Nacional > Negociaciones

Sindicatos de la salud descartan que medidas de la Médica Uruguaya reflejen situación del sector

Los trabajadores y médicos aseguran que se trata de un problema puntual de la institución y que 8 de 11 dieron superávit en 2017

Tiempo de lectura: -'

17 de julio de 2018 a las 05:00

El anuncio de la Médica Uruguaya de descontar el 5% de los salarios médicos superiores a $ 100 mil llamó la atención de médicos, funcionarios no médicos, políticos y empresarios del rubro de la salud. La noticia generó la rápida reacción del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) mientras que la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) se declaró en conflicto contra las patronales.

Las empresas negocian permanentemente con el gobierno en la Junta Nacional de Salud (Junasa) por el dinero que reciben (cápita) por parte del Estado por cada usuario afiliado a través del Fondo Nacional de Salud (Fonasa). Sin embargo, esta medida de la Médica Uruguaya no refleja la situación del sector privado de la salud, según dijeron a El Observador desde la FUS y el SMU. El presidente de la Junasa, Arturo Echevarría, prefirió no hacer declaraciones al respecto.

De las 11 instituciones privadas que ofrecen servicio de mutualistas en Montevideo ocho tuvieron resultado superavitario, según los balances cerrados al 30 de setiembre de 2017 y publicados en la página del Ministerio de Salud Pública. Esas empresas reúnen al 87% de los afiliados, según publicó en Twitter el economista y asesor del SMU, Luis Lazarov. "No parece ser una situación problemática", escribió. Las mutualistas del interior han tenido históricamente una situación de mayor estabilidad en comparación con las de Montevideo.

El presidente del Sindicato Médico del Uruguay, Gustavo Grecco, se expresó en el mismo sentido este lunes. "El problema no es estructural en el sistema de salud, sino una expresión puntual de la Médica Uruguaya", dijo en radio El Espectador este lunes. El SMU analizó los balances de todas las instituciones y los resultados operativos, en general, son positivos. "No hay que temer al respecto", dijo.

Por otra parte la Sociedad Anestéstico Quirúrgica (SAQ) rechazó "de plano" este lunes el descuento anunciado por la Médica Uruguaya. Además señaló que solicitó una reunión urgente con las autoridades de la institución el pasado 12 de julio, que fue otorgada para el lunes 23. La asamblea se realizará el 24 para informar de los resultados de esa reunión y resolverán medidas gremiales.

"El salario de los trabajadores nunca puede ser la variable de ajuste de los déficits económicos de las empresas o de la implementación imperfecta del Sistema Nacional Integrado de Salud", expresó la SAQ en un comunicado.

La Médica Uruguaya es la institución privada más importante del país en número de socios (cerca de 300.000) y era la que más aumentaba su cantidad de usuarios cada vez que se abría el corralito mutual en febrero de cada año, explicaron fuentes del SMU.

En el marco del Consejo de Salarios, la Federación Uruguaya de la Salud decidió declararse en conflicto este viernes y decretó un paro parcial para el 26 de julio con concentración en el Obelisco y movilización hasta el Ministerio de Trabajo.

El sindicato reclama que el sector de la salud privada sea considerado como "dinámico" en la negociación en los Consejos de Salario. En los lineamientos establecidos por el Poder Ejecutivo las empresas se dividen en tres grupos: dinámico, medio y en problemas. En la primera reunión del Consejo de Salarios del sector el Ministerio de Economía aseguró que el sector debería ser calificado como "medio", según dijo a El Observador Eolo Méndez, dirigente de FUS. En el próximo encuentro el sindicato planteará sus argumentos a favor de ser declarado como un sector dinámico.

Las empresas plantearon que no tienen recursos propios para financiar ni aumento salariales ni mejoras en las condiciones de trabajo por lo que necesitan un aumento de la cápita para atender los reclamos del sindicato, agregó Méndez.

Los lineamientos del Ejecutivo establecen como punto de partida una suba nominal del salario de 8,5% para los sectores dinámicos, 7,5% para los intermedios y 6,5% para aquellas ramas de actividad en problemas. Para el segundo año esos porcentajes se reducen en medio punto a 8%, 7% y 6% anual nominal, respectivamente.

Elola explicó que sobre la medida puntual de la Médica Uruguaya sobre los salarios médicos no tiene una postura tomada pero se "solidarizan" con el SMU. La FUS reúne a los funcionarios no médicos del sector privado de la salud.

En el Frente Amplio temen que esta situación de la Médica Uruguaya sea utilizada para reclamar un aumento del dinero que las empresas reciben por cada usuario del Fonasa, según dijeron fuentes partidarias.

Diferencias
Entre las instituciones que ofrecen servicios de salud privados existe una diferencia. En Montevideo solo existen cuatro mutualistas (Círculo Católico, Asociación Española, Casa de Galicia y Hospital Evangélico) mientras que las otras que ofrecen estos servicios, entre ellas la Médica Uruguaya, son conocidas como Instituciones de Asistencia Médica Privada de Profesionales (IAMPP).

La principal diferencia es que en las mutualistas tienen elecciones en las que votan todos sus socios y no tienen fines de lucro mientras que las IAMPP son dirigidas por una comisión directiva elegida por los socios accionarios y sí tienen fines de lucro.

Comentarios