19 de mayo 2024
1 de abril 2024 - 11:50hs

En noviembre del año pasado, Juana Repetto y su familia experimentaron un momento de gran estrés cuando la propietaria de la vivienda que alquilaban les comunicó que no renovaría el contrato de alquiler. La actriz se vio obligada a buscar un nuevo lugar para vivir junto a sus hijos, Belisario y Toribio, y su pareja, Sebastián Graviotto, padre de su hijo más pequeño.

Juana compartió esta situación en sus redes sociales: "Nos mudamos porque no nos renuevan el alquiler porque viene a vivir la dueña de la casa. Baldazo de agua fría. Fui a pagarle el alquiler a principios de noviembre y le dije: ‘¿Podríamos hablar ya de la renovación del contrato del año que viene?’. Y ella me dice: ‘No’". Explicó que se sintió sorprendida y preguntó: "Dije: ‘¿Y cuándo me pensabas avisar?’. Así que un fin de año movidito". Ante este desafío, recibió un gran apoyo de su comunidad en línea.

Como resultado, Juana decidió donar algunas de sus pertenencias a sus seguidores, ya que le resultaba difícil trasladar todo a su nuevo hogar. Temporalmente, se mudaron a una casa mientras esperaban la aprobación de los planos para construir su propio hogar. "La idea es alquilar una casa grande acá en Zona Norte, después de vender el ph (en referencia a la casa que habitaba en momentos en que se encontraba soltera), y mientras usamos esa plata para comprar un terreno y empezar la construcción de nuestra vivienda propia", explicó a sus seguidores en ese momento.

Recientemente, la actriz compartió los progresos de la construcción de su nueva casa, pero se encontró con un problema que la enfureció. Juana reveló que fue estafada en la compra del terreno donde se ubicará su propiedad. "Después de un mes de atraso por problemas que les cuento en esta historia, arrancamos la obra. Básicamente, el terreno tiene menos metros de lo que figuran en la escritura, o sea, de los que garpamos. El problema no está resuelto", comenzó explicando en una de sus historias de Instagram.

Luego, detalló que tuvieron que reducir el tamaño de la casa porque las dimensiones reales no coincidían con las indicadas en el contrato de compra. "Tuvimos que achicar la casa para poder empezar y no seguir perdiendo tiempo y guita. Hubo un agrimensor que informó que el terreno tiene las medidas que figuran en el plano de la escritura. Pero firmó sin medir porque, según él, como es un terreno baldío y no se construyó después de la última mensura, no hacía falta ir a medir", expresó con evidente disgusto.

 

Además, señaló que aún no había identificado quién era responsable de la situación. "¿De quién es la responsabilidad? No sabemos aún. No hablé con los exdueños que son un amor. Me terminé haciendo casi amiga de la mujer del exdueño", relató. "Los dueños anteriores contrataron un agrimensor para que vaya a medir el terreno y diga ‘sí, ustedes están vendiendo un terreno que tiene la misma cantidad de metros que figuran en la escritura’. Los dueños le pagaron al tipo y listo. No fueron a medir ellos, no tienen ningún tipo de responsabilidad", explicó.

Después, Juana describió los próximos pasos a seguir. "Mi agrimensor va mañana y ahí me va a decir dónde está el problema. Ahí veremos si le reclamo a alguien que me pague los metros que me corresponden, si le pido a alguien que mueva una red y me devuelva los metros. No sé qué va a pasar. Pero para empezar tenía que achicar la casa porque si no, hasta que revelemos de dónde viene, andá a saber cuándo empezaba", concluyó enfáticamente.

Temas:

famosas argentinas

Más noticias

Te puede interesar