Nacional > AUFgate

Fiscal descubrió que Palma omitió información cuando declaró como testigo

Silvia Pérez investiga si el expresidente de la AUF fue víctima de un delito de violencia privada

Tiempo de lectura: -'

31 de agosto de 2018 a las 13:48

José Luis Palma, presidente de Liverpool y uno de los indagados por la Fiscalía en la causa que investiga si hubo delito detrás de la renuncia de Wilmar Valdez a la presidencia de la AUF y a su reelección, deberá explicar este lunes por qué ocultó información cuando declaró como testigo el 9 de agosto, dijo a El Observador la fiscal del caso, Silvia Pérez.

Lea también: Fiscalía citará a Julio Ríos y a Palma como indagados

Según las pericias realizadas al celular de Walter Alcántara -otro de los indagados como sospechoso por forzar la renuncia de Valdez-, el lobista y Palma mantuvieron comunicaciones que no fueron declaradas por el dirigente. "Surgieron otras conversaciones que Palma no las dijo y que nosotros no las conocíamos; por eso no habíamos preguntado por ellas", dijo Pérez. Y tampoco fueron referenciadas por Alcántara en ninguna de las visitas que hizo a la Fiscalía como testigo e indagado.

El expresidente de la AUF abandonó su cargo el 30 de julio y su candidatura para ser reelecto al otro día, luego de que Arturo del Campo y el periodista Julio Ríos -los otro dos indagados en esta investigación-  le informaran cuatro días antes que había casi cinco horas de audios grabados que lo comprometían. Se trataba de conversaciones mantenidas entre él y Alcántara en 2016 sobre al menos tres grandes negocios en torno a la remodelación del Estadio Centenario -que al final no tuvo lugar-, la instalación de las cámaras de reconocimiento facial en 2016 y la renovación de la red lumínica del estadio Franzini. Valdez, según se escucha, insinuó su inclinación a recibir coimas o la posibilidad de que las recibieran otros participantes de los proyectos, como el Ministerio del Interior.

De todos modos, Pérez investiga si el expresidente de la AUF fue víctima de un delito de violencia privada. "Es lo que analizamos desde un primer momento: si hubo (contra Valdez) alguna amenaza física o moral, que lo obligara a asumir determinada conducta", señaló la fiscal.

Ese delito figura en el artículo 288 del Código Penal, y castiga con tres meses de prisión a tres años de penitenciaría. La otra figura delictiva que está en juego es la que introdujo Valdez cuando denunció a Alcántara por extorsión el 7 de agosto, que de acuerdo al artículo 345 de la misma norma se castiga con cuatro a diez años de penitenciaria. Sin embargo, no se trata de la línea principal de investigación ya que es una figura que no introdujo la Fiscalía cuando comenzó a actuar de oficio en el caso. "Hay una diferencia bastante importante entre un delito y otro", dijo la fiscal.

 

Comentarios