1 de abril 2024 - 21:37hs

El pasado jueves 28 de marzo se estrenó en la Argentina Como el mar, una película dirigida por Nicolás Gil Lavedra y protagonizada por Zoe Hochbaum y Sofía Gala Castiglione. Zoe, además, es la coguionista y productora de este film rodado en Uruguay que llega precedido de un interesante recorrido internacional que incluyó premios en Iberoamerican Film Festival de Miami y en el Festival Internacional de Punta del Este. Cuenta además con una participación especial de la estrella española Carmen Maura.

A poco de comenzar Como el mar, el espectador es informado del secreto familiar que permaneció oculto durante 17 años: mientras revisa las pertenencias de quien hasta ese momento creyó que era su madre y que acaba de morir, Azul ( Zoe Hochbaum) descubre que Paula (Sofía Gala Castiglione) no es su hermana sino que es en realidad su madre. Ese misterio se resuelve rápido, pero dará lugar a otro misterio: el de las relaciones familiares y los vínculos entre las personas, punto de partida de la película y de un viaje que ambas emprenderán como un modo de barajar y dar de vuelta en una relación atravesada por el dolor y el enojo, pero también el amor, la complicidad, y sobre todo, la enorme ductilidad de los vínculos familiares. 

Sobre la película, la relación entre sus personajes y también sobre el vínculo tan especial que las une en la vida real, charlaron Zoe Hochbaum y Sofía Gala Castiglione en esta entrevista exclusiva para El Observador con Moria Casán, quien, de más está decirlo, es la madre de Sofía y no necesita más presentación.

Moria Casán: esta película habla de vínculos, los personajes principales son dos hermanas, pero luego se va más al vínculo entre madre e hija, ¿cómo transitaron esto desde sus lugares en la película?

Zoe Hochbaum: Nos pasó con mucha naturalidad, Sofi y yo pensamos parecido en esto. Un vínculo en verdad es todo lo que está en el medio, no es la etiqueta ni cómo empieza ni cómo termina, sino todo el proceso. La película es un producto final y todo lo que hace a ese producto es lo del medio, los grises, más que los blancos o los negros.

Moria Casán: ¿Cómo hacés para sacar la culpa y los prejuicios que vienen con todo deseo y con toda relación?

Sofía Gala Castiglione: Qué difícil. Creo que eso es parte del trabajo de la vida, y es interesante porque esta película habla de los vínculos femeninos, además del más estricto entre madre e hija. Y los vínculos entre las mujeres son muy sarpados, muy amplios. Una nunca es la etiqueta de la otra, nunca sos sólamente la amiga, la mamá, la hermana. Nosotras, por ser mujeres en un mundo de hombres, hay algo que nos identifica, nos vuelve compañeras.

Moria: Pero hay una competencia a superar.

Sofía: Sí, pero también es parte de la sociedad y de cómo nos criaron, que nos criaron para pelearnos entre nosotras.

Moria: Para la misoginia nos criaron.

Sofía: Totalmente, como un elemento de poder más del varón, donde si tu novio te engaña con una mina, vas y le pegás a la mina.

Zoe: Tampoco es blanco o negro, no podemos quedarnos sólo en el enojo. Eso está, y no porque una perdone el enojo deja de estar. El perdón también es un arma de doble filo.

Moria: Y la mentira también. En esta película se trata de dos mujeres que necesitan un espacio para sanar, un viaje para recomponer. Y todo a través de una mentira hasta que se van destapando cosas. ¿La mentira es un aliado de un amor, es una contrapartida? ¿Es necesario mentir en función del amor?

Sofía: Creo que los vínculos están estereotipados con estas etiquetas "blanco", "negro", con estas reglas que nos ponemos con los roles, "madre", que viene con una serie de reglas que tenés que acatar y cumplir, o tenés que romper. Si la mentira vale o no para un amor depende del caso y las personas, creo que lo que nos falta es romper los estigmas de estas palabras que vienen con las reglas y empezar a crear nuestras propias reglas con nuestras familias, nuestros amigos. Que todas estas reglas impuestas no nos impidan tener una relación real y vincular.

'Como el mar': razones de un título

Moria: Como el mar, ¿por qué Como el mar?

Zoe: Porque tiene esto que tiene el mar, que fluye, que avanza, es una película que avanza y no se estanca en las emociones puntuales.

Sofía: Y que es peligroso y es protector, y a veces está calmo y a veces está picado.

Zoe: Hubo un día en que estábamos entrando en La pedrera y Sofi, esperando ver el mar, y ella me dijo "es que el mar es el útero del mundo".

Moria: Leí que como fuiste la guionista de la película, elegiste a Sofía como actriz. ¿Qué te unía con ella más allá de su trabajo?

Zoe: Me pasó con Sofi, como se lo he dicho, que le creía, le creía a su mirada. Y no tiene que ver sólamente con ella como actriz. Tiene verdad y es una mujer que es genuina, se vincula con vos por lo que sos. Y desde el día uno me di cuenta de que me estaba mirando a mí. Y no es normal, porque en general cuando te miran a vos y a tu familia, los prejuicios, toda una serie de cosas. Y ella en ningún momento me juzgó ni por mi edad, ni por nada, al contario. Y ella se animó y confió en este proyecto, como le pasó también a [la actriz española] Carmen [Maura].

Moria: Carmen me dijo que confió en vos.

Zoe: Y es lo lindo de esta cosa intergeneracional, de que construimos así, no separados por generaciones sino todos juntos, necesitamos trabajar en conjunto. El cine es una comunidad, es algo plural, colectivo. Y una de las cosas que me preocupan de mi generación es la singularidad. Estamos todos muy singulares y me parece que debería ser al contrario, las nuevas voces tenemos que ser más...

Moria: Ser un rainbow, un arco iris.

Zoe: Exacto. Si somos singulares y nos centramos en nuestro propio camino, nuestra única pantallita, estamos más solos. Y la vida no existe en soledad, somos una comunidad. Por eso esto del cine, de un grupo de personas que se sienta a ver una misma pantalla es combatir un poco esa singularidad.

Sofía: Creo que es un mal de esta época la idea de salvarse solo, desde el celular con el que podés crear quién sos, y después no ves a nadie porque quien sos en realidad no coincide con tu perfil de Instagram, "probé esto", "comí lo otro". 

Zoe: Y volviendo a esto que me preguntabas de Sofi, si debajo de todo eso no hay algo real, alguien real de carne y hueso, que se autoperciba real, entonces en verdad no existe y no atraviesa la pantalla.

Sofía: Y sin embargo hay cada vez más de eso y menos de lo otro. 

Moria: Algo que me gusta de este film es que es genuino, despojado. Es genuino desde las emociones y los sentimientos. En cuanto a tu sensibilidad, Zoe, ¿hay que trabajar en este mundo con una sensibilidad refinada, poder plasmarla, cómo te llevó a eso en cuanto a tus sentimientos, tu responsabilidad? Porque acá sos la guionista y protagonista de un film que se ha hecho, se lanzó, ganó premios. ¿Qué te pasa a vos con toda esta tarea, esta carga?

Zoe: Estoy muy vulnerable, y creo que en eso Sofi fue la mejor compañera porque todo el tiempo entendió esa vulnerabilidad. Ver la luz y la oscuridad, uno necesita de las dos cosas. Y soy feliz y no lo puedo creer, pero a la vez hacer películas (y como productora) me apareció este sentimiento nuevo de la responsabilidad. Y no sólo la de esta película en particular, sino la responsabilidad más amplia de hacer cine. Hay que hacer cine, creo que es una resistencia y siento que tengo un lugar privilegiado para poder hacer realidad los sueños. Soy muy consciente de eso, y por esa también la elegí a Sofi, porque no se trata de hacer películas por el mero hecho de hacerlas, sino que se trata de hacer películas con verdad. Ése es mi deseo y mi aporte a la cultura en este momento tan delicado para la cultura. Depende de nosotros.

Sofía: Creo que ésa es la verdadera resistencia para nosotros, los artistas. Más allá de los palos en la rueda que se puedan poner, aun no teniendo muchos recursos se pueden hacer cosas. No hace falta tener atrás a la súper productora, la súper cámara. El arte es antes que nada creación, más allá de los recursos.

Moria junto a Zoe Hochbaum, actriz, guionista y productora del film 'Como el mar'

 

Moria: Volviendo un poco a Como el mar, hay un momento en el que Azul, el personaje que interpreta Zoe, descubre que su hermana no es su hermana. ¿Qué te pasaría a vos con algo así?

Zoe: ¡Me volvería loca! Eso lo trabajamos mucho con Nico [Gil Lavedra, el director], que Azul no haga lo que haría Zoe, porque yo rompería todo, me enojaría mucho. De hecho, con Azul aprendí mucho a cómo reaccionar a algo terrible, pero a veces el enojo te enceguece, se apodera de vos y aparece otra cosa. Pienso en peleas que he tenido con mis padres y te hacen olvidar que son las personas que más amás, y de pronto son como demonios.

Sofía: Y hasta te olvidás de que son personas, además de que son tus padres. Es muy difícil desde un lugar de hija venir a este mundo de reglas establecidas, donde tus padres son como los amos y señores de las verdades. Y a partir de la adolescencia, cuando vas entendiendo que tus padres son personas (y ni te cuento cuando llegás a ser madre), pero desde tu lugar de hijo entendés que tus padres tienen una responsabilidad para con vos.

Moria: Y en la adolescencia es donde más te enojás, es una época de desprecio total.

Sofía: Porque la adolescencia es el momento de crear tu propio punto de vista, y para crearlo hay que "matar" el punto de vista de los padres.

Zoe: Es cuando te das cuenta de que podés elegir, para mí ése es el momento de mayor crecimiento, cuando empezás a dejar la adolescencia y sabés que podés elegir. Esta película tiene mucho de eso también, la elección de ellas dos. Hay una frase que siempre le digo a mi mamá que es "te amo, pero no porque seas mi mamá sino porque te elijo como persona". Y ahora siempre nos decimos en chiste en lugar de "te amo", "te elijo". Una tontería de madre e hija, pero elegir es algo muy poderoso. Lo que les pasa a estos dos personajes es que eligen a pesar de todo, de las miserias, de todo lo que les pasó. Y en nuestro caso, nosotras dos nos hemos elegido, yo la elegí a ella para este proyecto y ella a mí. Y las dos elegimos esta comunidad para este proyecto.

Razones para ir al cine

Moria: ¿Por qué creen que el público debería ver esta película? ¿Para apoyar a la industria, al cine argentino, para ver tres actrices, un director, un equipo de gente? ¿Cuál es la esencia de la película?

Zoe: Creo que la película tiene de interesante esto que decíamos de lo intergeneracional, tres mujeres, dos personajes que tienen el mismo viaje, van al pasado para ver lo que les pasa. Y la película no se centra en el enojo, en la solemnidad de la tragedia. Son dos personajes que no están juzgando, aceptan la mentira, aprenden a convivir con eso que les sucedió y en lugar de anclarse en el enojo y separarse, prefieren avanzar, aceptan la realidad.

Sofía: Creo que me interesa mucho cómo trata el vínculo entre las mujeres y cómo difumina las etiquetas de los paradigmas binarios de la sociedad. Porque la vida real es así, difusa, llena de grises, las relaciones amorosas también lo son. En la vida los vínculos no son las etiquetas, y en el universo femenino, mucho más. 

Moria: El universo femenino además tiene ese plus, ese bonus track de la posibilidad de la procreación, más allá de que una mujer puede sentirse realizada más allá de que sea madre o no.

Sofía: Esa posibilidad se convierte muchas veces en un mandato.

Moria: Sí, uno que te lo ponen los demás, un mandato cultural, religioso, social.

Sofía: De eso habla esta película, por eso no se juzga a este personaje que en un momento tiene una hija que no quiere tener.

Zoe: Y que su hija y su hermana la puedan entender, no odiarla, poder decirle "vos no querías esto, y aun no queriéndolo mirá todo el amor que me diste, mirá cómo me cuidaste".

Moria: ¿Y qué pasa con el hombre en la película?

Zoe: Es que lo que importa son ellas, lo que importa es la persona que tenés al lado, todos los días, todo el tiempo.

Sofía: Y creo que es algo social, en donde el hombre tiene una relación distante con la paternidad, porque hay un punto en el que la mujer no puede zafar de la maternidad.

Zoe: Y además es una búsqueda de la identidad. Ella termina entendiendo su propia identidad a partir de entender que la que importaba no era la que no estaba, sino la que sí estaba.

 

Temas:

Zoe Hochbaum Moria Casán Sofia Gala

Las más leídas

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos