16 de mayo 2024
19 de marzo 2024 - 11:49hs

Ante el aumento en la cantidad de casos de dengue que se registra en todo el país, el ministro de Salud porteño Fernán Quirós explicó cuál es ciclo de la epidemia de dengue, que según su opinión en las próximas “dos o tres semanas” atravesará los momentos “más difíciles”. Y es que según indicó Quirós, el Aedes aegypti aparece en la Ciudad de Buenos Aires en los meses de octubre y noviembre, con los primeros calores, más tarde llega el virus, se producen los contagios y la enfermedad desaparece con los primeros fríos o heladas a fines de marzo o mediados de abril. “La gente se va al norte en noviembre, pero sobre todo en diciembre para las fiestas, en enero para las vacaciones a Brasil... Va al norte en esos meses y para enero suele traer el virus. Entre enero y fines de marzo, principios de abril, es el ciclo de la enfermedad en la Ciudad. Es una curva que sube y en algún momento corta”, explicó.

Así, para evitar una próxima ola de contagios el año próximo será necesario tomar acciones cuando aparezca el frío, ya que los huevos que no eclosionaron van a esperar las altas temperaturas para hacerlo. “Lo más importante es que durante el invierno tiremos agua hirviendo a todas las canaletas, vaciemos cacharros con agua, raspemos los bordes para sacar los huevos... Todo lo que podamos hacer en invierno para matar el huevo es el momento más critico del mosquito, porque cuando matás el huevo, le cortás el ciclo de manera definitiva. Ahora nos quedan dos o tres semanas, las más difíciles de la enfermedad”, añadió en diálogo con el canal de noticias LN+.

El mosquito “mascota” y la eliminación de las plantas con agua

Tras las abundantes lluvias registradas en los últimos días, Quirós dio una serie de recomendaciones para evitar la propagación del mosquito Aedes aegypti, al que calificó como una “mascota”. “En estos días, después de tanta lluvia, vamos a tener muchas larvas”, dijo el ministro y sugirió: “Den vuelta cuanto cacharro tengan, no guarden plantas que tengan agua en el interior de ningún trabajo o de ninguna casa. Plantas con agua no podemos tener más en la ciudad de Buenos Aires. La planta que tenga arena, tierra y con agua encima, húmeda, pero nunca agua libre en un pote. Revisemos uno a uno los lugares en que se acumula agua”.

Más noticias

El ministro de Salud porteño Fernán Quirós

Entre los tips que dio, el ministro también explicó las características del mosquito que contagia la enfermedad. “Debemos recordar que al Aedes se lo llama mascota porque no vive en la plaza, en el espacio público, en el gran lago de Palermo. Ese es otro. El que contagia la enfermedad es mascota, vive alrededor nuestro, en la casa, en el trabajo, en donde hay muchos seres humanos, mucho tiempo, en el día”, remarcó.

Dudas sobre la efectividad de la vacuna contra el dengue en personas mayores de 60 años

El ministro de Salud porteño Fernán Quirós advirtió que aún hay dudas sobre el efecto de la vacuna en mayores de 60 años y aseguró que "el año que viene" la gente "que corresponda estará vacunada". "El trabajo en fase 3, el único probado hasta hoy, se hizo en jóvenes y niños de 4 a 18 años. Se demostró la seguridad y lo segundo es la inmunogenicidad, cómo te despiertan las defensas. Ese trabajo en jóvenes se proyecta a los adultos de edad intermedia porque la inmunidad del adulto intermedio es muy parecido al adolescente y al joven, pero hay alguna duda en cuánto te protege la vacuna en los mayores de 60 años", señaló Quirós en una entrevista con radio La Red.

"Tenemos todavía información incompleta sobre la vacuna. Lleva apenas un año en el mercado. El grupo más experto de la Argentina ha recomendado tener información más precisa para esperar a quien recomendarla, pero es bastante evidente al día de hoy que va a haber una prioridad para las zonas endémicas y todavía falta más información en las zonas epidémicas como es la zona centro de Argentina".

Cuando le consultaron sobre los plazos de aplicación en la Ciudad, insistió que "todavía no está claro con precisión en qué escenario y a qué pacientes hay que aplicársela", y agregó: "Creo que para la campaña que venga el año que viene en Ciudad de Buenos Aires esto estará resuelto y la gente que corresponda estará vacunada".

En qué consiste el dengue hemorrágico

Ante la epidemia, las autoridades sanitarias están reforzando la recomendación a la población de la consulta rápida al médico de cabecera o el centro de salud más próximo ante la aparición de fiebre alta y otros síntomas que hagan sospechar que pueda ser dengue. Esto es porque, a diferencia de otras infecciones, cuando la fiebre empieza a bajar, hay un período crítico –de uno o dos días– en los que pueden aparecer complicaciones que están asociadas con la forma en que actúa el virus en el organismo y la forma en que responde frente a la infección.

Con la picadura de un mosquito infectado, el virus ingresa por el torrente sanguíneo para alcanzar las células, replicarse y avanzar con la infección. Aparecen los síntomas y es el momento (viremia) en que con pruebas de laboratorio se puede detectar la presencia del virus en sangre, mientras el sistema inmunológico trabaja para controlar la agresión y lograr la recuperación, que en la mayoría de los casos es sin secuelas a los 10 o 15 días, en promedio.

Pero puede aparecer lo que, desde 2009, se definió como dengue grave, en lugar de lo que hasta ese momento se llamaba dengue hemorrágico. Con el cambio de nombre, luego de una reunión de referentes de distintos países convocada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se buscó mejorar la forma de clasificar el diagnóstico, además de identificar una serie de signos de alarma para mejorar la atención de los pacientes.

Si bien una segunda infección por un serotipo viral distinto al de la primera eleva el riesgo de tener una forma grave, el dengue grave se puede dar sin haber tenido una primera infección, sino como una complicación en la fase crítica de la enfermedad. Puede haber hemorragias, sangrado de encías o nasal, petequias [manchas rojas pequeñas en la piel] en un simple dengue clásico. El dengue grave es el shock que se produce parecido a un shock hipovolémico.

Una característica del virus del dengue es que vuelve más permeables los vasos sanguíneos por la acción de la proteína viral NS1. Eso hace que se filtre plasma. Por esa pérdida de líquidos se indica la rehidratación en los pacientes con dengue, lo que se suele ver en las guardias, los shock-rooms o las salas con las que se refuerza la atención en los meses con brotes epidémicos.

Si esa extravasación de plasma aumenta puede inducir el shock por dengue y las hemorragias. Por eso los especialistas con experiencia en manejo de dengue vienen reiterando en los últimos días que el seguimiento de los pacientes en esa fase crítica es clave para evitar la complicación, que puede ser fatal. Cuando baja la fiebre, como también coinciden en repetir, el paciente puede tanto mejorar como empeorar.

Cuáles son los signos de alarma ante el dengue

Ante la aparición de ciertos síntomas hay que consultar rápido al médico: se trata de dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, sangrado de mucosas, somnolencia o irritabilidad, entre los que puede advertir el mismo paciente o sus familiares o cuidadores. Otros síntomas de gravedad son la dificultad para respirar (debido a la acumulación de líquidos en los pulmones), ictericia (color amarillento en la piel o los ojos), taquicardia, convulsiones y hemorragias graves, entre otros, de acuerdo con los órganos afectados por la enfermedad.

Si el paciente acude a un centro de salud con los síntomas de alarma y el médico que lo recibe los interpreta adecuadamente, la enfermedad no reviste gravedad.

En general, fiebre de 38°C o más, dolor de cabeza y muscular, dolor detrás de los ojos, erupción en la piel, dolor articular, disminución de la cantidad de orina, sangrado nasal o de encías y cansancio generalizado están entre los principales síntomas para la consulta rápida en el centro de salud más próximo al domicilio.

Frente a la aparición de síntomas, también hicieron hincapié en pedir que la población no se automedique.

El ministro Fernán Quirís explicó cuando la enfermedad es sintomática, genera tres a cinco días de fiebre muy alta, período en el que es importante hidratarse y no tomar otro antiinflamatorio más que Paracetamol. “Cuando corta la fiebre, al quinto o sexto día, es cuando potencialmente podés marcar que vas a dar signos de gravedad. Recién cuando baja la fiebre aparece el dolor abdominal intenso, los vómitos, el sentirte mareado, que se te hincharon las piernas o alguna parte del cuerpo. Todo eso indica que te estás deshidratando y que la cosa no está bien”, señaló.

Los riesgos del segundo contagio de dengue

El ministro de Salud porteño Fernán Quirós llevó tranquilidad con respecto a la posibilidad de un segundo contagio, ante la versión de que podría darse un cuadro más complicado de la enfermedad. “La segunda vez que tenés dengue efectivamente puede haber, está documentado, un aumento de gravedad, pero siempre en los rangos por debajo de 1% de pacientes. Te aumenta la gravedad de 0,1% a 0,4%, a 0,5%. Eso dicen los trabajos. ¿Puede ser un poco más grave? Sí. Pero no es que va a ser garantizado de que si volvés a tener, vas a tener una enfermedad grave. Es un factor más de gravedad dentro de todos los factores de gravedad”, expuso.

En tanto, sí reveló que este año la exposición al virus se da con cuadros más graves en la Capital porque hay mayor circulación de la variante DEN-2, más agresiva que la DEN-1, que predominaba el año pasado. “Por supuesto que es siempre dentro del rango de cuadros mucho menos graves que la gripe, que el Covid, que un montón que otras infecciones. 70% de los cuadros de dengue son asintomáticos o no notás los síntomas. Es una enfermedad que se describe como leve, que luego tiene un pequeñísimo grupo de cuadros graves que hay que prevenir. Pero es una enfermedad leve, solo que cuando da los síntomas es muy molesta porque se llama ‘quebranta huesos’, te tiene mal en la cama, te molesta”, aclaró.

El 70% de los casos de dengue en la Ciudad de Buenos Aires son asintomáticos

Quirós dio algunos detalles de la situación actual de la Ciudad en torno al brote histórico de la enfermedad y las guardias colapsadas en todo el país. “Nos tenemos que adaptar a las estructuras físicas del tema. En este momento, para los casos de dengue, funcionan los mismos centros que se utilizaron para la pandemia de Covid-19”, detalló. El funcionario también dio a conocer un dato poco conocido y es que “el 70% de los casos son asintomáticos”, por lo que las largas filas en los hospitales preocupa ante el número elevado de positivos. 

“Lo más importante es detectar la gravedad. La enfermedad genera mucha fiebre y si no hay buena hidratación la situación puede empeorar, recién cuando este síntoma baja aparecen los otros síntomas que generan preocupación”, explicó.

Acerca de los testeos en Capital Federal, el ministro indicó que la certificación bioquímica no es indispensable ya que se puede obtener un diagnóstico por nexo epidemiológico a partir de los síntomas y lugar donde se confirmó el caso: "Igual hay análisis de sangre, PCR y a través de los anticuerpos" en el plasma".

“Es importante decir que es una enfermedad leve pero que cuando aparecen los síntomas genera molestia hasta en la cama. Hay que llevar tranquilidad de que la segunda vez que tenes dengue está documentado que aumenta la gravedad pero siempre en los rangos menores al 1%”, esclareció.

De igual modo, el funcionario destacó que este año hay más cuadros de gravedad en la Ciudad por el incremento de casos: “Este 2024 está la circulación del serotipo D2”. 

Los casos de dengue que se duplicaron en la última semana

En la Ciudad de Buenos Aires se informaron los primeros cuatro decesos a causa de la enfermedad, en tanto a nivel nacional ya se cuentan 79 fallecidos, sobre un total registrado de más de 120 mil contagios.

Según el Boletín Epidemiológico Nacional (BEN) de la semana 10, en este último período se registraron 22 nuevas muertes, lo que implica más de tres muertes por día. Por el momento, las provincias con más fallecidos son Buenos Aires (17), Misiones (14) y Chaco (13). Al mismo tiempo, se dieron las primeras cuatro muertes en el distrito porteño como consecuencia del dengue, mientras que el resto tuvo lugar en Corrientes (8), Córdoba (7), Formosa (5), Santa Fe (5), Santiago del Estero (2), Tucumán (1), San Luis (1), Salta (1) y Entre Ríos (1).

En el plano nacional la mayoría de los contagios se concentra en la región del Centro con 36.249, mientras que en el NEA se registraron 30.284, en el NOA unos 11.621 y, por el contrario, en la Patagonia y región cuyana los casos no llegan a 300.

En concreto, en Buenos Aires se confirmó que durante la última semana los casos pasaron de 7.504 a 14.241, mientras que en provincias como Córdoba se registraron 3.754 casos y en Santa Fe la cifra se elevó de 8.227 a 12.111.

Temas:

Fernán Quirós Dengue Ciudad de Buenos Aires

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar