Fútbol Internacional > Renzo López

Se olvidó el iPad en un tren de Japón y se lo devolvieron al otro día

El ex Nacional se sorprende todos los días en Kioto, por el respeto, el orden y la seguridad

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2018 a las 05:02

Ni siquiera había cumplido la mayoría de edad cuando Renzo López debutó en Nacional. Lo hizo frente a Peñarol, durante un clásico amistoso en enero de 2012. El técnico Marcelo Gallardo lo mandó a la cancha a los 70 minutos en lugar de otro juvenil, Renato César. Rapado y con la camiseta número 13, dos días después sustituyó a Diego Placente en otro amistoso contra Universidad San Martín de Perú. Oficialmente no jugó nunca en los tricolores pero sí lo hizo en Rentistas, Racing, Sud América, Extremadura, Plaza Colonia y desde enero de este año lo hace en Kyoto Sanga de Japón.

Kioto, la ciudad donde vive, se encuentra a dos horas de Tokio en el tren bala. “Es otro mundo. La seguridad, la infraestructura, la organización, la educación de la gente… la verdad que impacta” contó López a Referí una mañana uruguaya, noche japonesa. Hay 10 horas de diferencia con el país asiático.

El futbolista recuerda dos momentos que lo asombraron durante estos meses en el país nipón. “Una vez me olvidé del iPad en el tren bala, donde suben miles de personas. No me di cuenta en ese momento. Recién lo hice al otro día y lo conté en el club. La respuesta que me dieron no me la esperaba: lo tenían en el complejo del club, adentro de una bolsita”. La tableta tenía una foto de perfil del delantero con la remera del equipo. Además, la persona que la encontró se fijó el número de asiento, para saber el nombre. Y la devolvió de inmediato, difícil de imaginar en nuestras tierras charrúas.

En otra oportunidad, “dejé unas monedas en una mesa del cuarto del hotel donde nos habíamos quedado con el equipo. No era nada, ponele que fueran 5 pesos uruguayos. Al otro día había un bolsito en el club que decía mi nombre y adentro estaban las monedas. Yo no lo podía creer. Estoy seguro que le salió más caro el envío que los yenes que me había olvidado”, contó. 

Cuando López llegó a Japón el equipo le proporcionó un apartamento y una camioneta. “Al principio me costó manejar por derecha, todo al revés. Es acostumbrarse, ahora ya me adapté”.

Eso sí, ni se le ocurre conducir después de beber alcohol. “Si te mandás una macana en la calle  marchás. Desde que estoy acá no he visto accidentes, ni autos rotos en la calle, nada. Si serán estrictos con el tránsito que si te agarran conduciendo después de tomar alcohol te multan y si llevás un acompañante también lo multan a él por dejarte manejar así, aunque él no haya tomado nada”.

De todas formas, para trasladarse a distancias largas, es mejor ir en tren. “Es más rápido, re cómodo, con aire acondicionado, limpio. La verdad que es espectacular”, admitió.

Sufrir un robo en Kioto “es imposible” y que alguien insulte también. “Son personas súper educadas”.

Lo que sí le costó es el idioma, pero se revuelve. “Es muy difícil, no me puedo comunicar 100%. Aprendí algunas palabras básicas en la vida diaria, como ‘buenos días’, ‘¿cómo estás?’, palabras sueltas. También palabras que son fundamentales para jugar, como ‘pasala’, ‘tirá el centro’ y algunas otras”.

En el plantel hay dos futbolistas brasileños “que son buena gente” y con los que sale a veces a comer. El otro extranjero es un golero coreano, “que es lo mismo que fuera japonés” dice Renzo y sonríe, ya que con él tampoco tiene mucha comunicación. 

Pero está feliz –y seguro– en su nuevo destino.

Un país que impacta
“Japón es un país diferente, otro mundo. En organización, seguridad, infraestructura. Los complejos de entrenamientos son espectaculares, de primer nivel. Impacta”, dijo López a Referí. Él vive en Kioto que es “una ciudad turística y por eso hay muchos extranjeros. Acá capaz que cobran más impuestos que en Uruguay, pero se nota en infraestructura”. Sus días allá “giran en torno al fútbol. Entrenamiento y descanso. Algún día que tengo libre voy al centro, que queda a media hora de casa, a tomar un café o pasear”. Viajó dos veces a Tokio, pero con el equipo a jugar.

Nacional, La asignatura pendiente
Una de las asignaturas que le quedó pendiente a López fue tener continuidad en el equipo que lo formó. “Ser el 9 titular de Nacional es difícil y por eso, como no iba a tener chance, rescindí el contrato cuando todavía me quedaba un año”, señaló. En Japón “me está yendo bien, el fútbol es muy competitivo. Hay gente de todos lados, son muy profesionales, en la alimentación, el trabajo, el entrenamiento. Las canchas son rápidas”. Por eso, aunque tuvo ofertas para irse a Italia, prefirió quedarse un tiempo más allá, “para crecer como futbolista y después sí, si surge una posibilidad, salir”.

La trayectoria

Nació el 16 de abril de 1994. Se formó en Nacional y luego jugó en Rentistas (2014), Racing (2015-2016), Sud América (2016), Extremadura (2017), Plaza Colonia (2017) y Kyoto Sanga (desde enero 2018).

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...