16 de mayo 2024
10 de abril 2024 - 15:59hs

El contexto de aumento de la inflación, marcado por incrementos en alimentos, medicamentos y ajustes en rubros regulados como salud privada, educación y tarifas de servicios públicos, está ejerciendo presión sobre los bolsillos de los argentinos, desafiando la capacidad de los hogares para mantener su nivel de consumo. Según datos oficiales, en marzo una familia tipo necesitó un ingreso de $1.157.084 para ser considerada de clase media.

Esto corresponde a un grupo familiar de cuatro personas (dos adultos y dos menores) y se deriva del informe de Líneas de Pobreza y Canastas de Consumo para la Ciudad de Buenos Aires elaborado por la Dirección General de Estadísticas y Censos. Este informe, entre otras cosas, establece los umbrales de indigencia y pobreza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El número representa un aumento del 13,7% en términos nominales con respecto al nivel de ingresos estimado para la clase media en febrero ($1.017.520). Esta variación es ligeramente superior al 13,2% de inflación mensual estimada por el mismo organismo para marzo (y un 285,3% de inflación interanual). En términos absolutos, esto significa que ese mismo grupo familiar necesitó $139.563,95 más en marzo que en febrero para mantener su estatus de clase media.

Más noticias

El caso de un grupo familiar que alquila su vivienda


Sin embargo, el informe considera un grupo familiar propietario de su vivienda, por lo que no incluye el gasto de alquiler. El costo promedio del alquiler mensual de un departamento de tres ambientes en la Ciudad de Buenos Aires fue de $567.747 el mes pasado. Por lo tanto, un grupo familiar que necesita alquilar su vivienda requeriría un ingreso mínimo de $1.724.831 en marzo para ser considerado "clase media".

Otros datos que brindó el informe


Comparado con el año anterior, el aumento en el costo de esta canasta hipotética es del 293,7% (frente a una inflación interanual del 285,3%). En marzo de 2023, el ingreso mínimo para la clase media era de $293.925, lo que significa un aumento de casi $863.159 en un año.

El informe también estableció en $442.239 el umbral de indigencia para ese grupo familiar, un aumento de $39.487 respecto a febrero (9,8%). Asimismo, se fijó en $766.146 el ingreso mínimo en marzo para no ser considerado pobre, un 12% más que en febrero, lo que supuso un aumento de $82.031 en el ingreso mínimo para evitar la pobreza.

Aquellas personas que no alcanzaron al menos $925.668 en marzo fueron incluidas en el segmento de "no pobres" vulnerables, mientras que las que no llegaron a $1.157.085 formaron parte del estrato de "sector medio frágil".

En la parte superior de la pirámide, según la clasificación del ente estadístico porteño, se encuentran los "sectores acomodados", que en marzo englobaron a aquellos grupos familiares que percibieron al menos $3.7 millones.

Temas:

inflación Pobreza

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar