Javier Milei, presidente electo
Luis Majul

Luis Majul

Periodista y director de El Observador 107.9 y El Observador Argentina

Zoom > información exclusiva

Milei no cometerá el mismo error que Macri: ajustará fuerte y desde el primer día

El presidente electo tiene decidido un programa de shock contra el gasto público para bajar la inflación. Un ajuste que no afecte, sin embargo, los salarios ni la las ayudas sociales
Tiempo de lectura: -'
22 de noviembre de 2023 a las 10:14

Javier Milei está dispuesto a cambiar las formas, pero no va a renunciar a la promesa más importante que hizo durante la campaña: bajar, de manera drástica, y desde el primer día, el enorme gasto público que alimenta el sistema corrupto de hacer política argentina.

Está convencido de que no tiene alternativas ni puede tomar atajos. Entiende que la baja abrupta del gasto improductivo del Estado es el único camino para combatir la inflación, generar más trabajo formal, de calidad, y aumentar el poder adquisitivo de millones de argentinos.

Para que se comprenda mejor: la considera la última posibilidad de llevar el salario promedio de 250 a 1.500 dólares en un lapso no mayor a 24 meses.

Lo que sigue es información muy confiable: los funcionarios del FMI quieren que baje el gasto en forma gradual. De manera quirúrgica. Recortando un poquito por aquí y otro por allá.

Pero Milei ya les mandó a decir que no tiene ni tiempo ni dinero suficiente para hacerlo así. Que recortará el presupuesto desde el principio. Que podría, representar, el ajuste, hasta un 15% del PBI.

Repetimos: les anticipó que irá a fondo. Con el recorte de los gastos simbólicos, y también con los estructurales.

Que licuará la deuda del Estado desindexando el Presupuesto Nacional.

Javier Milei, presidente electo

 

Que solo contemplará el mantenimiento de las partidas que estén directamente vinculadas al bolsillo de los argentinos. Por ejemplo: las tarifas de los servicios públicos. Por ejemplo: los planes sociales y la Asignación Universal por Hijo.

Milei lo puso en estas palabras frente a un grupo de personas que lo escuchaban con atención, minutos después de su atender el teléfono de Su Santidad, el Papa Francisco: "Voy a licuar la deuda, revisar las partidas y achicarlas al máximo. No voy a hacer un ajuste para la tribuna. Es el único camino que tengo para evitar una hiperinflación que arrase con lo poco que queda de la Argentina. Es la única carta para evitar que la pobreza pase del 50 al 80 o 90%, casi de un día para el otro”.

El presidente electo detalló la secuencia de su política monetaria:

  • Desarmar la bola de nieve de las Lequiqs, a través de un mecanismo de relojería, que no debería fallar.
  • Levantar el cepo, de manera paulatina, hasta hacer desaparecer los infinitos tipos de cambio que mantienen aprisionada a la economía de mercado.
  • Evitar así un estallido hiperinflacionario, porque sería peor al de las dos hiper anteriores que sufrió la Argentina en 1989 y 1990.

 

Milei cree que el hombre indicado para desarmar las Leliqs es Luis "Toto" Caputo, ex ministro de Finanzas del gobierno de Mauricio Macri. Todavía confía en que Caputo va a terminar por aceptar asumir como ministro de Economía para ejecutar el detallado plan que ya revisó.

Pero Caputo no quiere el cargo. No quiere lidiar con más denuncias penales ni desea que lo escrachen a él y a su familia, como le pasó al final del gobierno de Macri. ¿Aceptará Caputo ejecutar la tarea de desarmar semejante bomba de relojería desde afuera del gobierno?

El presidente electo también quiere en su equipo al ex presidente del Banco Central de Macri, Federico Sturzenegger. Pero lo quiere al frente de una cartera de Desregulación del Estado.

Al frente de una reforma integral para desregular todo. Desde los cientos de impuestos inútiles y superpuestos, hasta las innumerables oficinas y programas que se crearon dentro y fuera de los ministerios, y que funcionan como conchabo para la militancia peronista.

Ayer, antes, durante y después de la entrevista que le hicimos junto a Jony Viale y Pablo Rossi para La Nación+, Milei parecía enfocado en las dos únicas cosas que cree que debe hacer: bajar la inflación y terminar con los escandalosos niveles de inseguridad en todo el país.

Es más: en el medio de la charla, nos anticipó con mucho detalle cómo pensaba gobernar. Nos dijo que le va a marcar el rumbo de la gestión a su equipo, y que él sólo se concentrará en esos dos grandes problemas de la Argentina.

Javier Milei, presidente electo

 

Javier Milei todavía no asumió, y, por supuesto, no quiere hacerse responsable ni de la pesada herencia que le acaban de dejar ni de las consecuencias que impactarán en la Argentina durante los próximos tres o cuatro años. Sin embargo, ya se puso el traje de presidente, aunque todavía lo sienta un poco incómodo.

Tres señales que prueban esta hipótesis

Una: sus cordiales y maduros diálogos con Jorge Bergoglio y el presidente saliente, Alberto Fernández.

Dos: su decisión de no pelear batallas dialécticas que le quitarán energía y no lo llevarán a ninguna parte.

Tres: su entendimiento de que ya no se podrá bajar del auto y saludar a los niños que le gritaron "Te amo, Milei", porque su investidura y su propia seguridad personal son ahora más importantes que su pulsión por abrazarse a la gente que le demuestra cariño.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...