14 de mayo 2024 - 14:06hs

El periódico británico The Telegraph reveló que Rusia habría descubierto en las aguas británicas de la Antártida las mayores reservas de petróleo de la historia, a pesar de que la explotación de hidrocarburos en la región está estrictamente prohibida, excepto para actividades científicas específicamente autorizadas.

Según la información publicada hace tres días, los buques de investigación rusos informaron a Moscú sobre el descubrimiento de reservas que suman un total de 511.000 millones de barriles de petróleo. Esta cantidad es equivalente a diez veces la producción total del Mar del Norte en 50 años o a 30 formaciones de Vaca Muerta juntas, considerando que la formación neuquina tiene reservas de unos 16.000 millones de barriles. Esta información fue presentada con pruebas contundentes la semana pasada ante el Comité de Auditoría Ambiental de la Cámara de los Comunes (EAC) del Reino Unido.

El descubrimiento se produjo después de una serie de estudios realizados por el buque Alexander Karpinsky, operado por Rosgeo, una agencia rusa encargada de encontrar reservas minerales para la explotación comercial en todo el mundo.

Más noticias

Fundada en 2011, Rosgeo agrupa a 63 empresas del sector que han descubierto más de 1.000 yacimientos importantes de gas, oro y otros recursos, muchos de ellos en países de Asia, Europa, África y América Latina.

The Telegraph intentó ponerse en contacto con los directivos de Rosgeo, pero no respondieron a las consultas.

La ubicación del hallazgo

El hallazgo se realizó en el Territorio Antártico Británico (BAT), el más grande y meridional de los 14 territorios de ultramar del Reino Unido, y el menos hospitalario, ya que el 99% está cubierto de hielo. Sin embargo, en el pasado prehistórico, experimentó climas más cálidos, con una vegetación que potencialmente permitió la formación de depósitos de combustibles fósiles.

La mayor parte del Territorio Antártico Británico está sujeta a reclamaciones competitivas de Argentina y Chile, que seguramente se intensificarán si las pruebas sísmicas de Rusia se confirman mediante perforaciones posteriores, situación que por ahora está en duda. Además, todavía está pendiente el reclamo de soberanía por las Islas Malvinas que lleva adelante el país en la ONU.

En este contexto, la prensa británica recordó que el Ministerio de Asuntos Exteriores cofinancia el Servicio Antártico Británico, que cuenta con cinco estaciones logísticas y de investigación y 250 empleados, con el apoyo de la Royal Navy y el barco de investigación RSS David Attenborough, todos considerados de importancia no sólo para la ciencia según los ingleses, sino también para el mantenimiento de los reclamos del Reino Unido sobre la región y, en particular, sobre el archipiélago argentino.

antartida-antartico-reclamaciones-reino-unido-francia-chile-argentina-australia-noruega-nueva-zelanda-mapa-ortofoto-mapa-.webp

La protección del Tratado Antártico

La Antártida está protegida por el Tratado Antártico de 1959, que prohíbe todos los desarrollos minerales o petroleros. En tanto que los intereses del Reino Unido son supervisados por el Ministerio de Asuntos Exteriores inglés, pero que últimamente fueron señalados de ignorar la crisis emergente. Es más, expertos advierten que la guerra con Ucrania y la rivalidad entre China y Estados Unidos son las mayores amenazas para el futuro de la Antártida.

Alan Hemmings, profesor y comandante de la estación británica de investigación antártica durante la Guerra de las Malvinas, admitió que las crecientes tensiones podrían destruir el Tratado que protegió al continente blanco del desarrollo petrolero. El Tratado se revisará en 2048, pero cualquier nación involucrada también puede abandonarlo cuando lo desee.

Una de las controversias que surgen tras el descubrimiento es si Rusia y sus aliados son capaces de mantener los compromisos internacionales que protegen a la Antártida.

El Ministro para las Américas del Reino Unido, David Rutley, dijo la semana pasada a la CAO que su departamento había decidido confiar en las garantías rusas de que sólo estaba realizando investigaciones científicas, y agregó: “Rusia ha reafirmado recientemente su compromiso con los elementos clave del tratado”.

jpt-2017-rosneft-sakhalin-1.jpg

Sin embargo, la CAO decidió cuestionar la gestión del Ministerio de Asuntos Exteriores de los intereses antárticos del Reino Unido tras conocer informes del Daily Maverick, una revista online sudafricana, que descubrió las actividades de Moscú después de que su barco de investigación atracara en Ciudad del Cabo.

Por este motivo, los expertos encendieron las alertas y advierten que confiar en que Rusia cumpla con sus obligaciones es ingenuo, como lo demuestra su invasión de Ucrania.

Las intenciones rusas

Klaus Dodds, profesor de geopolítica en el Royal Holloway College y experto en la Antártida, dijo al diario británico que las actividades de Rusia estaban mucho más cerca de la prospección de petróleo y gas que de la ciencia genuina. “El Tratado Antártico enfrenta nuevos desafíos, sobre todo por parte de Rusia, un actor de mala fe, y de una China cada vez más asertiva", afirmó.

“Rosgeo ha estado participando en estudios sísmicos y otros trabajos topográficos relacionados (…) Las actividades de Rusia deben entenderse como una decisión para socavar las normas asociadas con la investigación de estudios sísmicos y, en última instancia, un precursor de la futura extracción de recursos”, completó Dodds.

Temas:

Rusia petróleo Antártida Vaca Muerta

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos