Omedia > PARA CHACRAS DE LAS SIERRAS

Emprendimiento épico de chacras en las sierras a pocos pasos de Montevideo

Chacras de las Sierras alcanzó su objetivo de vender la casi totalidad de sus chacras en cuatro años y superó sus expectativas: en suelo rocoso, va por su segunda cancha de polo y sus viñedos reciben reconocimiento internacional

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2018 a las 07:43

En la primera fila de cerros que se ven desde Montevideo por la Interbalnearia o ruta 8, rumbo al este, sobre 1.200 hectáreas de suelo empedrado y vistas infinitas, se encuentra Chacras de las Sierras, un proyecto que comenzó como un sueño de amigos que intuían que no eran los únicos que buscaban lo mismo. 

Vida familiar en medio de la naturaleza, despertar con el canto de los pájaros, paseos a caballo por las alturas, donde uno se siente más cerca del cielo y la vista no tiene límites, cañadas escondidas, predios sin rejas, seguridad, comodidad, y todos estos privilegios a una distancia muy corta de Montevideo, mucho antes de que comience el temido “¿Papá cuánto falta?”. 

El tiempo dio la razón a estos tenaces emprendedores. Les demostró que sí, que se podía. Y tan posible era su sueño que en cuatro años se logró la casi totalidad de la venta de chacras, con unas 10 casas construidas y varias obras por comenzar. 

Hoy, parece mentira que las “piedras pizarras” de los pagos de Santos Inzaurralde, aquel “bravo y arisco Lavalleja” al que Santiago Chalar canta en su  Minas y Abril, cedieran gentilmente a ideas locas como el viñedo propio y hasta canchas de polo. 

 

 

Un vino extremo 

Amantes del buen vino, los emprendedores inmobiliarios fueron por más. ¿Por qué no plantar viñedos? Sobre roca dura, la idea parecía una locura. Con la dirección técnica y el asesoramiento de Familia Deicas, fueron dándole forma, guiados por  el reconocido enólogo de la bodega, Paul Hobbs, quien inmediatamente se entusiasmó en este proyecto experimental de llevar la viña al límite de la supervivencia con la meta de extraer al máximo las características del terroir.  

 

 

Comenzaron las odiseas: plantar sobre la roca pura del lugar, acomodar la topografía para hacer zanjas de manera que la raíz pudiera penetrar profundo, retener el agua entre tanta piedra y con pendiente, llevar tierra para que la planta crezca, proteger las viñas de los habitantes del lugar, guazuvirás (cuyo ataque dio nombre al vino) y jabalíes. Tanto esfuerzo dio sus frutos y en 2017 se logró la primera cosecha que este año se lanzó en el Salón del Vino del Geant, con el Famlia Deicas Extreme Vineyards Cerro del Guazuvirá. Por si fuera poco, la etiqueta, de corte Tannat y Merlot, fue elegida como “Vino Revelación” para la Guía Descorchados 2018, con 93 puntos, y fue incluida en una presentación que la conocida guía chilena hizo en Nueva York ante expertos sommeliers y periodistas de todo el mundo. 

 

 

Polo en las alturas

Canchas de polo sobre roca y en las alturas fue otra epopeya que los llenó de sorpresas y satisfacción, tanto que hoy están terminando la segunda cancha y sus equipos ya totalmente integrados a los calendarios de torneos y al circuito del sur del país (Punta del Este, Carrasco Polo, Jacksonville y hoy, las Sierras). Polo de las Sierras cuenta hoy con treinta jugadores activos, caballos en las sierras, instalaciones para petiseros, torneos con esponsors y un gran entusiasmo para seguir creciendo en ese deporte, con una clínica de polo que va desde propietarios de las chacras, de todas las edades para aprender y divertirse, y otros que ya juegan a otro nivel, representando al equipo de las Sierras en partidos en todo el país. 

 

 

www.chacrasdelassierras.com 

Instagram: @chacrasdelassierras

Facebook: @chacrasdelasierras

Twitter: @ChacrasLas

 

Créditos de fotos: Roff Studios, María Noel Maisonnave, Familia Deicas, Lucía Larrobla y Chacras de las Sierras

Comentarios