17 de mayo 2024
9 de abril 2024 - 20:22hs

La historia de Milagros, Ignacio y Valentino capturó la atención y el cariño de muchas personas y se convirtió en una sensación en las redes sociales, especialmente en TikTok. Originarios de Tandil, esta familia se hizo famosa compartiendo su día a día en la plataforma durante la cuarentena.

Lo que comenzó como una forma de entretenimiento durante los difíciles momentos del encierro pronto se convirtió en mucho más que eso. Más allá de su espontaneidad y diversión, Milagros y Ignacio también compartieron la conmovedora historia de Valentino, su hijo de tres años, quien nació con displasia diastrófica.

 

Aunque los médicos no pudieron dar un nombre a la patología hasta cuatro semanas después del nacimiento, la pareja había tenido indicios de que algo no estaba bien incluso antes de que Valentino viniera al mundo. Sin embargo, fue solo quince días después del nacimiento que finalmente recibieron un diagnóstico claro.

Ahora, mientras pasean por la Plaza Alemania en una mañana otoñal en Buenos Aires, Milagros, Ignacio y Valentino son recibidos con cariño por aquellos que los reconocen, que se acercan para saludarlos y tal vez tomarse una foto.

“Valu estaba pesando un kilo y medio, entonces, el médico pensó que algo no andaba bien con la placenta. Me mandó a hacer otra ecografía y ahí se veían las extremidades cortas, pero tampoco es que se veía bien porque estaba sentado y de perfil, por lo que solo se podía medir un brazo y una pierna. Nos dijeron que hasta que no naciera no iban a saber qué era lo que sucedía”, relata la mamá .

Y agrega: “Todo era una incertidumbre. Cuando nació, fueron apareciendo características de él… Se le inflamó la orejita, por ejemplo. Su pediatra de Tandil nos dijo que podía llegar a ser un tipo de displasia y nos derivó al Garrahan. En ese momento eran cuatro casos en el país con él. Ahora debe haber unos seis o siete”.

@milagroslapuyade2 #valu #amor #influencers #estudiar #argentina #malvinas ♬ sonido original - Milagros Lapuyade

 

Valentino nació con la cervical invertida, lo cual hizo que se viera comprimida la médula, y con el pie bot, que quiere decir que la extremidad no está en su posición habitual. Es por ello que, con la compañía de su familia y de los médicos, ha hecho tratamientos y se ha sometido a algunas cirugías para mejorar su calidad de vida.

En esta visita a Buenos Aires, los médicos lo encontraron muy bien de salud y notaron un crecimiento importante desde la consulta anterior, que fue hace seis meses. 

Temas:

enfermedades neurológicas

Más noticias

Te puede interesar