1 de junio 2024 - 11:30hs

La entrada del portaaviones USS George Washington al Mar Argentino el último miércoles se convirtió en una experiencia significativa y una aventura militar para autoridades y periodistas que lo visitaron entre jueves y viernes. Mientras tanto, las Armadas de Argentina y Estados Unidos (la US Navy) llevaban a cabo actividades conjuntas históricas conocidas como PASSEX Gringo Gaucho II.

Por un pedido del embajador de Estados Unidos, Marc Stanley, a la US Navy, medios periodísticos pudieron visitar el “corazón” del gigantesco portaaviones, el sexto de propulsión nuclear de la clase Nimitz. Este es uno de los veinte buques masivos de los Estados Unidos que puede llevar aviones de combate de última generación, aeronaves de reconocimiento y helicópteros, tanto para tiempos de guerra como como instrumento de disuasión geoestratégica en tiempos de paz. Una de sus joyas son los aviones de combate polivalente de quinta generación F-35, a los que, por seguridad, no se les puede fotografiar.

Llegar al portaaviones implica un primer traslado en un Embraer de la Fuerza Aérea Argentina, desde la Aeroestación Militar de Aeroparque hasta el aeropuerto de Mar del Plata. El viaje posterior es en un helicóptero de la US Navy, que sale desde la ciudad balnearia bajo absoluto control de los Estados Unidos.

Más noticias

Es un Black Hawk y voló hacia el mar abierto a la altura de Chapadmalal. Y tras una hora de vuelo, se posa en este buque masivo que lleva un sinfín de efectivos. Puede llevar hasta 3.000 marinos fijos y 2.400 aerotransportados. Al momento de la visita de los periodistas había embarcados 4.000 hombres y mujeres, incluidas delegaciones extranjeras de 12 países, entre ellos efectivos de la Armada argentina.

El portaaviones mide unas tres cuadras de longitud (más de 330 metros) y 76 metros de manga en la línea de flotación.

Quiénes se ausentaron y quiénes conocieron el portaaviones

El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, no asistió a último momento sin explicaciones. Por el contrario, la vicepresidenta Victoria Villarruel, invitada especialmente al portaaviones, se excusó con razones entendibles: al estar Javier Milei de viaje, es su reemplazo en la Presidencia hasta su regreso. Y aunque el portaaviones navega por aguas argentinas, la Cancillería desaconsejó salir fuera de las 12 millas del Mar Territorial.

En la aeronave estaban el comandante de la Flota de mar, contraalmirante Gustavo Fabián Lioi Pombo; el comodoro de Marina Marcelo Paternostro (comandante del Área Naval Atlántica) y el comodoro de Marina Carlos Manuel Falcone (comandante de la Aviación Naval).

El jueves visitaron la aeronave los ministros Luis Petri y Diana Mondino, junto a la prensa oficial que llevaron consigo. También estuvieron el jefe del Estado Mayor Conjunto, Xavier Isaac, y el jefe de la Armada, Carlos Allievi, observando sobre todo el despegue y aterrizaje de los impactantes F-35, F-18, EA-18G Growler y los Grumman E-2 Hawkeye.

El recorrido del portaaviones

El viernes, varios medios accedieron al corazón de este gigante. Realizaron un recorrido por donde se encuentra la gigantesca ancla y sus cadenas de toneladas, los inmensos hangares donde se guardan y reparan las aeronaves, la zona de mantenimiento de turbinas de los aviones, y donde no se pueden ver ni fotografiar las de los F35. El recorrido incluyó zonas de prueba de motores, oficinas de los jefes de escuadrones pintadas con sus símbolos, imponentes comedores (al menos ocho) y hasta cinco gimnasios. Los militares deben entrenar todos los días, y las mujeres se ven con tanta bravura como los hombres. Hay dos grandes grupos que trabajan día y noche. Ellos le dicen, 24 por 7, en diferentes turnos.

portaaviones.jpeg
Aviones de combate en el portaaviones.

Aviones de combate en el portaaviones.

El USS George Washington

El USS George Washington salió de la base aeronaval de Norfolk, en Virginia, a fines de abril tras una larga restauración por un incendio. Participa en un despliegue internacional llamado “Southern Seas 2024”, recorriendo el Atlántico, haciendo ejercicios en el Caribe y Sudamérica.

Luego, saldrá de las costas argentinas, dará la vuelta por el Estrecho de Magallanes, realizará ejercicios y una ceremonia en Valparaíso, Chile, y se dirigirá a San Diego, California, aunque su destino final es Japón. Estos Ejercicios de Adiestramiento realizados entre la fuerza del contralmirante Allievi y la US Navy no solo marcan la alianza de Javier Milei con Washington, sino también el camino de su pedido del nuevo gobierno de ser socio global de la OTAN. Es una muestra del dominio de Washington en los mares Atlántico y Pacífico, donde compite con China.

El PASSEX “Gringo-Gaucho II

El PASSEX “Gringo-Gaucho II” se desarrolló este jueves y viernes en aguas jurisdiccionales argentinas. El USS George Washington estuvo acompañado por el USS Porter y el Buque Logístico USNS John Lenthall.

Como el reciente PASSEX con los buques de la Marina Nacional Francesa, y ahora, con el George Washington, estos ejercicios permiten a la Armada Argentina mejorar la interoperabilidad con otra marina que tiene estándares de la OTAN, para practicar procedimientos y articular defensas (antisuperficie, antiaéreas, antisubmarina, etc.), dentro de una posible conformación de una Fuerza de Tareas Marítima.

Participaron los Destructores ARA La Argentina y ARA Sarandí; las Corbetas ARA Espora y ARA Rosales; los Patrulleros Oceánicos ARA Contraalmirante Cordero, ARA Piedrabuena y ARA Storni; dos helicópteros Sea King H3; un helicóptero Fennec; un avión de exploración o vigilancia marítima B-200; y dos aeronaves turbomentor.

portaaviones.jpeg
Petri y Mondino almorzando en el portaaviones. Foto: Clarín

Petri y Mondino almorzando en el portaaviones. Foto: Clarín

Con el objetivo de incrementar el nivel de adiestramiento naval y la interoperabilidad entre ambas armadas, las actividades se orientaron a la realización de ejercicios de comunicaciones tácticas; transferencias aéreas de personal entre unidades; maniobras y evoluciones tácticas en navegación; lanzamiento de aeronaves de ala fija; avistajes de helicópteros en cubierta; defensa antiaérea y antisubmarina; y prácticas de Visita, Registro y Captura entre los participantes.

El primer ejercicio conjunto entre las dos armadas se realizó en 1990 con el pasaje del portaaviones USS Abraham Lincoln, y se repitió en 1991 con el portaaviones USS Kitty Hawk. En 1993 con el portaaviones USS Constellation; en 2004 con el portaaviones USS Ronald Reagan; en 2008 con el portaaviones USS George Washington y en 2010 con el portaaviones USS Carl Vinson.

Temas:

Portaaviones Estados Unidos Javier Milei

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos