2 de abril 2024 - 12:28hs

Las cámaras de seguridad del hotel Hilton de San Miguel de Tucumán captaron imágenes de los jugadores de Vélez José Florentín y Braian Cufre en la noche del presunto abuso sexual por el que fueron detenidos, que serían posteriores al encuentro con la joven periodista deportiva que realizó la denuncia.

Según se puede apreciar en el video, que fue publicado por el medio Doble AmarillaFlorentín y Cufré caminan por el pasillo del hotel y mantienen una conversación entre risas.

Qué declaró José Florentín ante la Justicia

En su declaración ante el tribunal que decidió deternerlo, José Florentín dio su versión de los hechos: “Mientras estábamos tomando, ella se levantó para ir al baño porque se quería bañar. Nosotros nos miramos sorprendidos. Entonces fue al baño a ducharse y salió con un corpiño. La tenía de frente, vino y se sentó en la cama que estaba al lado mío”.

Más noticias

El jugador dijo que le hizo unos masajes que ella le pidió porque tuvo “un día duro y estaba muy contracturada”, y agregó: “Se dio vuelta y nos empezamos a besar, a acariciar. Uno de los chicos apagó la tele y ahí nos quedamos a oscuras, solo había música”.

Me tocaba y yo la tocaba por debajo de la ropa, luego se quita el short y nos acostamos en la cama. En un momento me dice que me ponga el preservativo, a lo que yo le dije que no tenía. Entonces me pidió que le pase la mochila porque ella tenía. Sacó una cajita oscura, me lo puse y ahí empezamos a tener relaciones”, contó.

Por último, sostudo que el encuentro sexual “no fue tan largo" porque "yo acabé muy rápido, tengo ese problema. Me fui para el baño y me quedé un largo tiempo, porque me estaba limpiando. Tenía un poco de vergüenza de lo que pasó. En voz baja le pedí perdón por haber terminado muy rápido y ella burlándose se rió un poco de la ocasión”, concluyó.

La declaración de Braian Cufré ante la Justicia

Según declaró Cufré, cuando la joven entró a la habitación "se choca con Seba (Sosa), que salía del baño. Estaba con una mochila, la apoya abajo del televisor y saca un Fernet con Coca Cola. La pasamos súper bien, hablamos de un montón de temas en un tiempo larguísimo”. “Se la veía super distendida, charlaba mucho, se reía, todo súper bien. La verdad que nada raro. Seguimos charlando hasta que dice que se quiere ir a bañar. Ahí es cuando nosotros nos miramos como diciendo ´qué raro´. Seba ya sabía porque ella le había dicho que se quería bañar, pero nosotros no sabíamos”, añadió.

Siempre según su versión, la periodista “estaba en corpiño, el top no sé dónde estaba. Se va directamente a acostar a la cama de Osorio, y al lado estaba Florentín. En un momento, Florentín empieza a hacerle masajes a ella. Cuando la empieza a masajear, no se escucha nada, estaban lo más bien. Nosotros con Osorio jugando al Free Fire en el celular”.

“Se escuchaba que ambos estaban charlando y luego que se dan un beso. Ahí se apaga la televisión, que era la luz que estaba prendida. La música seguía de fondo bajita porque ya era tarde. En un momento veo que ella le pasa a Florentín una mochila que había traído y saca algo, pero no veo bien qué es. Dejó la mochila al costado del sofá, empiezan a tener relaciones y se la escuchaba gemir. Nunca se escuchó un ´no´, nunca se escuchó un ´pará´, nunca se escuchó nada. Tengo dos hijas chiquititas y si hubiera escuchado algo hubiera intervenido”, aseguró.

La chica pregunta: ´¿Alguno tiene para dejarme efectivo que no tengo para el Uber?´. Ahí saco y le doy $7000 u $8000, más no porque no tenía más, y le dejo la plata en la mesita de luz”, concluyó.

Qué dijo la periodista que denunció a los jugadores de Vélez: "Desaté de mi bombacha un fajo de plata"

Tras escuchar los testimonios de los jugadores, la periodista, que participó de la audiencia de modo remoto, dio su versión de lo que sucedió esa noche. “Primero que nada voy a arrancar diciendo que para mí esto va a ser mi prisión, porque mi vida es un infierno y una cárcel desde hace tres semanas, me parece una locura. Yo tengo miedo de que se fuguen. Los medios económicos los tienen y las posibilidades también. No me parecería justo que ellos pasen lo que queda del juicio en una casa, en un country, con pileta, con un arco de fútbol pasándola bien cuando mi vida es un infierno hace tres semanas”.

La joven se refirió a los chats con Sebastián Sosa, cuyas capturas fueron difundidas: “Yo no puedo ir a ningún lado sola. Me han filtrado la cara por chats de parte de ellos. Ese celular no es mío, los mensajes no salen de mi celular tampoco. Me han filtrado el domicilio. Me han filtrado el DNI, el nombre y todo. No puedo ir sola, ni siquiera comprar un libro al shopping por la mirada de la gente. Los comentarios que me han llegado han sido aberrantes. No solamente me han quitado la dignidad, la sexualidad, me han quitado la carrera, los sueños, la felicidad, la sonrisa y sobre todo, las ganas de vivir pero sigo viva y sigo más fuerte que nunca y yo por eso voy a denunciar para que se haga justicia”.

La denunciante explicó por qué había aceptado la invitación al hotel donde se encontraban alojados los jugadores: “Yo acepto voluntariamente ir a un hotel con cuatro personas, poniendo textual que no se desubiquen, yo en ningún momento digo sí ‘fiesta loca para todos’. Nunca fueron mis palabras. Me quisieron desacreditar con la frase en el mensaje que yo estas cosas las hago sola, yo me refiero a que yo siempre, siempre que tengo un trato con un futbolista, sea para que me pasen el equipo, para que me pasen las formaciones, para que me cuenten las internas, para tomar algo, para tener una cita, para salir, para lo que sea, yo me maneje sola, y en privacidad. Tucumán es muy chico y yo nunca en mi vida he querido que mi vida deportiva, mi vida periodística, mi vida privada, lo que sea, se confunda con este hecho, como hacen creer acá. Yo di mi consentimiento para ir voluntariamente, pero todo lo que pasó después no estuvo consentido. Yo acepté ir espontáneamente todo lo que sigue después no lo acepto".

Segun explicó, recién al día siguiente tomó total consciencia de lo que había sucedido y contó cómo fue el proceso por el cual tomó la decisión de denunciar a sus agresores. “Es al otro día a la tarde cuando tengo la cabeza en frío, la mente en frío y me empiezo a acordar de lo que me habían hecho. Ahí mi cabeza era otra y yo dimensiono lo que me hicieron. Y un detalle no menor, Sosa me chatea en dos momentos. Me empieza a decir Sebastián Sosa, que en mi recuerdos son de verlo dormido, que él me ve bien, que yo siempre estuve bien, ¿entonces, en qué quedamos? o él me veía, era un espectador de lujo de lo que me hacían las otras tres personas, en momentos alternados, o él dormía, como en mis recuerdos de que él dormía”, relató. “Yo no estaba en mis cabales, en ningún momento estuve 100% lúcida, la cabeza por algunos momentos me respondía, pero el cuerpo no”, añadió.

Sobre el momento en que finalmente decidió denunciar, explicó:  “Ninguna víctima habla en el momento, esto es sabido, que a todas nos lleva un tiempo y un proceso hacerlo. Yo fui a trabajar el lunes y martes. Incluido el miércoles. No porque estaba bien, o porque nada había pasado, fue un mecanismo de defensa. De decir, bueno, intento seguir. Obviamente no pude seguir y fue palpable para mis compañeras de trabajo que yo no estaba bien y que algo me había pasado”. “Fui a mi ginecóloga el lunes en un ataque de angustia total llorando y temblando pidiendo por favor que me atiendan. ¿Entonces por qué voy así a la ginecóloga?, si a mí no me habían hecho nada, como dicen ellos, que fue todo consentido …la cabeza por momentos me funcionaba, pero el cuerpo no”.

Qué dice la denuncia de la periodista tucumana contra los jugadores de Vélez

La denuncia por la que fueron detenidos los futbolistas de Vélez junto a Sebastián Sosa y Abiel Osorio fue realizada por una periodista deportiva de 24 años, quien había sido invitada por el arquero al hotel donde concentraba el plantel. Los jugadores del "Fortín" se encontraban en Tucumán por el partido con Atlético correspondiente a la octava fecha de la Copa de la Liga, que fue un empate 0 a 0.

Durante la estadía en la provincia, Sosa se comunicó con la presunta víctima y mantuvo una conversación que, después de iniciarse la causa por "abuso sexual con acceso carnal agravado por dos o más personas", se filtró en las redes sociales y que confirma lo declarado por la joven. 

“El sábado 2 marzo, mientras me encontraba en la cancha de Atlético Tucumán, fui al sector denominado 'zona mixta', frente al micro donde estaba el plantel de Vélez. Desde arriba del micro me empezaron a hacer caritas. Ahí el arquero suplente, Sebastián Sosa, me mandó un mensaje por la aplicación Instagram y me pidió mi número de teléfono, a lo que acepté y le pase mi WhatsApp”, indicó.

Y agregó: “Sosa me empezó a escribir, diciéndome que tenía la noche libre y preguntándome si quería que tomemos algo. Yo acepté. Me preguntó si tenía alguna amiga para invitar, pero le dije que no y él me dijo que estaba con otros compañeros Yo le respondí, textualmente: 'Mientras no se desubiquen, no hay problema'. Tipo 22, Sosa me dijo que vaya al hotel Hilton ubicado en Piedras y Miguel Lillo. Puntualmente, a la habitación 407″.

En su declaración, la periodista continuó: “Me ofrecieron dos latas de cerveza y, luego, me preguntaron si yo hacía tríos o si estaba con mujeres. Les respondí que no, que no me atraía y que siempre que estaba con alguien era sólo entre dos. En ese momento, me ofrecieron fernet en un termo Stanley color blanco. Los jugadores hacían como que tomaban o directamente se pasaban el vaso y siempre iba para mí”.

A partir de allí, el relato sobre el accionar sexual de los futbolistas, en el que aclara que fue sin su consentimiento, se mantiene a resguardo en el expediente.

No obstante, los chats con el uruguayo siguieron después del encuentro y complican aún más la situación de los involucrados: al consultar por los cuidados del paraguayo Florentín durante el acto, manifestó: “Conozco mis límites y sé que ayer los puse y ni él (por Bobadilla) ni el otro (no se especifica si es Cufré u Osorio) pararon”.

Tanto Florentín como Cufré y Osorio cumplen prisión domiciliaria en Tucumán a la espera del avance de la causa judicial, mientras que Sosa aguardará el proceso en libertad condicional.

Temas:

Vélez Sarsfield abuso sexual

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos