Fútbol > INFORME

Los dueños de la magia en el tiro libre

Los goles de falta en el Campeonato Uruguayo crecieron con respecto al año pasado y tres especialistas se lo cuentan a Referí

Tiempo de lectura: -'

26 de agosto de 2018 a las 05:00

Pararse frente a la barrera, visualizar al arquero, elegir el palo, patear y mandarla a la red. Los goles de tiro libre, una de las situaciones más mágicas y atrapantes del fútbol, y en las que suelen haber verdaderos golazos, han tenido un crecimiento en la actual temporada.

Luego de que el año pasado se diera una curiosa sequía de 32 partidos sin anotar tantos por esa vía entre el Intermedio y el Clausura, este año, el promedio es prácticamente de uno por fecha.

En el Apertura hubo 16 conquistas y en el Intermedio siete. En tanto, el año pasado, en el Apertura hubo 12 goles de tiro libre y en el Intermedio solo cuatro.

Además, en lo que va del Clausura, cinco jornadas, se han anotado cinco. Y se debe tener en cuenta que hay un partido menos en cada una de las etapas de esta temporada por la ausencia de El Tanque Sisley.

Además, este año se han destacado varios rematadores de libres directos. Mauricio Gómez, de Torque, lleva cuatro; Luis Aguiar, de Nacional, tres; Leonardo Fernández, de Fénix, también tres; y David Terans, de Danubio pero ahora transferido a Atlético Mineiro de Brasil, también hizo tres.

En tanto, Cristian Rodríguez, en Peñarol, lleva dos, al igual que Maureen Franco de Cerro y Nicolás Rodríguez de River Plate.

En esta selección de pateadores, influyen mucho las altas y las bajas para el promedio final de cada campeonato. Por ejemplo, Mauricio Gómez el año pasado militó en la Segunda División Profesional con Torque y tras el ascenso, este año afinó la puntería y sumó cuatro tantos.

Por contrapartida, de seguir en Danubio, seguramente Terans, dueño de una gran pegada, sumaría algún tanto más de tiro libre al conteo general de la temporada.

Cómo se desarrolla

Hacer un gol de tiro libre lleva mucho tiempo de entrenamiento y también años de perfeccionamiento ya que por lo general los pateadores suelen desarrollar esa habilidad desde el baby fútbol.

Referí consultó a tres de los artilleros de tiro libre en el actual Clausura y contaron cómo fueron sus inicios en el cobro de faltas.

Mauricio Gómez

"Empecé desde chico", dijo Mauricio Gómez. "Siempre me caractericé por pegarle a la pelota quieta. En juveniles también me encargaba yo. Y así fue. Luego llegué a la Primera de Wanderers, Alfredo Arias me veía en los entrenamientos y él y los compañeros me dieron la confianza para que pateara siempre yo", indicó el jugador que tiene la particularidad de que los 10 goles de su carrera han sido todos de tiro libre.

El lateral de Torque comenzó a patear en el baby de su ciudad natal. "En Artigas, la cancha era chica y estaba acostumbrado a hacer goles de lejos. Le pegaba fuerte de chico y eso influyó. Aparte, éramos todos chiquitos y resaltaba bastante mi tiro, eso me dicen cuando voy por allá", señaló a Referí.

Otro de los que anotó de tiro libre en el Clausura fue Hugo Dorrego, el volante de Rampla Juniors que el pasado fin de semana la colgó en el Olímpico.

Para él, su remate es genético. "Lo heredé de mi padre. Yo no lo vi jugar, pero todos nos dicen que los tres heredamos eso de nuestro padre, porque los tres somos buenos pateadores. Es lo único que tenemos en común, la buena pegada, porque después somos de distinto juego", dijo el mediocampista en referencia a sus dos hermanos también futbolistas, Silvio y Richard. Su padre, Silvio, jugó en Villa Española en la Primera cuando estaba en la C, contó.

"Más allá de lo heredado, después está el entrenamiento del día a día", destacó. "Yo siempre me quedo con la pelota luego de las prácticas, a patear, y siempre se queda algún arquero. En eso no tengo problema", agregó.

Federico Ramos
Federico Ramos
Federico Ramos

Otro de los francotiradores del Clausura es Federico Ramos, de Atenas de San Carlos, que le anotó a River Plate en el Campus. "Jugué hasta los 19 en el interior y ahí sí siempre era el que pateaba. Después, como profesional, ya hay más jugadores y hay que ganarse la confianza", contó a Referí.

Afinando la mira

Los tres pateadores destacaron la importancia de entrenar los remates para estar finos en los partidos. Eso consiste en quedarse luego de las prácticas, meter la barrera móvil en la cancha y patearle a algún arquero.

"Hay que ir practicando para estar los más fino posible", señaló Gómez. "Por suerte en estos partidos se están dando, pero siempre hay que estar entrenando, siempre con la barrera en la práctica después de los entrenamientos, eso te ayuda un montón".

Además, es ahí donde el DT y los compañeros ven cómo le pega. "La confianza te la ganás en los entrenamientos y demostrando en los partidos, porque si le pegás bien en las prácticas y en los partidos no le embocás, tus compañeros te van a decir '¿Para qué querés pegarle?'".

Hugo Dorrego
Hugo Dorrego
Hugo Dorrego

En el Olímpico de Rampla, Dorrego suele quedarse a patear. "En la semana se trabaja mucha pelota quieta, mucho tiro libre, y a mí me gusta perfeccionarlas siempre, tatar de pegarle bien los centros y en los córners, siempre buscar a los compañeros", indicó. "A veces se calientan porque se quieren ir y yo estoy después de las prácticas tirando".

Para Ramos, "es un tema de confianza". "Últimamente en las prácticas venía bien, en la semana ante River había hecho un par de goles en los entrenamientos, agarré confianza y por suerte hice el gol", dijo el jugador de Atenas.

Los secretos

A la hora de patear, cada rematador de tiros libres tiene sus secretos y sus preferencias, ya sea por la distancia o la forma de pegarle a la pelota. "Me gusta pegarle con una manera distinta al resto, que es con el empeine y que la pelota baje. A veces se va por arriba, pero por suerte esta bajó rápido y entró", dijo Dorrego sobre su manera de entrarle al balón y el gol que hizo en el Olímpico.

"Es el estilo que me gusta: con el empeine, fuerte y que baje. Esa es mi forma de pegarle", agregó el volante que el año pasado hizo ocho goles de tiro libre para Cerro Largo.

En la B uno de sus tantos fue ante Atenas en el Campus y desde una distancia muy larga. "Me gusta pegarle fuerte así sea de cerca o de lejos, y no tengo problemas por la dirección. Por esa forma de pegarle, fuerte, puedo hacer la diferencia con otros compañeros y pegarle de más lejos", señaló Dorrego, quien también patea de forma potente las pelotas quietas, lo que ha llevado a que sus compañeros le pidan que le pegue un poco más suave para cabecear mejor.

Para Mauricio Gómez, la distancia ideal para un tiro libre es a unos cuatro metros del área. "Un poco más adelante o más lejos, no tengo problema. Cuando veo que tengo confianza voy y pateo nomás", señaló. Con respecto a la posición frente al arco, le da igual si es a la derecha o a la izquierda. "Mientras sea a la altura del área está bien, pero si es a los costados ya es más para un centro".

El lateral de Torque también indicó que trata de concentrarse cuando va a ejecutar. "Me gusta estar tranquilo cuando voy a patear y que nadie esté arriba".

En tanto, Ramos prefiere que las faltas sean a 10 o 15 metros del área. "Prefiero cerca y medio frontal, pero al estar muy cerca es difícil meterla y que caiga", señaló.

El volante explicó cómo fue su gol a River, en el que contó con un compañero en el amague: "River había armado una barrera muy grande, el derecho pasó justo cuando dio el paso el arquero, generalmente se la juegan antes, y no quedó otra que tirársela al palo de él y fue gol".

Para Ramos "no hay mucho secreto" para patear: ver cómo está armada la barrera, al golero y si se la juega antes. Esas son sus claves.

Dorrego, por su parte, dijo que mira mucho a los arqueros y dónde se paran. "Si me regalan un poco el palo, yo le pateo. No ando con vueltas", expresó.

Algo parecido opina Gómez. "Los miro a los arqueros cuando voy a patear. Y los observo antes de los partidos".

Talento, aprendizaje, mucho entrenamiento, confianza y algún secreto personal, son las claves de los magos del tiro libre.


LAS CIFRAS

24 goles de tiro libre se anotaron en el Apertura (16) y el Intermedio (7) 2018, cifra mayor a la del año pasado en esos mismo torneos, teniendo en cuenta que hay un partido menos por etapa por la sanción que cumple El Tanque Sisley.

16 goles de tiro libre se anotaron el año pasado en el Torneo Apertura (12) y el Torneo Intermedio (4).

LA CANCHA NO IMPORTA PARA LOS TIROS LIBRES

El 7 de agosto en el Parque Suero, Huracán Buceo le ganó 3-0 a Parque del Plata por la Segunda B Nacional y dos de sus goles fueron de tiro libre. Marcos Gómez, de zurda, y Santiago Más, de derecha, anotaron en una cancha con el piso imposible.

En diálogo con Referí, Gómez dijo que dominar el tiro libre es "natural" de cada jugador y que se perfecciona.

Consultado por si es más complicado anotar en una cancha que no esté en las mejores condiciones, señaló: "En un tiro libre, la cancha no influye porque la pelota está quieta. Pero tenés que ver cómo apoyar bien el pie, porque si lo metés en un pozo te torcés el tobillo y le pegás para afuera".

Con Más son los pateadores de Huracán y deciden según el perfil.

A la hora de patear, Gómez dijo que no observa tanto a la barrera. "Miro al golero cómo se para, y según cómo se para, miro la pelota y sé cómo poner el pie para pegarle", señaló.

Embed

En la Segunda División Profesional este año el especialista es el ex Cerro Andrés Ravecca que juega en Deportivo Maldonado.

Los favoritos de Gómez, Dorrego y Ramos:

Pirlo y Ronaldinho

"Me gustaba mucho mirar a Pirlo y Ronaldinho", dijo Mauricio Gómez sobre sus pateadores favoritos, quienes fueron compañeros en Milan. "Me crié mirándolos a ellos y algún día espero llegar a un 2% de lo que le podían pegar ellos", dijo, entre risas, el lateral derecho de Torque.

Recoba, excompañeros

"Me encantaba verlo y aprendí mucho cuando estaba con Recoba en Nacional. Miraba como le pegaba con el empeine. Él siempre me aconsejaba sobre cómo posicionarme ante la pelota o cómo pegarle. Creo que hoy lo estoy poniendo en práctica y por suerte me está saliendo", dijo Dorrego.

Terans y la pegada seca

"Últimamente estaba mirando a David Terans, que creo que le paga muy bien, con una pegada seca muy difícil de imitar", dijo Ramos sobre el exvolante de Danubio, autor de varios goles de tiro libre. "Pero hoy no hay un Recoba o un Bengoechea que sabías que era medio gol cuando pateaban".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...