17 de mayo 2024
15 de abril 2024 - 19:24hs

Con el propósito específico de evitar el cierre de más colegios privados subvencionados debido al aumento en la morosidad de las cuotas por parte de las familias y la disminución en la matriculación de nuevos alumnos, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunciará un nuevo programa de ayuda a la educación privada.

Mediante este plan que el jefe de Gobierno, Jorge Macri, presentará el martes 16 de abril, los padres podrán acceder a un beneficio de hasta 30.000 pesos por cada hijo inscripto en escuelas privadas de la Ciudad durante los meses de mayo, junio y julio, cuando se espera el impacto más significativo de la crisis económica.

Este subsidio se suma al programa de vales educativos lanzado por la Secretaría de Educación de la Nación, dirigido a familias cuyos hijos asisten a colegios privados con un 75% de subvención o más. Sin embargo, a diferencia del programa nacional, que se gestiona a través de ANSeS y se acredita directamente en las cuentas bancarias de los beneficiarios, el gobierno de la Ciudad transferirá los fondos directamente a cada institución educativa. Para ello, las familias deberán inscribirse desde mañana hasta el 20 de mayo en el sitio web https://buenosaires.gob.ar/educacion/ayudacuotaescolar y completar los datos requeridos. La única condición es que la escuela esté ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, independientemente de que la familia resida en otro distrito.

Subsidios complementarios

De esta manera, combinando ambos subsidios, el otorgado por la Nación (de hasta $27.000 por hijo, cubriendo hasta el 50% de la cuota de enseñanza programática) y el de la Ciudad (de hasta $30.000, cubriendo otro 50% de la cuota), las familias de clase media de Buenos Aires pueden estar seguras de contar con los fondos necesarios para pagar la mensualidad de los colegios durante los próximos meses.

Es importante destacar que los montos del 50% se calculan sobre el costo de la enseñanza programática, pudiendo ser la cuota total mayor si incluye otros conceptos contemplados en la enseñanza extraprogramática, que son decisiones adicionales que cada escuela puede añadir a su currícula para complementar su proyecto pedagógico.

A diferencia del programa nacional de vales educativos, una vez que los padres informen la escuela a la que asisten sus hijos, el dinero se acreditará en la cuenta de la institución a nombre del alumno. Esto resultará en un descuento del 50% en el valor de la mensualidad de la enseñanza programática en el recibo, hasta un máximo de $30.000.

Según explicó el gobierno porteño en una reunión con periodistas esta tarde, se optó por transferir los fondos directamente a las escuelas para garantizar que lleguen sin demoras a las arcas de las instituciones educativas. Se consideró que si se realizaba una transferencia a cuentas bancarias individuales, podría darse el caso de que el dinero fuera absorbido por deudas bancarias pendientes de los beneficiarios. Por lo tanto, se decidió este mecanismo para asegurar que los fondos lleguen a su destino sin contratiempos.

El alcance del programa

En total, este beneficio alcanzará a aproximadamente 212.000 alumnos de todos los niveles educativos y supondrá una asignación presupuestaria de casi 11.000 millones de pesos. "Se beneficiarán alrededor de 36.000 alumnos de nivel inicial, desde sala de 3 años; otros 99.000 de primaria y unos 77.000 de secundaria, pertenecientes a unas 854 escuelas subvencionadas", detalló la ministra de Educación porteña, Mercedes de Miguel. Durante el anuncio, también estuvieron presentes la vicejefa de gobierno porteño, Clara Muzzio, y el jefe de gabinete porteño, Néstor Grindetti.

Una diferencia clave con el programa de vales educativos nacional es que pueden inscribirse todas las familias cuyos hijos asisten a colegios subsidiados por el Estado, independientemente del porcentaje de subvención, que va desde el 40% hasta el 100% en el pago de los salarios docentes. Además, no se requerirá que los padres proporcionen información sobre sus ingresos ni sobre si son beneficiarios de algún plan social. A diferencia del programa nacional, que limita la elegibilidad a aquellos con ingresos inferiores a 1.400.000 pesos anuales, es decir, siete veces el salario mínimo vital y móvil.

En resumen, este programa se financia mediante ajustes internos para evitar impactar el presupuesto global. Los ahorros generados permitieron la asignación de un fondo de aproximadamente 11.000 millones de pesos, que se destinarán a los colegios. Se han ajustado partidas asignadas a eventos, festivales, viáticos y viajes, así como se ha reducido la dotación de personal que trabaja para la Ciudad, entre otras medidas.

Los datos proporcionados por la ministra de Educación indican que durante 2023 cerraron seis colegios privados, incluyendo tres jardines de infantes y tres escuelas primarias y secundarias. Además, al menos otras tres instituciones estarían considerando su cierre, mientras que otras evalúan fusionarse con instituciones similares, especialmente en términos confesionales, para hacer frente a la disminución en la matrícula en todos los niveles. De acuerdo con los datos proporcionados por De Miguel, en el nivel inicial ya se registra una reducción del 40% en las nuevas inscripciones debido a la disminución de la natalidad en la ciudad.

Este beneficio, con un mínimo de 19.000 pesos por alumno y un máximo de $30.000, estará disponible siempre y cuando las familias se inscriban en el sitio web habilitado por el Ministerio de Educación. La participación en el programa es voluntaria, por lo que aquellos padres que consideren que no necesitan el subsidio pueden optar por no inscribirse.

 

Temas:

educación privada

Más noticias

Te puede interesar