Estilo de vida > VIRAL

Las mentiras de internet en 2015

Algunas historias que se popularizaron y replicaron en la web pero que no fueron reales

Tiempo de lectura: -'

29 de diciembre de 2015 a las 05:00

Las noticias falsas suelen surgir relacionadas a sucesos reales que ocurren en el mundo. A veces son simples chistes, otras son campañas publicitarias y en algunos casos son aprovechadas por oportunistas para efectuar sus estafas. Aunque las redes sociales son su principal vía de difusión, este año hubo algunos casos en que estas noticias llegaron a los principales medios del mundo, que las replicaron sin hacer las comprobaciones correspondientes.

La crisis de los refugiados, los ataques terroristas en París y el terremoto de Nepal fueron algunas de las tragedias que más atrajeron noticias falsas. Tampoco faltaron las estafas, como el falso sorteo de una Range Rover que circula en Facebook estos días, que con compartir, poner "me gusta" y elegir un color promete la oportunidad de ganar una camioneta. La publicación no proviene de ninguna cuenta oficial de la marca, que ha desmentido la existencia de tal sorteo en otros países. A continuación, algunas de las mentiras más virales de internet en 2015.

El niño que cruzó el desierto

A comienzos de 2015, la foto de un niño de cuatro años, apodado Marwan, que cruzaba la frontera entre Siria y Jordania aparentemente solo se volvió viral y fue publicada en todo el mundo. Sin embargo, el encuadre de la imagen no permitía ver el panorama completo. El niño estaba junto con un grupo de refugiados que recibió la asistencia del personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Lo único cierto de la historia es el caos en el que viven estas personas al huir de sus hogares.

Los hermanos de Nepal

Con el terremoto que sacudió Nepal en abril de este año hubo una foto que se reprodujo en redes sociales en la que se ve a dos niños pequeños abrazados, el mayor protegiendo a la pequeña. Sin más nada en el encuadre que permita entender qué ocurre, la imagen bien podría ser tomada en el lugar de la tragedia. Sin embargo, la captura fue hecha en 2007, en Vietnam y su autor, Na Son Nguyen, dijo a la cadena de noticias BBC: "Esta podría ser la fotografía más compartida, pero por las razones equivocadas".

El Instagram de un refugiado

La noticia recorrió el mundo. Un refugiado estaba compartiendo su travesía desde Senegal hasta España a través de su cuenta de Instagram. En realidad, se trataba de una campaña publicitaria organizada por una agencia para promover el festival de fotografía Getxophoto, en España. Según publicó el sitio Verne, de El País, el objetivo era denunciar la "actitud occidental y descontextualizada" a la hora de compartir imágenes, en la que prima la frivolidad y hay una necesidad de compartir todo lo que ocurre.

Tragedia en París

En noviembre de este año hombres armados efectuaron un ataque a la sala de recitales parisina Bataclan, donde tocaba la banda Eagles of Death Metal y asesinaron a cerca de 90 personas. Al poco tiempo, comenzaron a circular dos noticias falsas que se viralizaron. Una fue una foto que supuestamente retrataba los instantes antes del tiroteo, pero en realidad era una imagen vieja. La otra fue una captura alterada con Photoshop de las calles de París vacías, que se promocionaba como "el después" de los ataques.

Una aplicación para pelear

Un grupo de jóvenes estadounidenses anunciaron la creación de una aplicación que prometía unir a personas con ganas de pelear con clubes de pelea callejeros, algo así como el Tinder de la violencia. La propuesta se viralizó e importantes sitios de noticias la replicaron antes de que se cumpliera la fecha y hora para su descarga. Al final, se trataba de un grupo de amigos que buscaba divertirse y generó expectativa sobre una idea que desde el comienzo era polémica y fomentaba una actividad ilegal en muchos lugares.

Estafas malintencionadas

En el apartado de estafas tecnológicas de este año no faltaron las mentiras sobre la llegada de llamadas a Whatsapp o cadenas que prometían supuestos premios que los usuarios debían reclamar. Descuentos en la tienda de ropa Zara, en McDonald's o cualquier otra premisa: el objetivo era lograr que los usuarios hicieran clic en un enlace y que ingresaran sus datos a una plataforma que engañosamente los registraba en un servicio de mensajes premium (que podría generar sobrecargos en la factura) o que comercializaba datos personales.

Comentarios