19 de junio 2024 - 9:07hs

El ex senador, uno de los hombres fuertes del kirchnerismo en el norte del país durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner- fue considerado “autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple reiterado en tres oportunidades, más dos hechos en grado de tentativa y otros seis hechos con acceso carnal, mediando intimidación, abuso de una relación de dependencia, de poder y de autoridad”, según leyó el juez Juan Ramos Padilla.

Ahora, se abre una ventana de tiempo para la apelación del fallo por parte de Alperovich, quien escuchó la sentencia en la sala de audiencias del juzgado con un gesto que se transformó cuando escuchó la palabra “culpable”. A su lado, lo acompañaban entre llantos sus hijas. En el entorno del exgobernador dan por descontado que apelará, pero la preocupación inmediata giraba en torno a su salud. “Pasó la noche en un hospital penitenciario porque está delicado, para que le puedan hacer estudios”, aseguró una fuente a la cadena de noticias TN.

El presidente del Tribunal Oral en lo Criminal N°29 de la Ciudad de Buenos Aires lo declaró culpable tras cuatro meses de audiencias, en las que declararon unos setenta testigos. Los fundamentos del juez Ramos Padilla -un juez que mantiene una pública afinidad con el kirchnerismo- se conocerán recién el 16 de agosto.

Alperovich quedaría detenido con prisión preventiva -al no estar firme aún la sentencia- en la cárcel federal de Ezeiza. Ayer, incluso, salió del tribunal esposado y custodiado por una comitiva del Servicio Penitenciario Federal. Sin sentencia firme, cercano al límite de edad que lo habilita a pedir prisión domiciliaria -cumplió 69 años en abril-, y sin antecedentes de haber intentado evadir la acción de la Justicia, es muy probable que la defensa intente pedir una morigeración de las condiciones de detención en los próximos días.

Ex gobernador sostuvo, a lo largo del juicio y desde que se conoció la denuncia, que se trató de una “causa armada” para arruinar su carrera política. “Estoy muerto en vida”, dijo ante Ramos Padilla cuando declaró.

Además de la condena de prisión, Ramos Padilla dispuso la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

La denunciante “está satisfecha” con la condena

Más allá de que se trata de una sobrina, la identidad de la mujer no fue revelada para no revictimizarla. Sin embargo, la mujer habló a través de su vocera, Milagro Mariona, quien dijo que la denunciante “está satisfecha”. “Que el juez haya encontrado la verdad en sus palabras fue suficiente”, sostuvo.

“Es un fallo muy importante para el movimiento feminista. Creíamos que el juez iba a ser más blando por ser una persona con semejante poder, pero es un mensaje en contra de la impunidad”, añadió Mariona.

Cuáles fueron las pruebas que condenaron a José Alperovich

Para el juez Juan Ramos Padilla, el relato de la víctima fue fundamental: como sucede siempre en este tipo de casos, se trata de hechos que suceden en la intimidad, sin testigos. Pero el relato de la víctima fue “consistente y persistente a lo largo del tiempo”, lo que “fortaleció su credibilidad”, consideró el fiscal. Este aspecto, según el fiscal Sandro Abraldes, fue clave para “contrarrestar los argumentos de la defensa”, que intentó desestimar la denuncia y dijo que se trataba de un “relato armado”.

El testimonio fue constatado además por las pericias psicológicas, psiquiátricas y ginecológicas que distintos profesionales de la salud le practicaron a la joven.

La psicóloga Mónica Herrán sostuvo que la denunciante presentaba un “daño psíquico” y un “trauma cristalizado” compatible con una víctima de violencia sexual. Además, dio detalles del mecanismo de disociación que advirtió en las entrevistas, ya que la chica denunció los hechos meses después.

También se tuvo en cuenta el testimonio de la ginecóloga que confirmó que la víctima tenía una lesión en sus genitales, compatible con una herida producida durante una actividad sexual violenta. Esta consulta médica se realizó dos días después del hecho más grave que fue denunciado en esta causa, que sucedió en la casa de Alperovich en El Corte, una localidad de Yerba Buena.

Ramos Padilla también escuchó durante el juicio a familiares y amigos de la denunciante, quienes aseguraron el abrupto deterioro físico y mental de la sobrina de Alperovich. Muchos declararon que la vieron más delgada -había bajado unos 10 kilos-, que tenía caída de cabello, ataques de pánico, decaimiento, insomnio, entre otros cambios que fueron significativos.

Ex trabajadores de la campaña de Alperovich señalaron durante la ronda de testigos que advirtieron “actitudes machistas” por parte del acusado, como “chistes de mal gusto” o comentarios violentos y “subidos de tono” que le había hecho el ex senador a su sobrina, quien en ese momento trabajaba como su secretaria y era la persona encargada de armarle la agenda.

El fiscal describió la actitud de Alperovich como “patriarcal y mandona”, subrayando la asimetría de poder que existía entre el acusado y la denunciante, y cómo esta desigualdad fue utilizada para cometer los abusos.

Los registros de las antenas de los celulares de la joven y del ex senador corroboraron además su presencia en el lugar de los hechos, en los horarios que la denunciante dijo que sucedieron. Esto fue en un departamento ubicado en un complejo de cuatro edificios en Puerto Madero, en dos casas que Alperovich tiene en Tucumán, y en autos particulares del acusado.

Cómo fueron los hechos por los que condenaron a Alperovich

El 14 de diciembre del 2017, Alperovich invitó a su sobrina a subirse a un avión privado. Ya en Buenos Aires, la joven se enteró de que pasaría la noche en el departamento de Puerto Madero de Alperovich, quien tenía dos propiedades con entradas independientes, pero decidió que la joven durmiera con él y mandó a otro asesor al segundo departamento.

Según la denuncia, luego de cenar, el acusado comenzó a manosearla y a besarla. La joven logró soltarse y se encerró en un dormitorio. Al día siguiente, el entonces senador actuó como si no hubiera pasado nada y hasta la mandó a comprarse un vestido a un shopping.

Días después, el 27 de diciembre, la escena se repitió en el mismo lugar, aunque en ese caso la joven viajó a Buenos Aires en un vuelo de línea. Cuando estaba abusando de ella, Alperovich se jactaba de ser como “un violinista famoso (André Rieu)” por su “habilidad para mover sus dedos”.

El tercer y cuarto hecho ocurrieron a bordo de uno de los vehículos de Alperovich, un Volkswagen Passat azul patentado como AB 472 RT.

Otro de los hechos, ocurrido el 9 de febrero del 2018, cuando volvían solos de un acto en la localidad San Pedro de Colalao. Al día siguiente, la escena se repitió a bordo del mismo vehículo. “Sos muy rígida, tenés que entregarte y aprender a disfrutar”, insistió Alperovich ante la negativa de la joven a ser manoseada.

El sexto y séptimo hecho sucedieron el 9 y 12 de marzo del mismo año. Fueron dos ocasiones muy similares entre sí, ocurridas en la casa llamada “La Martín Fierro”, donde se desarrollaban las actividades de la campaña. En una de ellas, la joven aseguró, hubo acceso carnal.

Según relató la víctima, Alperovich se le acercó y se sentó en el mismo sillón en el que se encontraba y procedió a manosearla y a decirle cosas hasta someterla sexualmente. En ese lugar fue donde le dijo “mirá cómo me ponés”. Luego, la llevó a la fuerza al cuarto y abuso de ella, mientras la joven intentaba sacárselo de encima, diciéndole que no lo hiciera, que se detuviera, que no quería.

Los últimos dos casos ocurrieron en otra casa, alquilada por Alperovich en la zona de El Corte. La joven aseguró que, a diferencia de los otros abusos, Alperovich la lastimó físicamente, a pesar de que ella gritaba para que se detuviera.

El último fue el episodio más violento. Ocurrió el 26 de marzo, cuando declaró que Alperovich abusó sexualmente de ella en uno de los cuartos y terminó haciéndole daño. A partir de ese momento, hubo varios intentos de abuso y reiterados maltratos verbales, incluso delante de los choferes y custodios.

Temas:

José Alperovich

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos