16 de mayo 2024 - 11:10hs

Los pasillos de las sedes sindicales muestran un trajín poco habitual. Las reuniones de delegados se multiplican y las consultas a los abogados que trabajan con los gremios son moneda corriente. Las suspensiones y los despidos se multiplican y ponen en marcha los engranajes de los sindicatos y la CGT que preparan una nueva movilización.

Los dirigentes sindicales aseguran que no hay posibilidad de tender puentes con el Gobierno mientras los datos muestren destrucción de empleo y caída en la actividad económica. Papeles en manos, algunos de los integrantes de la mesa chica de la CGT sostienen que se perdieron más de 60 mil puestos de trabajo registrado desde que asumió Javier Milei, solo teniendo en cuenta los datos oficiales del SIPA hasta febrero y que si en el cálculo se computa el mes de marzo el número asciende a 100 mil.

Los argumentos para seguir con “un plan de lucha” se repiten puertas adentro de cada gremio, no importa si es Ladrilleros, UOCRA, Turismo o Textiles. “Las fábricas, las obras, las sedes de los gremios, los lugares de laburo, son un hervidero”, aseguró uno de los hombres que se sienta en las reuniones de la mesa chica de la CGT y advirtió sobre la necesidad de hacer una nueva movilización.

Más noticias

La CGT y los conflictos por despidos y suspensiones

Desde la CGT aseguran que salir a la calle es un mandato de “las bases”. Según los referentes sindicales son los delegados los que fogonean puertas adentro de cada gremio la permanencia en la calle. Tanto durante el Gobierno de Macri, como el Gobierno de Alberto Fernández, desde la central obrera se optó por dar las batallas de forma sectorial sin involucrar a la entidad que agrupa a todos los gremios, hoy la situación es otra. La crisis es más profunda, atraviesa a más sectores y desde la secretaria de Trabajo no hay respuestas.

El dato de la caída de la capacidad industrial parece darle la razón a la CGT. La capacidad ociosa llega casi al 50% y se mantiene sobre una pendiente pronunciada desde la asunción de Milei. En ese marco, las suspensiones y despidos son moneda corriente.

Los referentes de la CGT destacan las políticas anticiclicas puestas en marcha por algunos gobernadores en la Patagonia, en Córdoba y en Santa Fe, pero también sostienen que no alcanza.

Movilización contra la ley bases

Las miradas divergentes forman parte de la vida de la CGT. Eso no cambia más allá de la dimensión de la crisis. El panorama interno de la CGT es el mismo. Allí conviven duros con dialoguista. En ese marco, Pablo Moyano y Sergio Palazzo, referentes de la parte más combativa de la central obrera ya tomaron la decisión de que sus gremios movilicen el día que se trate la ley bases en el Senado. Lo harán juntos a las dos CTA, el peronismo bonaerense y los movimientos sociales.

1713303385999.webp
Pablo Moyano, titular de Camioneros
Pablo Moyano, titular de Camioneros

En tanto, desde el sector menos beligerante, encabezado por Héctor Daer, creen que lo mejor es esperar y ver que es lo que pasa con la ley bases en el Senado.

La demora en la llegada de la ley bases al recinto le dará tiempo a la CGT a concretar una reunión de mesa chica que le permite ordenar el frente interno, algo difícil pero no imposible.

Temas:

CGT Macri Alberto Fernández Milei Javier Milei

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos