18 de mayo 2024
9 de abril 2024 - 17:50hs

En un esfuerzo por mitigar el segundo paro general contra la administración de Javier Milei, el ministro del Interior, Guillermo Francos, ha convocado a la cúpula de la CGT a un encuentro en la Casa Rosada mañana por la tarde. Este será el primer encuentro oficial entre los funcionarios libertarios y los sindicalistas.

La reunión, que contará con la presencia del secretario de Trabajo, Julio Cordero, se llevará a cabo un día antes de la convocatoria de la CGT a sus gremios para discutir una posible protesta para el 1° de mayo, que incluiría un acto con marcha hacia la Plaza de Mayo. Además, antes de dirigirse a Balcarce 50, un grupo de gremialistas se reunirá con miembros del bloque de senadores de Unión por la Patria en un intento por obtener consenso legislativo para rechazar la reinstauración de la cuarta categoría del impuesto a las ganancias, lo que afectaría a casi un millón de trabajadores, según cálculos de la CGT.

"No se cuál es el interés de la convocatoria, pero es bueno que acepten dialogar de manera institucional", comentó un líder de la CGT consultado por La Nación sobre la llamada de Francos. Desde el inicio de la gestión de Milei, la CGT no había tenido contactos formales con el Gobierno, excepto por Armando Cavalieri, líder mercantil, quien avanzó en negociaciones con la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, para discutir cambios en el régimen de indemnización en su sector.

Más noticias

Francos y Cordero tuvieron un encuentro informal previo con la CGT cuando la gestión de Milei comenzaba y se discutía el Decreto de Necesidad y Urgencia 70/23, cuyo aspecto laboral fue impugnado en la Justicia y está pendiente de resolución por parte de la Corte Suprema. En esa ocasión, Cordero ejercía como asesor del Gobierno y conservaba su puesto como abogado del Grupo Techint. Sin embargo, lo discutido en esa reunión en la sede de la Uocra no se reflejó en el decreto presidencial posteriormente. La iniciativa de Milei con la reforma laboral por decreto fue percibida como una provocación por los sindicatos, quienes vieron amenazado su poder de representación y recaudación.

El Gobierno ahora busca retomar la idea de una reforma laboral, aunque menos agresiva, sin tocar los "aportes solidarios" ni hacer que las empresas actúen como agentes de retención de la cuota sindical de sus empleados. Tampoco se planea afectar el financiamiento de las obras sociales, que seguirían recibiendo aportes de los salarios de los trabajadores. Es decir, las cajas sindicales no estarían en riesgo, a diferencia de lo propuesto por Federico Sturzenegger en el DNU.

Es probable que el oficialismo en Diputados apoye un proyecto presentado por Juntos por el Cambio y Hacemos Coalición Federal para realizar cambios en la legislación laboral hasta que la Corte Suprema o el Congreso decida el futuro del DNU de Milei.

La disposición de la CGT a negociar una reforma laboral


Héctor Daer y Andrés Rodríguez, dos líderes de la CGT, expresaron recientemente su disposición a negociar una reforma laboral durante una charla en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina. "No tenemos ningún problema en consensuar la reforma laboral", dijo Rodríguez en esa ocasión. Los sindicatos no se opondrían a cambios en las multas por contratación irregular, un blanqueo ni a la reducción de los períodos de prueba.

La reunión entre la CGT y Francos se produce en un momento de alta conflictividad, con los colectiveros de la UTA y los camioneros de Moyano en pie de guerra debido a que sus acuerdos salariales con los empresarios aún no han sido homologados por el Gobierno, y con el sector público en crisis por los recortes que se están produciendo casi a diario en diferentes dependencias.

Temas:

CGT paro

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar