20 de mayo 2024 - 9:08hs

La jueza María Galletti procesó por abuso sexual simple a Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, y decretó su embargo por la suma de $1.500.000. La magistrada también dispuso la prohibición de contacto entre Espinoza y la denunciante, Melody Rakauskas, quien realizó la denuncia contra el intendente Espinoza hace dos años.

La resolución judicial establece que Espinoza es considerado “prima facie” responsable de los delitos de abuso sexual simple en concurso real con desobediencia, en calidad de autor y en perjuicio de Rakauskas.

Además, el intendente continuará en libertad provisoria -según la publicación de Nexofin-, ya que no se cumplen las condiciones restrictivas para su detención, aunque deberá mantenerse alejado de la denunciante y evitar todo tipo de contacto con ella.

Más noticias

De acuerdo con la denuncia, Melody Rakauskascomenzó a trabajar como secretaria privada del intendente Fernando Espinoza gracias a un pedido de su entonces pareja, Gustavo Cilia, un empresario K ligado a la gestión municipal de La Matanza: “Me llama una de las doce secretarias de Espinoza, tiene doce o catorce, me llama una, la mano derecha de Espinoza y me dice: ‘Hola, ¿qué tal? Quería saber a qué hora y qué día podías acercarte a hablar con Espinoza. ¿A qué hora y qué día?’. Me dieron a entender que era yo la que elegía, no eran ellos”.

Y describió: “Desde el principio no me gustó nada que desvió toda su mirada hacia mis pechos. Yo me había ido toda cubierta, tengo la foto: fui con una blusa, un blazer, pantalón flojo, palazzo. Fui toda muy discreta y aun así no voy a olvidar cuando estaba hablando y él estaba mirándome fijo el busto”.

Sin embargo, prontamente comenzó a observar movimientos y señales extrañas: “Me preguntaron cuánto quería cobrar (…), cuándo querés empezar. Estaba todo decidido, había algo que yo no sabía evidentemente y que ellos sí, yo no entendía nada (…). Iban unas horas que recién había entrado a trabajar y ya él se autoinvitó a mi casa, me dijo: ‘Paso por tu casa esta noche’. No me dio a elegir, no me preguntó: ‘¿Podemos reunirnos?’ (…). ‘¿Qué querés que llevé: champagne, vino? ¿Qué tomás?”.

Sobre los encuentros con Espinoza, aclaró que se dieron tres en el departamento que la ex modelo alquilaba en San Telmo: “Hubo tres cenas, la primera y segunda cena el se mostró normal, no pasó nada que yo notara extraño. Lo único que me pareció extraño es que él entraba al baño a cada rato, cada quince o veinte minutos. Yo no sabía, después me enteré de muchas otras cosas”. “Había hechos de toqueteos o de mirada, ya sea al busto. Te das cuenta cuando un hombre te está mirando un poquitito más de lo que es normal (…). Cuando bajamos del auto y él me agarraba, parecía que se le caía la baba, se le notaba”, agregó.

Temas:

Fernando Espinoza La Matanza

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos