16 de mayo 2024
3 de abril 2024 - 19:21hs

En las últimas horas, han surgido nuevas evidencias visuales relacionadas con el trágico suceso que cobró la vida del peluquero Germán Medina en el barrio de Recoleta. Un exhaustivo análisis de las imágenes captadas por una cámara de seguridad interna del establecimiento revela al perpetrador, Abel Guzmán, persiguiendo al propietario del local, Facundo Verdini, después del brutal ataque.

Al inicio de la grabación, que abarca casi dos minutos, se observa a Verdini buscando refugio detrás de un armario. En cuestión de instantes, Guzmán emerge en su búsqueda.

No obstante, el agresor permanece apenas cinco segundos en escena antes de retirarse, dejando a Verdini oculto, temeroso de un posible contraataque.

Al término del metraje, se registra la presencia en la zona del empleado que facilitó la fuga de Guzmán a través de la ventana, informando a Verdini de su partida. Es evidente que lo alertó sobre la situación.

Tras ser notificado de la fuga del agresor, quien aún permanece prófugo, el empleado se retira de la escena con expresión consternada, mientras Verdini, manteniendo la compostura, se dispone a tomar acciones pertinentes, gestionando asistencia y cooperación con las autoridades competentes.

 

Cómo fue el diálogo entre el peluquero y su víctima justo antes del disparo

"Mediodía Noticias" (eltrece) llevó a cabo una interpretación de labios de los comentarios realizados por el homicida hacia cada individuo presente en el momento del crimen.

La secuencia comienza con Juan Verdini, propietario de la peluquería, aparentemente entablando una conversación con Abel Guzmán. En pocos segundos, el peluquero extrajo un arma de su cintura, la cargó y miró fijamente a Verdini mientras le preguntaba: "¿Cómo?".

Ante la tensión del momento, el peluquero, que llevaba una gorra, se aproximó al agresor y le tocó el brazo en un intento por calmarlo. La respuesta abrupta de Guzmán fue: "No me toqués".

Después de unos breves intercambios de palabras, el agresor se acercó a Germán Medina, posicionándose detrás de la única mujer presente en la sala. Al levantarse de la silla para escapar, la joven desencadenó una nueva reacción del hombre armado: "¿Ah sí? Sentate ahí, sentate ahí".

Posteriormente, el asesino se dirigió nuevamente a Verdini, recordándole la reunión que le había solicitado minutos antes: "Hace rato te buscaba", mencionó, mientras los presentes observaban con estupefacción.

"¿Ustedes se dan cuenta? ¿Qué dicen?", exclamó a todos los empleados mientras la situación se volvía cada vez más tensa. Ante el movimiento del dueño de la peluquería, Guzmán respondió: "Te quedás ahí, es con él", señalando a Medina.

En ese mismo momento, el agresor sostuvo una mirada intensa con su colega de trabajo y, antes de efectuar el disparo fatal, le dijo: "Mirame". Acto seguido, accionó el gatillo, acabando con la vida de Medina de manera fría para luego intentar escapar.

 

Temas:

Crimen terrible

Más noticias

Te puede interesar