Opinión > ANÁLISIS / GONZALO FERREIRA

Mujica en su salsa

¿Qué legado va a dejarle el expresidente al MPP?

Tiempo de lectura: -'

07 de julio de 2018 a las 05:00

José Mujica está en su salsa. Empezó a moverse en el terreno que más le gusta: el de la táctica política. La pelota le llegó al pie, impulsada por Danilo Astori. El ministro de Economía quiere ser candidato, pero esperaba un apoyo de Mujica que no llegará. Esta semana el expresidente lo dejó claro en una entrevista con En Perspectiva y dijo que así lo decidieron sus compañeros del MPP.

Mujica no solo paró la pelota, sino que la dominó como mejor sabe.

Lleva varios años replegado. Con una lealtad política que sorprendió a muchos, no solo no trancó al gobierno de Tabaré Vázquez sino que además le dio la llave para solucionar algún problema –como el TLC con Chile– que parecía destinado al fracaso. Pero lo hizo siempre desde la segunda o tercera línea.

Ahora llegan los tiempos que más le gustan: los de pasar al protagonismo. Y ya empezó a operar. Los próximos meses serán para comprar pop y sentarse a ver cómo se mueve.

Es imposible saber de antemano cuáles son sus intereses. Ya demostró en los últimos 20 años que muchas veces simula un interés en particular, pero en realidad su objetivo es otro.

Mujica, antes que presidente, ministro, senador y diputado, fue un guerrillero tupamaro. La capacidad de planificar estrategias políticas es de las cosas que más disfruta. En el medio, muchos pueden quedar malheridos.

Si bien no es posible descifrar aún la estrategia, sí se ven algunas señales. Empezó a tirar (¿y quemar?) nombres de posibles candidatos, dejó entrever que presentará otros nombres. En privado ya le ha dado alas a otros dirigentes para que se tiraran a explorar sus potenciales candidaturas.

Mujica tiene un PhD en quemar nombres: Luis Rosadilla parecía el intendente puesto en 2005; propuso públicamente luego en 2007 a Constanza Moreira y a Gerardo Caetano para la presidencia del Frente Amplio y más cercano en el tiempo le dio alas a Mario Bergara y luego se las cortó.

El tiempo dirá cuál es el objetivo de esta estrategia ya emprendida hacia 2019. Sus compañeros del MPP quieren que sea candidato y así se lo pidieron esta semana. Él dice que no y parece fuerte en esa negativa. Pero con Mujica nunca se sabe.

Lo único cada vez más cierto es que Daniel Martínez, ya sea como postulante único o peleando una interna, va camino a ser candidato.

Y en ese contexto, siguiendo la cabeza de Mujica, hay algo que puede estar detrás de sus objetivos: dejarle algo al Movimiento de Participación Popular (MPP).

La experiencia histórica (y la suya personal) deja claro que a los electores uruguayos no les gusta que un líder les marque el voto. Aun en sus momentos de mayor popularidad, tanto Julio María Sanguinetti, Luis Lacalle Herrera, Vázquez y Mujica intentaron instalar candidaturas y fracasaron con total éxito.

Mujica lo sabe bien porque su esposa Lucía Topolansky perdió las departamentales de 2015 y porque tanto Ernesto Agazzi como Alejandro Sánchez fueron derrotados en elecciones para la presidencia del FA.

Un candidato presidencial no se instala de un día para otro.

La idea de que su legado será el MPP tampoco es muy sólida. Es muy probable que sin Mujica el sector siga existiendo, pero lejos estará de tener la fuerza electoral de hoy. La historia política uruguaya también está llena de ejemplos de eso.

Pero un legado con el que sí puede colaborar es la consolidación de líderes emergentes, que luego se deberán ganar su propio terreno. En cientos de actos políticos repitió, palabras más palabras menos, que el éxito de un líder político está en dejar una generación que lo "supere mil veces".

Mujica, con su capital político de hoy, puede conseguirles muchas cosas para que se abran camino. Una de esas figuras es Yamandú Orsi. Sin ayuda, el intendente de Canelones ya está haciéndose el suyo. Otra figura emergente es Alejandro Sánchez. Un acuerdo político de Mujica con Martínez, por ejemplo, le podría abrir la puerta a Sánchez para la Intendencia de Montevideo.




Comentarios