Latinoamérica 21 > Latinoamerica 21

Los recorte en las previsiones económicas auguran nubarrones en la región

Las causas se deben al entorno político y geopolítico complejo

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2018 a las 09:17

“América Latina y el Caribe mantiene una trayectoria de moderado crecimiento y su economía se expandirá 1.5% en 2018, a pesar de incertidumbres externas”. Así se titula el más reciente estudio publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El moderado crecimiento al que se refiere el estudio representa un hachazo de siete décimas en comparación al 2.2% previsito en el mes de abril. Esto significaría que la economía regional crecerá este año casi al mismo ritmo que el año pasado.   

De acuerdo con el estudio, el recorte se debe principalmente a la notable reducción a la baja de sus proyecciones para América del Sur que pasó del 2% al 1,2%, y el ligero ajuste para México y América Central que crecerían en el entorno del 2,5%. Por el contrario, la previsión de crecimiento para los países del Caribe mejoró ligeramente respecto al reporte anterior y crecerán un 1,7%. Por países, las economías que sufrieron los mayores recortes fueron Argentina (de un 2,5% a una contracción de 0,3%), Brasil (de 2,2% a 1,6%), Ecuador (de 2,0% a 1,5%), Uruguay (de 3,0% a un 2,3%) y Venezuela (de una contracción del 8,5% a un 12,0%). Mientras que en Centroamérica el país más afectado fue Nicaragua (de 5,0% al 0,5%) por el impacto de la crisis política.  

La recuperación económica en América Latina está siendo más lenta de lo esperado debido a la complicada situación política en ciertos países. Tras los comicios presidenciales en Colombia, Iván Duque ha reiterado que su programa de gobierno girará en torno a los principios de legalidad, iniciativa empresarial y equidad, pero tiene el gran desafío de unificar a una sociedad fuertemente polarizada y luchar contra la corrupción y el crimen organizado. En México, Andrés Manuel López Obrador enfrenta una severa crisis de seguridad, la cual promete solucionar enfrentando la pobreza y la corrupción. Si bien se respira cierta esperanza, no hay garantías del éxito de su enfoque.  En Brasil por otra parte, la carrera electoral hacia octubre está abierta. El Partido dos Trabalhadores (PT) ha nombrado como candidato al expresidente Lula da Silva, quien lleva adelante la campaña electoral desde la cárcel, donde se encuentra recluido por corrupción. De momento las encuestas favorecen a Lula, seguido de Jair Bolsonaro, sin embargo la participación del ex presidente en las elecciones será resuelta por la Suprema Corte a mediados de septiembre. Pero más allá de los resultados electorales, la inciertidumbre política ya está impactando en la economía brasileira. Y en Venezuela, Nicolás Maduro anunció recientemente un nuevo plan de recuperación económica que es más de lo mismo, más allá de que el gobierno ha reconocido finalmente su rol en la hiperinflación.  

En el plano geopolítico, los conflictos comerciales entre las grandes potencias, la caída en los flujos de capital en los mercados emergentes y una subida en los niveles de riesgo soberano, acompañado del debilitamiento de las monedas de los emergentes frente al dólar, está debilitando el crecimiento regional.   

En este marco, y a pesar de que la CEPAL ha intentado “suavizar” el mensaje negativo sobre el crecimiento de la región, el hachazo en sus previsiones de crecimiento —lo que sugiere que la economía está perdiendo dinamismo— aunado a un entorno político y geopolítico complejo, nos hacen pensar que las economías de la región no lo tienen fácil para lo que resta del año y para el que viene.

 

Ricardo Aceves es un economista mexicano especializado en temas macroeconómicos latinoamericanos y actualmente trabaja como analista de riesgos crediticios en la región Iberia en CRIF Ratings en Barcelona. Anteriormente trabajó como Economista Senior de América Latina en la consultora FocusEconomics.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21


 

Comentarios