Estilo de vida > LUGARES

Golpe al turismo en Cuba

Preocupación en la isla porque las restricciones y advertencias del gobierno estadounidense de Donald Trump afecten los viajes al país

Tiempo de lectura: -'

15 de octubre de 2017 a las 05:00

Los negocios cubanos que apuestan a las visitas de turistas de Estados Unidos han sufrido un duro golpe en los últimos meses después de haber disfrutado un auge de dos años y medio.
Primero, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó en junio mayores restricciones a los viajes a la isla caribeña. Luego, a fines de setiembre, el Departamento de Estado recomendó no viajar tras una serie de ataques a sus diplomáticos en La Habana, que han sufrido misteriosos problemas de salud.

La decisión de Estados Unidos, el martes 3, de expulsar a 15 diplomáticos de la embajada cubana en Washington, como consecuencia de los supuestos "ataques sónicos" contra su personal en La Habana, profundiza el distanciamiento entre ambos gobiernos.

Incluso, fuentes del Departamento de Estado dijeron el sábado 7 que turistas estadounidenses que viajaron a Cuba dicen haber experimentado síntomas similares a los de los misteriosos ataques acústicos que han sufrido al menos 22 diplomáticos estadounidenses en la isla.

Fruto prohibido

Las nuevas regulaciones aún no han sido publicadas, y la advertencia no significa que los estadounidenses no pueden viajar a Cuba. De todos modos, las medidas relegan otra vez a la isla al ámbito de "fruto prohibido" a ser disfrutado bajo propio riesgo.

"Como influyó positivamente cuando se restablecieron las relaciones (Cuba-EEUU), ahora va a ser muy negativo y va a incidir sin dudas", dijo José Enrique Montoto, que renta un apartamento, frecuentemente a visitantes de Estados Unidos, a través de Airbnb. "Están creando un ambiente de inseguridad a los que intentan viajar a Cuba".

Menos del 10 % de los visitantes extranjeros a la isla son estadounidenses, aunque el número de los viajeros de este país se triplicaron a 285 mil el año pasado debido a las nuevas excepciones a la prohibición de viajes tras el histórico acercamiento entre Washington y La Habana bajo el mandato del expresidente Barack Obama.

De acuerdo con estadísticas del gobierno cubano, eso ubicaría los ingresos por estadías de estadounidenses en unos US$ 300 millones.

Una caída este año del turismo sería otro golpe a la economía de Cuba, que ya está lidiando con una caída en los envíos de petróleo barato de su aliado clave Venezuela, menores exportaciones y una crisis de efectivo.

"Estoy preocupada por el impacto que (la advertencia) tendrá en nuestro negocio en 2018 y 2019", dijo Andrea Holbrook, propietaria de Holbrook Travel, con sede en Florida, que organiza tours a más de 30 países.

Los cubanos en el sector de alojamiento turístico dicen que, en lugar de esperar que las relaciones mejoren con Trump, deberían buscar nuevos mercados.

Comentarios