17 de mayo 2024
19 de abril 2024 - 19:37hs

Emiliano Dibu Martínez volvió a destacarse como el héroe en los penales, asegurando la clasificación del Aston Villa a las semifinales de la Conference League frente al Lille, en Francia. El portero argentino detuvo dos disparos cruciales en la definición y desplegó nuevamente sus estrategias psicológicas para perturbar a sus oponentes, incluso celebrando en contra de la hinchada local que lo hostigó durante todo el partido.

Siguiendo un patrón similar a sus actuaciones en la Copa América frente a Colombia y en la final del Mundial de Qatar contra Francia, el Dibu demostró su relevancia en momentos decisivos, desencadenando un intenso análisis en las redes sociales. James, un usuario británico de la plataforma X, autodefinido como psicólogo deportivo y aficionado del Arsenal, profundizó en las reacciones de los futbolistas antes y después de ejecutar los penales.

 

Bajo el título "Cómo Emi Martínez ganó la definición por penales con Aston Villa", James compartió un hilo detallando la secuencia de imágenes de los penales detenidos por Dibu. En el primer lanzamiento, observó que el arquero argentino se anticipó a Nabil Bentaleb, el pateador del Lille, tomando el control de la situación. James señaló: "Martínez es el primero en llegar al balón y toma el control de la situación. Bentaleb evidentemente está frustrado por esto y trató de evitarlo sin éxito. La culpa fue del arquero del Lille por no darle el balón (a su compañero)".

Las artimañas de Martínez llevaron al árbitro a interrumpir la rutina habitual de la ejecución de penales, generando un periodo de conversación con el arquero sin recibir ninguna amonestación por ello. Bentaleb, afectado por esta situación, mostró signos de nerviosismo al ejecutar el penal. James comentó: "En este punto, Bentaleb normalmente es un muy buen lanzador de penales, pero estuvo nervioso y apenas tardó un segundo en responder al silbato. Esto muestra una clara conducta de evitación, indicando que no quería estar en esa situación. El penal en sí estuvo bien pateado, pero su lenguaje corporal fue mucho más obvio de lo habitual, ya que su atención estaba en otra parte".

El análisis destacó el impacto psicológico de Martínez incluso antes de que se pateara el balón: "En caso de que no te hayas dado cuenta de que Bentaleb estaba nervioso, pateó el balón hacia las gradas después de fallar. Esto muestra cuánto impactó Martínez en su psicología incluso antes de patear el balón".

El estudio también enfatizó la importancia del tiempo de reacción en la ejecución de los penales, evidenciado en los últimos dos disparos de Douglas Luiz y Benjamin André. "Douglas Luiz, quien ejecutó el último penal del Villa, tardó unos ocho segundos en responder al silbato. André tardó apenas un segundo, también en una situación de mayor presión debido a la valencia negativa (no podía fallar). Las situaciones no parecen muy diferentes, pero una y otra vez estas estadísticas respaldarán este punto. Tomarse el tiempo para recomponerse ayuda a ejecutar un penal de forma eficaz", concluyó James.

Temas:

Dibu Martínez

Más noticias

Te puede interesar