8 de abril 2024 - 17:27hs

Tras el ajuste significativo, la contracción monetaria y el cierre del primer trimestre, surge la interrogante sobre la naturaleza de la recuperación económica en Argentina: ¿será en forma de "V", "U", en pipa o en "L"? Según un análisis exhaustivo del sector privado, se anticipa que Argentina seguirá una trayectoria de "U", aunque existe la posibilidad de que este proceso se transforme en una recuperación tipo "V".

Este escenario optimista podría materializarse si la economía se beneficia rápidamente de las reformas estructurales necesarias para recuperar parte de la competitividad erosionada por el proceso de apreciación cambiaria. De acuerdo con el informe Economics GPS, elaborado mensualmente por PwC en su edición N° 107, es esencial enfocarse en estas reformas para impulsar la recuperación.

El informe también resalta la saludable situación de las cuentas públicas durante el primer bimestre como un pilar fundamental para la recuperación. Se destaca que se registraron saldos positivos tanto en el resultado primario como en el financiero, después del pago de intereses de la deuda, logrando un superávit del casi 0,2% del PBI, un hito que no se observaba desde 2011.

La clave del superavit

Es relevante mencionar que el equilibrio financiero es una prioridad clave de la política económica del Gobierno, como lo afirmó el presidente Javier Milei en varias ocasiones, incluyéndolo como un objetivo "innegociable" en el Pacto de Mayo.

Por otro lado, se señala que el ajuste basado en la reducción del gasto, especialmente en el ámbito social, junto con la disminución de fondos para la obra pública, el aplazamiento de algunos pagos (por ejemplo, a CAMMESA) y la disminución de transferencias a las provincias, podría enfrentar desafíos para mantenerse en el tiempo.

Para contrarrestar el efecto contractivo sobre la demanda agregada causado por el ajuste del gasto, se necesita un impulso de confianza que anime al sector privado a impulsar la economía.

En este sentido, PwC destaca la importancia de la reducción de la inflación, aunque advierte que por sí sola podría no ser suficiente. Se subraya la necesidad de avanzar en reformas estructurales, especialmente en los ámbitos tributario y en los mercados laboral, financiero y de capitales, para mejorar las condiciones que fomenten la inversión privada.

Es fundamental que la caída de la demanda agregada debido a la contracción fiscal sea compensada rápidamente para mantener la dinámica del ajuste fiscal consistente. En este sentido, el sector privado debería monitorear la expansión de la demanda agregada, principalmente a través de la inversión, aunque este proceso podría demorarse debido a la necesidad de cambios estructurales y previsibilidad en la política económica.

Cuánto tarda la recuperación

Por otro lado, el informe sugiere que podría haber un período de transición hasta que se implementen estas medidas. Los activos argentinos, particularmente los bonos del Tesoro en moneda extranjera, se vuelven atractivos en un contexto de superávits gemelos, lo que se traduce en ingreso de divisas, mejora en sus valores de cotización y reducción del riesgo país.

Es importante destacar que el interés por estas inversiones ha aumentado últimamente, lo que contribuye a la entrada de divisas, mejora en los valores de los activos y disminución del riesgo país. Este proceso, según PwC, facilita la monetización de la economía y genera un efecto de riqueza que impulsa la estabilización de la inflación, el aumento del crédito y la mejora en las condiciones para la inversión.

En conclusión, aunque la consolidación de la inversión requiere reformas estructurales y un programa monetario previsible a largo plazo, el contexto actual podría proporcionar cierto impulso a la economía hasta que se implementen estas medidas.

 

Temas:

Reactivación económica argentina

Más noticias

Te puede interesar