30 de mayo 2024
26 de marzo 2024 - 4:00hs

Explorar cómo se forman y almacenan los recuerdos en nuestros compañeros caninos es una fascinación que va más allá de una simple curiosidad. La memoria animal, especialmente los recuerdos de los perros, es un tema que no solo despierta el interés de científicos, sino también de aquellos que comparten su día a día con estos fieles animales. Pero, ¿qué sabemos realmente sobre los procesos que permiten a los perros recordar y aprender de sus experiencias?

Explorar la forma en que los perros almacenan y recuperan sus recuerdos es adentrarse en un universo de misterio y conexión emocional. ¿Cómo las experiencias vividas influyen en sus comportamientos presentes? ¿Son sus recuerdos simples flashes del pasado o intrincadas redes de emociones y aprendizaje?  Conoce qué dicen los expertos sobre esta curiosidad animal.

Cómo funciona la memoria de los perros

La memoria de los perros, según investigadores como Rom Harré y Roger Lamb de la Universidad de Oxford, se define como la capacidad de retener nuevas percepciones o comportamientos adquiridos a lo largo de la vida, distinguiéndose claramente de las conductas innatas.

Más noticias

Unsplash Los perros tienen la capacidad de formar y retener recuerdos, tanto a corto como a largo plazo.

Este proceso implica no solo el aprendizaje de nueva información, sino también su almacenamiento y retención a lo largo del tiempo. Sin embargo, este aprendizaje no es infalible; los perros, al igual que otros animales, pueden olvidar lo aprendido si no se practica regularmente o si es reemplazado por nuevos aprendizajes.

La memoria en los perros se clasifica en tres tipos principales, cada uno con sus características y duración específicas:

  • Memoria de corto plazo: es aquella que se mantiene solo por unos minutos, siendo crucial para tareas inmediatas.
  • Memoria inmediata: permite la retención de información por un breve período, facilitando la ejecución de acciones consecutivas.
  • Memoria de largo plazo: es la que posibilita el recuerdo de información o comportamientos durante meses e incluso más, después de haber sido aprendidos.

Los perros y la capacidad de recordar eventos: por qué son tan importantes el olfato y el oído

El sentido del olfato y del oído no solo son agudos en los perros, sino que desempeñan un papel esencial en su capacidad para formar recuerdos duraderos. El olfato, siendo el sentido más agudo en estos animales, les permite detectar una amplia gama de olores y asociarlos con experiencias pasadas. Esta habilidad les facilita recordar olores específicos relacionados con personas, animales, lugares y eventos.

Unsplash La memoria episódica era considerada una habilidad exclusivamente humana.

  • Por ejemplo, un perro puede retener el olor de una persona después de un largo período de separación y reconocerla de inmediato al volver a encontrarse. Este sentido tan desarrollado no solo les ayuda en la identificación de individuos, sino también en actividades cotidianas como marcar territorio, encontrar comida, detectar enfermedades y seguir rastros.

Por otro lado, el sentido del oído en los perros les otorga una capacidad única para recordar sonidos y asociarlos con diversas situaciones. Gracias a su audición aguda, pueden captar sonidos en un rango mucho más amplio que los humanos, percibiendo frecuencias más altas y sonidos a distancias mayores.

  • Esto les permite reconocer, por ejemplo, el sonido particular de la puerta de entrada y asociarlo con la llegada de su tutor. También son capaces de recordar comandos verbales y asociarlos con acciones específicas, lo que facilita su entrenamiento y comunicación con los humanos.
Temas:

mascotas Animales Perros

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias