Opinión > EDITORIAL

Miedo creciente

Es imprescindible encontrar una solución para que los uruguayos puedan dejar de tener miedo

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2018 a las 05:00

La epidemia de inseguridad parte los ojos. Los uruguayos vivimos con miedo. No hay día que no circule un video con un asalto violento o nos enteremos que algún conocido o pariente que sufrió un delito.
Las imágenes de las motos a contramano a toda velocidad armados y nerviosos atacando ciudadanos indefensos son parte del paisaje. El lunes de noche en Telemundo la sensación de inseguridad pasó a ser un número de la estadística. La consultora Cifra divulgó en el noticiero central de Canal 12 lo que todos intuimos: la inseguridad pública es el principal problema con que conviven diariamente los uruguayos. Seis de cada diez uruguayos se sienten inseguros. ¿Es posible construir una sociedad basada en el miedo? La respuesta se cae de maduro: No, es imposible. Nada bueno puede surgir del miedo a convivir. En julio de 2017 el 43% de los uruguayos nombraba la inseguridad como el problema más grave. Un año después la cifra escaló al 61%, en un momento en el que el Ministerio del Interior divulgó cifras que muestran un aumento significativo de hurtos, rapiñas y homicidios.

Otro dato que surge del informe de Cifra: 49% de los uruguayos temió ser agredido por un extraño en la calle. Y otro: la zona donde la gente se siente más insegura, donde se sienten más indefensos no es en los barrios de la costa de Montevideo sino en la periferia de la capital.

Los más débiles, los menos privilegiados, los que no aparecen en las noticias son los que viven diariamente un calvario mayor. Habitan entre las balas, los robos y las intimidaciones permanentes. Allí tienen que criar sus hijos, educarlos y salir a trabajar todos los días con el corazón en la boca. Son los pobres los que más sufren la inseguridad. Dato relevante y alarmante que marca un nuevo fracaso en las políticas sociales del gobierno del Frente Amplio, como lo reconoció recientemente el ex presidente José Mujica.

En este contexto fue que el intendente municipal de Florida, Carlos Enciso, lanzó al ruedo una idea para su discusión: crear una guardia policial municipal. No todos sus colegas coinciden, y tampoco figuras del gobierno o de la oposición. Pero la idea merece ser analizada. El líder del sector Dale del Partido Nacional propone encaminar este debate y avanzar hacia la creación de una Policía Municipal combinando tecnología de última generación para monitorear con cámaras calles y plazas y reacción coordinada con la policía para efectuar arrestos e impedir el delito. "Planteamos una respuesta para el problema del delito, que lamentablemente también ha ganado nuestro departamento", dijo el intendente de Florida Carlos Enciso entrevistado en Radio Carve. Es evidente que si la situación de la seguridad no empeorase día a día este tipo de propuestas caerían en saco roto. Pero no es el caso. Quizá la propuesta de Enciso no sea practicable sobre todo porque no está contemplada en la Constitución. Más lógico sería reforzar la Guardia Republicana, ya constituida y con experiencia para brindar solución al creciente y preocupante problema de la inseguridad.

En todo caso, el problema no parece pasar por el número de efectivos policiales sino por su gestión. Quizá la propuesta de Enciso así como la propuesta de enmienda constitucional del senador Larrañaga ayuden a encarrilar un debate serio sobre seguridad, que incluye represión, prevención y cambios en las políticas sociales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...