16 de mayo 2024
1 de abril 2024 - 0:17hs

El Atlético de Madrid de Diego Simeone no ha ganado ninguno de sus cuatro últimos duelos contra Marcelino García Toral, cuyo Villarreal, invicto nueve jornadas y ganador de las últimas cuatro, mide el lunes el carácter y la capacidad del grupo rojiblanco en un momento complejo, fuera de su zona de la Liga de Campeones.

El último precedente entre ambos técnicos fue un 2-0 para el Athletic de Marcelino, el 30 de abril de 2022; el anterior, en la Supercopa de España, también fue una derrota del Atlético por 2-1, el 13 de enero de 2022; el anterior, un 0-0 en el Metropolitano, el 18 de septiembre de 2021; y el anterior, un 2-1 para el entrenador asturiano en San Mamés.

Los 15 duelos entre ambos preparadores se resumen en cinco victorias de cada uno y cinco empates, con un único triunfo para Simeone en los siete más recientes, antes de su reencuentro en el estadio de la Cerámica. Allí, el Atlético encadena cinco visitas sin perder, pero sólo ganó en una. Es más, de sus ocho desplazamientos allí sólo venció en uno.

Más noticias

Y el Atlético necesita ganar. Su quinta posición, fuera de las cuatro primeras plazas que marca como objetivo mínimo e indispensable la directiva cada inicio de curso, dispara la urgencia, la presión y la exigencia para este lunes, a raíz de la derrota con la que se fue al parón internacional, el 0-3 frente al Barcelona, que lo ha relegado a competir por ser cuarto.

No está al límite. Queda tiempo. Pero el margen de error se reduce ya a la mínima expresión. Y, sobre todo, con las sombras que aparecen cada vez que sale lejos del Metropolitano, cuando se expone a un daño casi constante últimamente como visitante: sólo ha sumado cinco de los últimos 27 puntos fuera de casa en LaLiga, con seis derrotas en nueve choques.

Entre todas las competiciones, son seis partidos seguidos a domicilio sin una sola victoria. Perdió cuatro y empató otros dos. También son tan solo tres victorias en sus últimas 15 visitas entre todos los torneos. Lugo, Granada y Rotterdam son las únicas excepciones.

Ya sea en casa o fuera, su apoteosis contra el Inter rumbo a los cuartos de final de la Liga de Campeones, cuando remontó un 1-0, se impuso por 2-1 y ganó en los penaltis a uno de los equipos más en forma de Europa, disimula una secuencia alarmante: tres triunfos en sus últimos once encuentros oficiales; los tres al calor de su público.

Hay un bajón individual y generalizado. También, quizá por extensión, colectivo. Jugador por jugador, salvo contadas excepciones, muchos están por debajo de su mejor nivel. El equipo se ha caído salvo momentos puntuales como el Inter, el primer tiempo frente al Betis o la goleada a Las Palmas. Las derrotas 2-0 en Cádiz, 3-0 en Bilbao y 1-0 en Sevilla o el empate 2-2 en Almería, contra el último de la clasificación, son una advertencia en ese sentido.

Simeone ya dispone de Antoine Griezmann y José María Giménez, directos al once. El francés, su figura, ya repuesto de las molestias en el tobillo derecho que causaron su reaparición rápida contra el Inter, formará en el ataque. El uruguayo, baja los últimos seis choques y diez de los doce más recientes, retornará a la defensa, al lado de Axel Witsel, cuya campaña es imponente, y Reinildo Mandava, que suplirá la lesión de Mario Hermoso.

En el centro del campo son fijos Koke Resurrección, recién renovado por un año, y Pablo Barrios, mientras Simeone maneja variantes en algunas plazas de su alineación y alternativas para sustituir a Rodrigo de Paul, sancionado.

En principio, ahí jugará Samuel Lino, con Marcos Llorente como carrilero derecho y con Rodrigo Riquelme por la banda izquierda. César Azpilicueta, otra opción para el costado diestro para incluir a Llorente en el medio campo, es seria duda por una sobrecarga, mientras que Nahuel Molina es baja por su expulsión contra el Barcelona.

En el ataque, al lado de Griezmann, apunta al once Memphis Depay. Su dimensión en el Atlético ha crecido en sus últimas apariciones, sobre todo contra el Inter. Simeone ha probado más con él que con Morata en esta semana, con lo que se presupone que jugará desde el principio. Sólo ha partido de inicio en cuatro de los últimos 11 choques oficiales.

Enfrente, el Villarreal está en el mejor momento de la temporada y con el punto de mira ya en la zona europea, dentro de una racha de nueve partidos sin perder y cuatro victorias seguidas.

En el capítulo de ausencias, en el Villarreal siguen fuera los lesionados de larga duración Yeremy Pino y Dennis Suárez, así como Ramón Terrats y Juan Foyth, quienes, a pesar de haberse entrenado toda la semana con el equipo, no entran en la convocatoria, en la que también es baja el central Eric Bailly.

El gran problema para Marcelino reside en los laterales, ya que a la baja por lesión de Foyth, se suma la de los sancionados Kiko Femenía y Alberto Moreno, por lo que el técnico tendrá que reinventar esas demarcaciones, aunque el regreso de Alfonso Pedraza puede aliviar al equipo en esa posición.

Además de la vuelta de Pedraza, también regresa el central Raúl Albiol, tras haber estado de baja ambos las últimas semanas por problemas físicos. EFE

Temas:

España Cholo Simeone Atlético de Madrid

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias