15 de mayo 2024 - 8:58hs

Después de seis meses, la inflación mensual perforó el dígito en abril y llegó a 8,8%, un dato que el Gobierno de Javier Milei festejó como un gol, destacando que la desaceleración se sustenta en el programa económico “cuyos pilares son el equilibrio fiscal, el saneamiento de la hoja de balance del BCRA y la implementación de medidas de desregulación y reducción de costos para el sector privado”.

Sin contar la suba de tarifas, el alza de los precios muestra una desaceleración notable. Así surge del dato de la inflación núcleo, que se derrumbó de 9,4% en marzo a solo 6,3% en abril y ya es la más baja de los últimos 15 meses. Y todo indica que este mes podría incluso perforar el nivel de 5%. Este indicador refleja la evolución de los precios sin tener en cuenta aquellos precios regulados, como sucede puntualmente con el caso de las tarifas de servicios públicos. También deja afuera algunos componentes estacionales, como sucede con los cambios de temporada en indumentaria.

Cuando se excluye de la medición las últimas subas de electricidad, gas y agua, el índice cae prácticamente 2,5 puntos porcentuales, desde 8,9% al ya mencionado 6,3%. En realidad, la inflación núcleo se mueve mucho más en línea por ejemplo con la evolución del rubro alimentos y bebidas, que en abril creció 6%, es decir muy por debajo de la medición general.

Más noticias

En ese contexto, según un relevamiento del canal de noticias TN, los analistas privados creen que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) estaría debajo del 5% en mayo, acumulando una inflación de entre entre 81% y 87% en el primer semestre. La mala noticia para el Gobierno es que en el segundo semestre la desaceleración en los precios ya no tendría la velocidad que tuvo en el primer semestre del año, que superó algunas de las mejores previsiones que los economistas hicieron a fines de 2023.

“Ya nuestras primeras mediciones para mayo nos están dando una inflación por debajo del 5%, más puntualmente 4,6% aunque todavía es preliminar y queda ver bien qué pasa con prepagas”, afirmó Rocío Bisang, economista de la consultora Eco Go, que lidera Marina dal Poggetto, donde estiman que la inflación acumulará 84% entre enero y junio.

Camilo Tiscornia, socio de C&T Asesores económicos, coincidió en que la falta de aumento en los precios regulados ayudará a ver una baja más pronunciada en la inflación: “Yo creo que en mayo puede llegar a perforar el 5%. Es clave que el Gobierno no va a ajustar los precios de servicios públicos como lo viene haciendo en los últimos meses. Solamente está la suba de los trenes, pero no va a haber nada de gas, agua o electricidad”, le dijo a TN.

La abrupta desaceleración de la inflación podría encontrar un límite en junio

Tras conocerse el dato del Indec, el Gobierno de Javier Milei aseguró que seguirá trabajando para que el proceso de desinflación se profundice en los próximos meses. Sin embargo, para los especialistas que siguen la evolución del nivel de precios, ese camino comenzará a toparse con algunos obstáculos y ya no será tan veloz como en la primera parte del año.

Sucede que los aumentos de tarifas que fueron postergados en algún momento deberán hacerse, sumado a que la recesión, que ayudó a empujar a los precios a la baja, en algún momento del segundo semestre debería empezar a superarse.

“De seguir con el congelamiento de algunas tarifas (aumentos postergados en mayo) y una actividad sin fuertes cambios, la inflación mensual podría tocar un piso a comienzos del segundo semestre, aunque sin perforar significativamente el 5%. En el primer semestre, los precios acumularían una inflación alrededor del 85%, a nivel general”, detalló Florencia Iragui, economista de LCG. Para Iraquí, el ritmo de la devaluación del dólar oficial influirá en el curso de la inflación: “Si ocurre una corrección del tipo de cambio, podría acelerarse la inflación levemente, pero no a los niveles de diciembre de 2023, todo ello sujeto a la magnitud del salto cambiario”.

“Creo que mayo ya podría estar próxima al 5%. Sin embargo, este resultado se explicó en gran parte por la postergación de los aumentos previstos en las tarifas de luz, gas y combustibles, a lo cual hay que sumar la baja de las cuotas de prepagas, que tuvo una incidencia de -0,7 puntos porcentuales sobre la inflación general. Nosotros estamos viendo un poco por encima del 5% y 6% hasta junio, y cerraría el año en 4%”, aseguró Nicolás Alonzo, de OJF, donde prevén que en el primer semestre los precios suban un 85%.

Por su parte, Bruno Bonfanti, economista jefe de Ecolatina, consideró que “será difícil que la inflación siga bajando en los próximos meses al mismo ritmo que evidenció hasta el momento”.

El consultor indicó que esperan que la inflación del primer semestre llegue a 87% y completó: “Pasado el shock inicial, será más desafiante romper la inercia del proceso, máxime cuando a partir de junio comience la indexación de algunos precios regulados y tenga lugar el ajuste de los servicios privados o la carne, que vienen algo rezagados en los últimos meses”.

Temas:

inflación Javier Milei

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos