29 de mayo 2024
21 de julio 2023 - 10:09hs

Exmilitante del Partido Popular (PP) con el que ocupó varios cargos en el País Vasco, Santiago Abascal colocó al partido de ultraderecha Vox en el juego grande de la política española y ofrece ahora la mano a Alberto Núñez Feijóo para integrarse a un eventual gobierno liderado por el dirigente gallego, si los vaticinios de las encuestas se confirman en las urnas el domingo.

Con un discurso de campaña en el que reivindica "lo que importa a los españoles" y menciona "familia, industria, campo, seguridad, libertad y fronteras", el liderazgo de Abascal consiguió en los últimos años despertar a la extrema derecha española, convirtiendo a Vox en una agrupación relevante en el tablero político.

Como tercera fuerza en el Congreso desde 2019, Abascal busca repetir a nivel nacional los acuerdos que permitieron formar gobiernos de coalición con el PP en más de un centenar de municipios y comunidades como la Valenciana, Extremadura o Baleares tras las elecciones del 28 de mayo, para así "salvar a España de la catástrofe" que significa a su juicio el gobierno encabezado por Pedro Sánchez desde 2018.

Nacido en Bilbao hace 47 años y criado en Amurrio, un pueblo del que su abuelo fue alcalde durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), Abascal estudió Sociología en la Universidad de Deusto, y a los 18 años colaboraba con medios como la Cadena COPE, el Grupo Intereconomía y diarios como ABC o La Razón, según su cuenta de Linkedin.

La política atravesó su vida familiar ya que su padre fue concejal por el PP y Abascal suele contar que escapó de tres intentos de asesinato por ETA. 

En 1999 fue elegido concejal del PP del Ayuntamiento de Llodio, para luego presidir durante cinco años Nuevas Generaciones del Partido Popular en el País Vasco. En 2003 se convirtió en procurador del PP en las Juntas Generales de Álava y fue diputado en el Parlamento del País Vasco un par de años más tarde, representando al PP en Álava.

Luego fue designado Secretario de Educación del PP en esa región hasta 2013 cuando Esperanza Aguirre le nombró director de la Agencia de Protección de Datos de Madrid

A finales de ese año fundó Vox, acusando a su antigua formación, a la que llegó a referirse como "derechita cobarde", de ser demasiado blanda, y comenzó a perfilar su liderazgo con discursos populistas en los que defiende la unidad del país frente a los independentistas catalanes o vascos, de los españoles ante los migrantes, de los hombres frente a las feministas o de los agricultores frente a los ecologistas.

Poco a poco fue dejando atrás en redes sociales sus fotos de campañas anteriores en las que aparecía montando a caballo o con un fondo musical del "Señor de los Anillos", preparado para "reconquistar" España, por imágenes que lo muestran junto a la gente o con su familia. Es padre de cuatro hijos de dos matrimonios. 

Habitué de las polémicas, su partido causó revuelo en muchos sectores por negar que exista la violencia de género o machista, o incluso negarse a colocar la bandera LGBTQI+ en edificios públicos de municipios o regiones en los que comparte el poder con el PP, durante el mes del Orgullo (junio) en medio de la campaña electoral. 

Otro pilar de sus discursos son las acusaciones a la izquierda de buscar "dividir" a los españoles por su reivindicación de las víctimas del franquismo, además de acusar a Sánchez de haber "profanado" la tumba de Franco, exhumado en 2019 de su mausoleo en el Valle de los Caídos para trasladar sus restos a una cripta familiar en un cementerio de Madrid. 

 

 

 

 

Temas:

elecciones españa Santiago Abascal vox

Más noticias

Más noticias