18 de mayo 2024
25 de marzo 2024 - 16:27hs

Argentina está a punto de dar un paso significativo hacia la recuperación de su capacidad de caza e interceptación supersónica, la cual se perdió en 2015. En esta jornada, se lleva a cabo una reunión crucial en el edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa, donde el Ministro de Defensa de Dinamarca, Troels Lund Poulsen, se encuentra con Luis Petri.

Este encuentro bilateral tiene como principal objetivo cerrar la operación de compra de cazas supersónicos F-16 Fighting Falcon para la Fuerza Aérea Argentina. Además de discutir sobre la cooperación bilateral, durante la tarde el ministro danés ofrecerá una conferencia en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) sobre el conflicto entre Ucrania y la Federación Rusa.

La anticipación de esta importante transacción se dio el pasado 20 de marzo a través de las redes sociales, cuando Javier Milei anunció: "Argentina adquirirá los aviones de combate F-16 estadounidenses del gobierno de Dinamarca. Es el mayor avance en Defensa de los últimos 20 años". Este mensaje fue retuiteado por el propio presidente, confirmando así la decisión política ya tomada.

La oferta danesa, que había sido pausada debido a la incertidumbre política previa a las elecciones presidenciales y las restricciones fiscales, encontró un nuevo impulso con la extensión del plazo por parte de Dinamarca, especialmente en medio de los requerimientos de Ucrania a la OTAN para obtener aeronaves F-16 en su conflicto con Rusia.

La adquisición comprende un total de 16 ejemplares F-16 AM (monoplazas modernizados) y 8 ejemplares F-16 BM (biplazas modernizados) pertenecientes a la Fuerza Aérea Real de Dinamarca, todos con actualización de media vida (MLU) y en condiciones de vuelo. El plan de pagos se extenderá a lo largo de 6 años, abarcando un monto total de aproximadamente 650 millones de dólares, de los cuales 340 millones se destinan a aeronaves, repuestos, herramientas y otros equipos, mientras que 310 millones corresponden al armamento estadounidense.

La financiación de esta operación incluye un anticipo de 30 millones de dólares, con el resto del pago a un interés del 2 por ciento, gracias al generoso beneficio otorgado por el Programa de Financiamiento Militar Extranjero (FMF) del gobierno de Estados Unidos. Es importante destacar que aunque los aviones sean propiedad de la Fuerza Aérea danesa, son fabricados por la empresa estadounidense Lockheed Martin, lo que requirió la autorización del Congreso y la administración Biden en 2023 para su transferencia a Argentina.

Tras 9 años de búsqueda y evaluación de diferentes opciones, desde Mirage F-1M (Francia) hasta Thunder JF-17 (China), la selección del F-16 A/B MLU de la Fuerza Aérea Real de Dinamarca representa un hito en el proceso de fortalecimiento de la defensa aérea argentina.

Este avance no solo tiene implicaciones en el ámbito de la seguridad nacional, sino que también abre oportunidades para el desarrollo tecnológico y la colaboración industrial. El arribo de los cazas F-16, junto con los aviones Orión P-3C/N, ambos productos de Lockheed Martin, ofrece una plataforma para la modernización y el mantenimiento en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), contribuyendo así al fortalecimiento de la industria aeroespacial nacional.

En resumen, la adquisición de los cazas F-16 representa un paso decisivo hacia la recuperación de la capacidad de defensa aérea de Argentina, consolidando al país como un actor relevante en el escenario internacional y fomentando la colaboración estratégica con aliados como Dinamarca y Estados Unidos en el marco de la OTAN.

Temas:

Dinamarca argentina

Más noticias

Te puede interesar