20 de mayo 2024 - 8:34hs

La Sala F de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil revocó el fallo de primera instancia que rechazaba la demanda y condenó a la periodista Agustina Kämpfer a pagarle $330.000 en concepto de daño moral al economista Martín Redrado por los daños y perjuicios ocasionados por sus dichos en un programa radial.

Redrado demandó a Kämpfer por sus dichos en el programa radial “Agarrate Catalina”, en el que sostuvo que “un varón” habría pedido su despido en el año 2010, para luego finalizar con el nombre de Martin Redrado como responsable de la situación. Dicho suceso se dio el 9 de marzo de 2019, un día después del 8M.

En primera instancia no se había dado lugar a la pretensión del ex presidente del Banco Central, que señaló que la frase "a pedido de un varón" configuraba una grave injuria, haciendo hincapié en la perspectiva de género.

Sin embargo, los integrantes de la Sala F de la Cámara, Claudio Ramos Feijoo y Gabriela M. Scolarici, señalan que existe una falta de relación entre la sentencia recurrida y la contestación de demanda, debido a que cuando tomó intervención, Kämpfer dejó muy en claro que no se trataba de un tema de género, dado que solamente uso la palabra varón con fines descriptivos.

Sumado a ello, se agrega que se reconoce en sus dichos una ofensa al honor de Redrado, al imputarle públicamente un “hecho” discriminatorio que no fue acreditado, además que señalar que “hace al ‘sentido común’, es decir ese conocimiento vulgar, que por pertenecer a la naturaleza de los hombres es igual en todos ellos (…) que ser señalado como un 'varón' al menos autor ideológico de un despido discriminatorio, no resulta, en los tiempos que corren y esperemos que así continúe; un estándar apreciado”.

A continuación se pone de manifiesto que “el ejercicio del derecho de expresión no puede extenderse en detrimento de la necesaria armonía con los restantes derechos constitucionales, entre los que se encuentra el de integridad y honor de las personas”, concluyendo finalmente que los dichos emanados por la periodista consistieron en hechos y no opiniones, debiendo entonces acompañarlos de un soporte fáctico, lo que en el caso no sucedió, aspecto que resultó fundamental a la hora de decidir.

De esta forma, la Cámara revocó la sentencia de primera instancia y dio lugar a la demanda, fijando la suma de $330.000 más intereses, en carácter de indemnización por daño moral.

En su alegato, Redrado recordó que "no es la primera vez" que Agustina Kämpfer "profiere públicamente injurias" sobre él, "pareciendo a esta altura estar ensañada conmigo vaya uno a saber por qué". Según alegó, Kampfer "pretendió instalar la idea de que yo era capaz de inventar relaciones de pareja ficticias para engañar sobre mi verdadera sexualidad. La injuria, en aquél caso fue acusarme de ser capaz de engañar con parejas falsas mas no lo referido a mi sexualidad, lo cual, además, tampoco es real, todo lo cual se agrava dado mi carácter de persona pública, por lo que su repercusión es aún mucho mayor. Es decir, que se diga que soy homosexual -más allá de ser mentira-, no me injuria ni me agravia en modo alguno, lo que sí lo hace es que se instale públicamente la creencia falsa de que soy capaz de engañar a la comunidad creando una apariencia ficticia para inducir a error sobre mis verdaderas condiciones". En esa demada, Kämpfer se retractó y debió pagarle 50.000 pesos al economista.

Temas:

martín redrado

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos