16 de mayo 2024
21 de abril 2024 - 0:34hs

Eliminado el martes el Atlético de Madrid de la Liga de Campeones, Diego Simeone encara su enésima revalida, tan constante en los últimos tiempos, enfrentado en Mendizorroza al Alavés, a su hijo Giuliano y a la peor versión visitante de su propio equipo, mientras surge la ocasión de alejar al Athletic a seis puntos.

El 1-1 ante el Granada del conjunto bilbaíno, al que recibirá la próxima semana en el Cívitas Metropolitano, ofrece de repente un beneficio mucho más grande del que se presuponía en esta jornada, siempre que sea capaz de vencer en Vitoria para reafirmar su cuarta plaza, agrandar su ventaja y sentirse más cerca de su objetivo ya único.

Más noticias

Necesita ganar en Vitoria… contra Giuliano Simeone. Cedido por el Atlético, ya recuperado de la grave lesión sufrida el pasado verano, será un duelo padre contra hijo, un momento muy especial en Mendizorroza, aunque el delantero apunta a la suplencia para recibir al equipo madrileño, al bloque de Simeone, que compite de nuevo contra las dudas.

Es una incógnita este Atlético. Nada fiable. Diez derrotas en sus últimos 16 salidas en competiciones oficiales, con apenas tres triunfos; tres partidos perdidos en sus últimos cuatro desplazamientos o cinco en los siete más recientes remarcan la montaña rusa por la que se mueve: imponente en casa, con 43 de 48 puntos; decepcionante fuera, con 18 de 45.

Nunca antes el Atlético de Simeone había sufrido más derrotas, 11, que victorias, 7, como visitante. Tampoco encajaba tantos goles. Ni menos aún transmitía tal sensación vulnerable e imprevisible.

Rebajada su pegada arriba (Griezmann ha marcado tres goles en los últimos 14 choques y Morata encadena siete sin batir la portería rival, con solo un tanto en sus últimos 16 duelos, cuando antes de todo eso contaban 27 goles entre los dos este ejercicio), nada disimula la desfiguración defensiva de los rojiblancos.

La insistente contundencia de la que habla Simeone es una explicación incompleta del rendimiento visitante de su equipo, que ni domina ni remata ni presiona ni resuelve ni se defiende como lo hace en su territorio. Dortmund fue una más de tantas esta campaña, agrandada por el nivel del adversario, el escenario y la competición, pero ni más ni menos que lo que había pasado en Cádiz, en Bilbao, en Sevilla, en Las Palmas o en Barcelona.

Su reacción visitante sigue pendiente, por más que el triunfo por 1-2 en Villarreal fuera un paréntesis reciente entre tanto desconsuelo lejos del Metropolitano. El 1-3 en Copa en Lugo y el 0-1 al Granada completan los únicos tres éxitos del Atlético a domicilio desde el 3 de diciembre hasta ahora. Casi cinco meses han pasado desde entonces, mientras insiste en la tercera plaza del Girona y protege la cuarta de la persecución del Athletic.

Enfrente, el Alavés suma tres derrotas consecutivas y, aunque las sensaciones no han sido malas en el último mes, el reciente encuentro en Granada disparó alguna alarma (2-0).

A pesar de todo, la afición albiazul confía en su equipo y estará a su lado una jornada más en la que el coliseo vitoriano rozará el lleno. Con una victoria en las últimas nueve jornadas, el debe de los babazorros es el gol. Solo ha metido uno en los últimos cinco partidos y necesita generar más ocasiones para sellar una permanencia que cada vez está más cerca.

Luis García Plaza contará con toda la plantilla disponible y posiblemente regresará a un once más reconocible después de los cambios que realizó en la última jornada. Jon Guridi y Abdel Abqar podrían regresar al equipo titular en el que podría entrar Carlos Benavídez en el centro del campo.

En el Atlético, de la derrota en Dortmund al partido en Vitoria Simeone se plantea cuatro cambios: Stefan Savic entrará como central derecho por Axel Witsel; Samuel Lino, sancionado en Alemania, volverá al carril izquierdo; Ángel Correa formará en ataque en lugar de Morata, en duda por una indisposición, pero que ya apuntaba a suplente en las pruebas tácticas; y Pablo Barrios suplirá la baja por sanción en medio campo de Marcos Llorente.

En el resto de posiciones, Jan Oblak seguirá en la portería; Nahuel Molina permanecerá en el carril derecho; José María Giménez y César Azpilicueta, con Hermoso como probable suplente, jugarán como centrales al lado de Savic; Koke Resurrección y Rodrigo de Paul se mantendrán en el medio campo; y Antoine Griezmann es indiscutible en el ataque, en el que aún es baja Memphis Depay, al igual que Thomas Lemar; ambos por lesión. EFE

Temas:

España Atlético de Madrid Cholo Simeone

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias