Fútbol > SELECCIÓN

El sueño europeo cada vez cuesta más caro

Cada vez los talentos se van más jóvenes de Uruguay en busca de un salto de calidad, pero no todos logran afianzarse en el viejo continente

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2018 a las 05:02

Muchos jugadores prometedores son observados desde una temprana edad por equipos de Europa, pero no todos llegan a concretar su tan anhelado pase y dentro del grupo reducido de los que sí pisan el Viejo Continente, varios no logran tener la estabilidad futbolística deseada.
Diferentes motivos son los que llevan a que estos deportistas no logren jugar lo esperado. Desde la adaptación al país, al estilo de juego de cada liga, de los equipos, hasta cambios de entrenadores y ni que hablar del factor suerte, que también acompaña la carrera de cada individuo
En este informe, Referí propone repasar la carrera de algunos jugadores uruguayos que se fueron jóvenes con un futuro prometedor y por distintas situaciones no lograron afianzarse en un equipo europeo, siendo cedidos a préstamo en varias ocasiones, transferidos y hasta en algunos casos sin ser tenidos en cuenta por los clubes que llegaron a pagar millones por ellos.

Joaquín Ardaiz

El “Pájaro” Ardaiz llamó la atención en el fútbol uruguayo ya en sus primeras apariciones en selecciones juveniles y en Danubio, en donde debutó con 17 años. Los partidos amistosos programados en el verano de esa temporada por el equipo franjeado, en Brasil, le sirvieron para comenzar a mostrarse en Primera. Su potencia al jugar, con un físico imponente y un olfato goleador indiscutible, le dieron la posibilidad de afianzarse en los planteles principales y de ser observado desde el exterior.
Pero su punto máximo en la vidriera fue el Sudamericano sub 20 disputado en 2017 donde se consagró campeón con Uruguay, convirtiendo dos goles en el último partido del hexagonal final ante Ecuador. Grandes equipos del mundo se fijaron en Ardaiz. Barcelona, Manchester City y Liverpool pusieron la mira en el delantero, pero finalmente un grupo inversor adquirió el 70% de su ficha, lo colocó en El Tanque Sisley y luego de algunos meses jugando a préstamo en Danubio fue transferido a Bélgica, para defender a Royal Antwerp. El atacante disputó 23 partidos, convirtió cinco goles y al cerrar la temporada fue nuevamente traspasado, pero esta vez a Frosinone de la Serie A italiana, donde por ahora suma solo 19 minutos.

Sebastián Cristóforo

Su historia en Europa comenzó en 2013 cuando llegó a Sevilla, tras jugar el Mundial sub 20 de Turquía y de consagrarse como campeón con Peñarol en la temporada local 2012-2013.
Durante el primer semestre en el club español tuvo participación, pese a sus jóvenes 20 años recién cumplidos. Disputó 12 partidos de Liga, dos en Copa del Rey y siete en la Liga de Europa, donde se terminó consagrando campeón. Pero una grave lesión en los ligamentos de una de sus rodillas lo marginó de toda la temporada, ya que luego de su primera recuperación, que le demandó siete meses, no se curó bien y tuvo que volver a ser intervenido.
Luego de perderse un año de calendario futbolístico regresó y consiguió su mayor regularidad tras disputar en el torneo local 21 encuentros
“A veces el jugador le cuesta adaptarse al estilo del lugar, del país, cada país tiene el estilo de juego, cada liga es diferente. El cambio del técnico influye, puede que venga uno del que no seas del estilo que él pretende y eso te priva de jugar”, le aseguró Cristoforo a Referí.
El jugador luego de su mejor temporada en Sevilla, no fue tenido en cuenta por el técnico Jorge Sampaoli y  llegó a Fiorentina donde no puedo lograr su objetivo de conseguir regularidad. “Hay muchas cosas más que pueden influir en que un jugador no pueda tener una situación estable en un equipo. Y también está lógicamente ese toque de suerte o destino de cada uno”, reconoció Cristóforo ,quien recientemente fue traspasado a Getafe de España, donde buscará un nuevo comienzo en su carrera.

Nicolás Schiappacasse

Ser contratado por Atlético de Madrid a los 16 años, no es para cualquier jugador pero sí para Nicolás Schiappacasse, quien vive en España desde julio de 2016.
Luego de debutar bajo la dirección técnica de Guillermo Almada el 19 de abril de 2015, en River Plate, el delantero disputó seis partidos más y consiguió un gol ante El Tanque Sisley. Su viaje rumbo a la capital española confirmó su llegada al club colchonero, estampó su firma y regresó a Uruguay a la espera de cumplir la mayoría de edad.
En su estadía en los darseneros disputó 24 partidos en el Campeonato Uruguayo y ocho en la Copa Libertadores, además de representar desde la sub 15 a todas las selecciones uruguayas por categoría.
El “Chapa”, quien llegó fichado a España por € 1,5 millones, no logró conseguir regularidad en Atlético de Madrid B en dos temporadas de disputa, jugando algunos encuentros en la Liga Juvenil de la UEFA y muy pocos en la tercera división.
En un nuevo arranque de campeonato ,el delantero celeste realizó la pretemporada con los colchoneros pero marchó a préstamo a Rayo Majadahonda de la segunda española. Debutó a los 89 minutos frente a Zaragoza, no vio acción ante Mallorca y en la última fecha disputada ingresó desde el banco contra Nástic y le dio la victoria a su equipo con un gol en los instantes finales.

Santiago Bueno

Otro producto del proceso de selecciones juveniles, llegó a Europa en busca de una oportunidad en uno de los más grandes equipos del mundo, pero no se pudo ganar un lugar ni en el conjunto juvenil de Barcelona por lo que fue cedido en dos ocasiones a la filial de Girona (Peralada), que juega en la Segunda División B de España. El miércoles de la semana pasada el juvenil fue presentado oficialmente por Girona donde será compañero de Cristhian Stuani en el primer equipo y espera esos valiosos minutos que le permitan mostrarse.

Maximiliano Amondarain

En 2013 Amondarain viajó a Inglaterra para probarse en Cardiff City. El defensa central, nacido en las inferiores de Nacional, no logró tener minutos con los tricolores, se fue a préstamo a Progreso y consiguió ganarse la titularidad. Firmó contrato por cuatro temporadas con Cardiff City pero no llegó a debutar y dos años después se marchó a Elche jugando 22 partidos. En España mismo también defendió a Barkaldo, pero luego de no renovar su vínculo regresó a Uruguay para, primero, jugar en Racing y actualmente de nuevo en Progreso.

Felipe Carballo

La aparición de Felipe Carballo en la Primera de Nacional fue superada con una excelente nota, con buenos rendimientos y una mirada a futuro muy interesante. Participó en 33 partidos, convirtió tres goles, salió campeón con los tricolores y jugó copas internacionales, por lo que rápidamente fue observado desde Europa y negociado en US$ 1,5 millones por el 80% de su ficha. Sevilla fue el destino de Carballo, quien no contaba con pasaporte comunitario y comenzó a defender la filial del equipo desde 2017 hasta la actualidad.

Andrés Schettino

Formado en Fénix, Schettino comenzó a mostrar su juego en la mitad de cancha del equipo de Capurro, en la selección sub 20 y en la sub 22 donde fue campeón de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Con 53 partidos encima, el volante central fue adquirido por Fiorentina. En Italia no pudo conseguir un lugar y comenzaron los préstamos por equipos inferiores. Primero llegó a Livorno y no logró jugar, luego pasó por Sevilla Atlético, con 20 cotejos. Su siguiente destino fue Esbjerg de Dinamarca y finalmente se fue a Cosenza de la Serie B tana.

Franco Acosta

Realizó todo el recorrido de selecciones juveniles desde la sub 15, con participaciones internacionales constantes. En Primera ldebutó con 17 años en Fénix y luego de defender al equipo en 20 oportunidades, le llegó el momento de partir a Europa. En principio su destino fue Braga de Portugal pero una lesión lo mandó para atrás. Pero su valía a futuro lo llevó a Villarreal, donde llegó para jugar en el equipo B. Luego pasó a Racing de Santander, no logró continuidad y actualmente defiende a Boston River, en su temprano regreso a Uruguay.

Jaime Báez

Nacido en Juventud de Las Piedras tuvo un gran inicio en Primera cuando debutó con solo 17 años. En tres temporadas logró disputar 68 partidos y convertir 16 goles. Sus buenas actuaciones le dieron la posibilidad de pasar a Defensor Sporting, pero su destino no podía ser otro que Europa y con otra camiseta violeta. Fiorentina adquirió la ficha del delantero y pudo debutar en el equipo Primavera, pero no logró afianzarse en Primera, lo que le provocó una serie de préstamos por Livorno, Spezia, Pescara y actualmente en Cosenza.

Comentarios