14 de junio 2024 - 15:24hs

Esta semana, la Superintendencia de Planeamiento y Operaciones de la Policía Bonaerense llevó a cabo 14 allanamientos en La Plata y el conurbano bonaerense, tras detectar una posible traición interna. Semanas atrás, una auditoría de la fuerza provincial reveló la desaparición de municiones en la escuela Juan Vucetich de Berazategui, así como en la escuela Juan Dantas en Pereyra y en los centros de formación de Lomas de Zamora, Quilmes y Avellaneda. Estas balas, destinadas a prácticas de tiro, habrían sido robadas para su reventa.

La denuncia inicial ante la Justicia apuntó rápidamente a cuatro instructores de tiro civiles y a un capitán de policía, instructor en la Vucetich, sospechados de vender balas producidas por Fabricaciones Militares. La investigación descubrió un esquema de relleno y reciclaje de vainas, una práctica común en el país. La ruta de estas municiones podía terminar tanto en el tiro deportivo como en manos delictivas.

El principal sospechoso, un instructor de 50 años de la Juan Vucetich y residente en La Plata, fue acusado de “comercializar munición extraída de depósitos judiciales, tanto en cajas rojas y blancas de Fabricaciones Militares como rezagos de municiones puestas en desuso por su antigüedad”.

La investigación y los allanamientos

La redada de esta semana resultó en cinco arrestos y el secuestro de 88 armas cortas, 100 armas largas, 8 mil municiones, 47 kilos de proyectiles, 10 kilos de perdigones, 3 kilos de fulminantes, 10 kilos de pólvora y 8 máquinas de fabricación de proyectiles.

En uno de los domicilios allanados, ubicado en la calle Zárate Villa Lynch, en San Martín, se descubrió una fábrica clandestina de balas. Según una fuente del caso, “se fabricaba directamente el plomo, tanto encamisado como desnudo, de proyectiles de diferentes calibres”. Los operadores del lugar utilizaban un horno con gas clandestino para derretir metales comprados a chatarreros, como aluminio y bronce, para convertirlos en materia prima para los proyectiles. El lugar fue clausurado.

image.png

En la casa del instructor platense se encontró munición de FAL. Otro instructor, expulsado de una institución por vender vainas recargadas, fue detenido con cuatro escopetas, cinco rifles, 18 pistolas, cinco revólveres, una máquina de recarga y seis kilos de pólvora.

El tercer allanamiento en La Plata se realizó en la casa de un hombre de 52 años, empleado de la Jefatura de Gabinete de Ministros bonaerense y conocido en el circuito del tiro. Según la investigación, es “uno de los vendedores de munición de recarga no comercial”, acusado de realizar “compras desmesuradas de material” para reciclar balas. En su casa se encontraron 18 kilos de vainas, seis kilos de plomo, varios kilos de proyectiles, pólvora y dos máquinas de recarga.

Además, se allanaron depósitos de armerías y locales de venta en Chacarita, Lanús y Villa Luzuriaga, resultando en la confiscación de casi dos mil pistolas, revólveres y rifles, ahora bajo custodia de la Justicia provincial. La causa está a cargo del Juzgado N°4 de Quilmes y la UFI N°1 de Berazategui, con el fiscal Daniel Ichazo. También se inspeccionaron las escuelas de la Bonaerense donde se registraron los faltantes de municiones.

Temas:

contrabando allanamientos La Plata munición Policía Bonaerense

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos