28 de mayo 2024
15 de mayo 2024 - 17:12hs

El dólar libre retomó su tendencia alcista en las últimas horas, después de meses de estabilidad. Entre martes y miércoles, la divisa subió 55 pesos, equivalente a un 5,2 por ciento, alcanzando los $1.100 para la venta, su valor más alto desde el 21 de febrero, casi cuatro meses atrás.

La suba del dólar libre tiene que ver con distintos factores, de los que se pueden destacar tres fundamentales.

La baja de tasas

La suba del dólar libre está relacionada con el reciente recorte de las tasas de referencia del Banco Central, debido a la decidida reducción de la inflación, particularmente la inflación núcleo, que se situó en 6,3% en abril. Tasas más bajas desincentivan las inversiones en pesos y aumentan la liquidez en la demanda de divisas.

Más noticias

La autoridad monetaria redujo las tasas de referencia en cuatro ocasiones en el último mes, una rebaja sin precedentes desde mediados de 2002, durante la crisis post convertibilidad. Desde el 12 de abril, la tasa de política monetaria cayó del 80% nominal anual al 40% actual, lo que implica una tasa efectiva anual del 49% considerando el interés compuesto.

El último REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado) del BCRA proyecta una inflación del 88% para los próximos 12 meses. Según estas estimaciones, la tasa de política monetaria es muy negativa frente a la inflación esperada, lo que podría significar una pérdida real importante al mantenerse invertido en pesos.

Las tasas de plazos fijos ofrecidos por los bancos a sus clientes también descendieron a la zona del 30%, lo que implica una tasa efectiva del 34,5% anual o 3,3% mensual, aún más negativa respecto a la inflación esperada. En este contexto, no es ilógico que muchos pesos colocados a tasas bajas se trasladen a la demanda de divisas.

Un dólar que pierde contra la inflación

El aumento del dólar también se relaciona con su atraso respecto a la inflación. En 2024, el dólar subió 65 pesos o 6,3%, mientras que la inflación fue del 65% en el primer cuatrimestre. Es decir, la reciente tendencia alcista apenas reduce parte de la enorme pérdida de poder adquisitivo del dólar en comparación con otros bienes y servicios.

En una comparación interanual, el dólar “blue” ganó 607 pesos o 125,7% respecto a los $483 del 15 de mayo de 2023, lo que representa una pérdida real del 42% en la plaza informal en un año. También es relevante recordar que el dólar libre registró un récord nominal intradiario de $1.260 el 25 de enero, y hoy se pacta 160 pesos o 12,7% por debajo de ese máximo, mientras la inflación acumulada desde entonces se aproxima al 40%.

Si bien el presidente Javier Milei rechazó la idea de un atraso cambiario, el tipo de cambio oficial también se rezagó frente a la inflación debido a la estrategia de devaluación gradual del 2% mensual. En el segmento mayorista, el precio es de $886 por dólar, con un incremento de 655,30 pesos o 284% en el último año, desde los $230,70 del 15 de mayo de 2023, ligeramente por debajo de la inflación acumulada del 289,4%.

Un informe de GMA Capital subrayó que “es imposible conjeturar acerca de los valores de equilibrio de la competitividad-precio de la economía. Hipotetizar sobre esta cuestión en un marco de fuertes restricciones cuantitativas al acceso de divisas es equivalente a discutir el sexo de los ángeles”.

El informe añadió que “el dilema sobre el crawling peg aparece sobre la mesa con decisiones incómodas: acelerar las microdevaluaciones para no detener la oferta de dólares -al costo de poner en riesgo la dinámica inflacionaria y la imagen del Gobierno- o procrastinar con el crawl al 2% mensual -poniendo en riesgo los logros de reservas y fiscales derivados de una mayor competitividad cambiaria-”.

Más pesos en la economía

La demanda por el dólar libre también se nutre de la liquidez en la economía. El Gobierno se propuso “secar de pesos” la plaza financiera y estabilizar la Base Monetaria, ya que si la cantidad de dinero en la economía deja de crecer, la inflación se frena, junto con las presiones devaluatorias.

En los últimos dos meses, desde mediados de marzo, la Base Monetaria creció en $3,1 billones o 28,7%, desde los $10,8 billones del 12 de marzo a los $13,9 billones del 9 de mayo. La circulación monetaria, principal componente de la base, aumentó en $1,5 billones o 19,2%, desde los 7,8 billones a los 9,3 billones de pesos. Al haber más dinero en la calle, también se amplía la liquidez disponible para la demanda de divisas por los canales alternativos al “cepo” oficial.

Ahora la mejora en las expectativas de inflación, los recortes de tasas y la desregulación de las tasas activas de plazo fijo deberían comenzar a mostrar los signos de una monetización de la economía”, indicó el informe de GMA Capital.

Temas:

Dólar inflación

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar