16 de mayo 2024
11 de abril 2024 - 20:01hs

Durante una clase especial impartida en la Universidad Internacional de Florida (FIU), el presidente Javier Milei se autodenominó como un "cisne negro", haciendo referencia a un acontecimiento inusual que desafía las expectativas del sistema y genera un impacto significativo. Con un tono irónico frente a la reacción del auditorio, expresó: "Requería de una triple carambola y aquí estoy, siendo el primer presidente anarquista libertario de la historia".

El profesor Carlos Díaz-Rosillo, titular del "Centro Adam Smith para la Libertad Económica" de la Universidad, presentó la conferencia de Milei destacándolo como "un líder global que abraza con firmeza, convicción y determinación la promoción de las ideas de la libertad".

Los estudiantes acudieron con gran entusiasmo. Germán Rossato, estudiante de 21 años de ciencias de la computación, lucía la camiseta argentina. Residiendo en el país desde hace una década, mencionó que fue una profesora quien le transmitió el mensaje y que deseaba conocer al Presidente en persona. Valentina Quiroz, de 17 años y estudiante de secundaria, mantenía una emocionante conversación telefónica con su padre antes de iniciar el evento. 

Más noticias

En primera fila se encontraban Karina Milei, secretaria General de la Presidencia, Gerardo Werthein, embajador designado en Estados Unidos, y Simon Wahnish, próximo representante de Argentina en Israel, conformando la delegación oficial que acompaña a Milei en su gira por Miami.

 

La exposición de Milei, extendida por más de una hora y media, transitó por los conocidos tópicos académicos del libertario, reflejando un mensaje similar al expresado en Davos y en la conferencia conservadora de Washington, con agudas críticas a la intervención estatal en el mercado. Citó a teóricos recurrentes como Friedrich Hayek, Milton Friedman, Vilfredo Pareto y John Maynard Keynes (a quien calificó como un personaje perjudicial), entre otros, centrándose principalmente en el papel del Estado.

El presidente abandonó su tono para relatar un enfrentamiento con el senador Lousteau, sin mencionarlo directamente. El político radical había señalado que la ausencia de repelentes en el mercado fue una falla, argumentando que se necesitaba una intervención estatal para corregirla.

 

“Si no hubiera sido por la administración desastrosa de los últimos veinte años, olvídense de tener un presidente anárquico libertario. Por eso se dio la triple carambola y todo estaba podrido, y ahora soy el primer presidente anarquista libertario de la historia de la humanidad, dijo Milei cuando promediaba su exposición.

Y añadió: “Soy una suerte de cisne negro. En la Argentina hemos madurado, y hemos entendido que las soluciones fáciles no dan resultado. Y por ende pareciera que hemos aprendido que el único camino es el camino de la libertad. Porque si avanzamos la libertad, vamos a tener un futuro muchísimo mejor. Y si vamos con las ideas del colectivismo, vamos a terminar siendo una villa miseria".

Teorías contrapuestas

La defensa del presidente respecto a Smith, la Escuela Austríaca y la teoría de los Rendimientos Crecientes contrastó con su fuerte cuestionamiento a las ideas de Antonio Gramsci y al papel del Estado frente a las asimetrías que plantea el sistema capitalista.

El presidente consideró que la participación del Estado en la economía achica los márgenes de libertad y, en definitiva, las sociedades se vuelven más pobres y más decadentes. “Cuanto más se corre el Estado, mejor”, sintetizó Milei.

En este contexto, el jefe de Estado concluyó que la mirada ideológica del pensador comunista italiano afectó el desarrollo económico y social del país. “Argentina es un ejemplo: nosotros somos las víctimas de Gramsci”, opinó Milei ante un auditorio que se mantenía en silencio.

Al concluir el análisis de la obra política de Gramsci, Milei consideró que sus ideas se anclaron en la creación del Foro de San Pablo, un cónclave de partidos de izquierda y centro izquierda que dieron andamiaje ideológico a líderes como Lula da Silva, Hugo Chávez, Evo Morales, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández, Gustavo Petro y Pedro Sánchez, entre otros exponentes de corrientes socialistas contemporáneas.

 

Temas:

Javier Milei

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar