18 de mayo 2024
1 de abril 2024 - 10:24hs

Iñigo Martínez, futbolista del Barcelona, tuvo una accidentada salida del entrenamiento este lunes. El defensor culé se bajó de su auto y se enfrentó a un joven aficionado que lo insultó cuando abandonaba la Ciudad Deportiva del club en su vehículo y todo fue documentado en un vídeo grabado por otra de las personas que se encontraba presente.

"La última vez que me llamas tú tonto, ¿me has oído? La última vez que me llamas tonto. La última que me insultas. Y tu amigo lo mismo. Te aviso", fueron las palabras que dijo Iñigo con un tono muy elevado y visiblemente enojado con el fanático. El joven, que es uno de esos que cada día están en la puerta de la Ciudad Deportiva provocando en busca de vídeo para hacerse viral en las redes sociales, consiguió sacar de sus casillas al central.

Más noticias

"Y no vayas de chulo, porque me ca** en Dios", acabó sentenciando el futbolista del Barcelona al fanático que le plantó cara y le respondía los reclamos de Iñigo. Un enfrentamiento dialéctico, que pudo acabar en algo más producto de la alta tensión. Son muchas las personas, y en especial los adolescentes, que cada día acuden a la puerta de la Ciudad Deportiva en busca de un vídeo que les de "likes" y reporducciones en las redes sociales, sobre todo en TikTok.

Los jugadores ya denunciaron en reiteradas ocasiones que reciben insultos y faltas de respeto en busca de hacerles perder el control para que después queden expuestos, y hoy uno de ellos lo consiguió con Iñigo que dijo basta. Muchas veces, incluso, les piden que les firmen autógrafos en papeles o camisetas para luego revenderlos por internet y sacar mucho dinero.

No es el primer antecedente

Al inicio de la temporada, fue Joao Cancelo, recién llegado al club en ese entonces, quién protagonizó un episodio en el que llamaba "pesados" a unos aficionados por estar "todos los días aquí". Posteriormente, el portugués explicó en sus redes que los persiguen en los entrenamientos o cuando salen a cenar con sus familias en su tiempo de descanso, con la intención de conseguir autógrafos en camisetas que luego venden.

"En primer lugar, no son aficionados, son 'chavales' de 20 años que están ahí todos los días, ya sea en la puerta del centro de entrenamiento o cuando estoy con mi hija en el parque o en una simple cena con mi novia", escribió en ese entonces Joao Cancelo.

Temas:

España Barcelona

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias