14 de mayo 2024 - 16:00hs

En abril, la inflación volvió a un dígito mensual después de medio año, con un 8,8%. Según el INDEC, el IPC interanual fue del 289,4% y en los primeros cuatro meses de 2024, la suba de precios acumula un 65%. El Gobierno está apostando a una rápida desinflación y, por lo tanto, ha acelerado una reducción en las tasas de interés de referencia del Banco Central en las últimas semanas.

Es la primera vez desde octubre que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) baja a un dígito mensual. Esta tendencia no se había podido romper desde aquel mes, cuando la inflación fue del 8,3%. Posteriormente, en medio de las elecciones presidenciales, aceleró a 12,8% en noviembre y luego de la devaluación del tipo de cambio, se aceleró a 25,5% en diciembre, 20,6% en enero, 13,2% en febrero y 11% en marzo. Sin embargo, para abril, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central indicaba una inflación del 9%.

GNj6FuzWgAARcy9.jpeg

El rubro con mayor aumento en el mes fue Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (35,6%) debido a los incrementos en las tarifas de gas, agua y electricidad. Le siguieron Comunicación (14,2%), debido a las subas en los servicios de telefonía e internet, y Prendas de vestir y calzado (9,6%) debido a los cambios de temporada, según el informe del Indec. Los Alimentos y bebidas aumentaron un 6%.

Más noticias

El último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central (BCRA) había estimado para el mes pasado una inflación del 9%. Para mayo, esperan un aumento de entre 7,1% y 7,5%.

Por otro lado, el mercado espera para diciembre, en el acumulado del año, un aumento del 161,3%. Esto implicaría que la inflación de 2024, en el primer año de Javier Milei, sería 50 puntos menor a la que dejaron Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Esta baja es la contracara de un fuerte parate económico.

GNj8I5FXIAIgrGz.jpeg

La expectativa del BCRA

La entidad que dirige Santiago Bausili esperaba el dato de inflación para determinar si efectivamente iba a optar por una nueva baja de tasas de interés de referencia con el objetivo de seguir “limpiando” el balance del BCRA vía “migración” de deuda (se viene otra licitación) y “licuación” de pasivos.

La inflación porteña, por su parte, había marcado un 9,8% de inflación en abril. Se trató de un dato muy condicionado por el incremento de las tarifas de gas y agua en territorio porteño, pero también de la educación. Tanto en este documento como en las expectativas privadas se veía una fuerte baja en los precios de los alimentos. Incluso algunas consultoras habían mostrado, como es el caso de LCG, alguna semana con deflación como consecuencia, fundamentalmente, de las fuertes caídas del consumo masivo.

Varios expertos del sector privado ven una nueva desaceleración para este mes. De hecho, el Gobierno decidió postergar las subas de tarifas y la aplicación del impuesto a los combustibles este mes para evitar que un aumento de esos servicios frene las expectativas de baja inflacionaria.

Precaución en el INDEC

En el INDEC estaban también atentos a qué pasaría con los valores de las prepagas luego de que la Secretaría de Comercio e Industria, y también un fallo de la Justicia, instara a las empresas de medicina privada a recalcular sus precios desde diciembre. “Nosotros tomamos el precio del consumidor. Si no le bajó, a nosotros no nos baja [el índice], aunque la norma los haya intimado. Si en la práctica no se da esa caída, nosotros no la ponemos”, contaron en el organismo.

Se trata de un tema muy sensible en el instituto, sobre todo, por la historia reciente. Varios recordaban allí que la manipulación estadística que impulsó Guillermo Moreno, avalado por Néstor y Cristina Kirchner, comenzó con los retoques de los precios de la lechuga, el turismo y la medicina prepaga.

Temas:

INDEC inflación

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos