxicos y de evitar la compra de productos peligrosos a vendedores no autorizados, ya que representan un riesgo tanto para la vida silvestre como para la humana.

Temas:

Cóndor Córdoba

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos