18 de mayo 2024
30 de marzo 2024 - 17:09hs

Hace tres semanas, los futbolistas de Vélez, Sebastián Sosa, Abiel Osorio, José Florentín y Braian Cufré fueron acusados de abuso sexual por una joven de 24 años. Este sábado, el programa “Cámara del crimen” obtuvo acceso exclusivo a las fotografías de las cámaras de seguridad del hotel que confirman la presencia de la víctima.

El presunto abuso tuvo lugar después del partido que Vélez jugó contra Atlético el pasado 2 de marzo. Tras conocerse la noticia, Vélez decidió activar el protocolo por violencia de género y apartó a los futbolistas del equipo.

Las imágenes corroboran la veracidad de los horarios que la joven denunció en la Justicia. No sólo el ingreso a la concentración, sino también el tiempo que permaneció dentro de la habitación donde supuestamente ocurrieron los abusos.

El periodista Rolando Barbano informó que la defensa de los futbolistas de Vélez intentó utilizar estas pruebas a su favor, argumentando que la joven entró y salió del hotel por su cuenta. Sin embargo, la Justicia solo tomó en cuenta el material como evidencia de la cronología de los hechos. Además, la joven fue examinada por una ginecóloga que confirmó que la zona tenía irritación.

 

La declaración de la denunciante

En su declaración ante la Justicia, la joven que denunció a los jugadores de Vélez por abuso sexual afirmó: “Me pueden escuchar con mucha fortaleza, entera, pero les aseguro que no es así, por dentro mi alma está desgarrada”. Con esta frase, la periodista de 24 años que denunció haber sido abusada sexualmente por los jugadores de Vélez en Tucumán, resumió su estado de ánimo mientras continúa el proceso judicial.

En la última audiencia de control de garantías, la querella aseguró que no hubo consentimiento por parte de la víctima, mientras que las defensas sostuvieron lo contrario.

La audiencia del miércoles duró más de 10 horas y la jueza Eliana Gómez Moreira determinó que Florentín, Cufré y Osorio cumplan prisión preventiva durante 90 días con la modalidad de arresto domiciliario en Tucumán, mientras que Sosa podría continuar el proceso en libertad. Todos con una fianza de 50 millones de pesos por cada jugador.

En esa audiencia, cuando los jugadores negaron haber abusado de la joven que los denunció, ella, conectada por videoconferencia, pidió la palabra y con detalles escalofriantes les respondió.

“Primero que nada voy a arrancar diciendo que para mí esto va a ser mi prisión, porque mi vida es un infierno y una cárcel desde hace tres semanas, me parece una locura. Yo tengo miedo de que se fuguen. Los medios económicos los tienen y las posibilidades también. No me parecería justo que ellos pasen lo que queda del juicio en una casa, en un country, con pileta, con un arco de fútbol pasándola bien cuando mi vida es un infierno hace tres semanas”.

Con respecto a los chats que se dieron a conocer entre ella y Sebastián Sosa sostuvo: “Yo no puedo ir a ningún lado sola. Me han filtrado la cara por chats de parte de ellos. Ese celular no es mío, los mensajes no salen de mi celular tampoco. Me han filtrado el domicilio. Me han filtrado el DNI, el nombre y todo. No puedo ir sola, ni siquiera comprar un libro al shopping por la mirada de la gente. Los comentarios que me han llegado han sido aberrantes. No solamente me han quitado la dignidad, la sexualidad, me han quitado la carrera, los sueños, la felicidad, la sonrisa y sobre todo, las ganas de vivir pero sigo viva y sigo más fuerte que nunca y yo por eso voy a denunciar para que se haga justicia”.

La joven denunció que el 3 de marzo, luego del partido entre Atlético Tucumán y Vélez, en la habitación 407 de un hotel céntrico de San Miguel de Tucumán fue abusada sexualmente por los cuatro futbolistas.

 

Temas:

caso abuso sexual

Más noticias

Te puede interesar