30 de mayo 2024
11 de abril 2024 - 13:30hs

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo a 70% anual la tasa de política monetaria desde el 80% previo. Esta decisión es consecuencia de la desaceleración inflacionaria y de la decisión del BCRA de mantener los rendimientos de los ahorristas por debajo de la inflación, un día antes de que se conozca la inflación de marzo. Tras esta medida los bancos reducirán la tasa de interés que pagan por plazos fijos, acentuando la licuación de los ahorros.  

Se trata del tercer recorte que lleva adelante la actual conducción del BCRA, a cargo de Santiago Bausili, que bajó de 133 a 100% tras el salto cambiario de 118% del 13 de diciembre, que llevó al dólar oficial a los 800 pesos, y el mes pasado sumó un nuevo recorte a 80%. En ese momento, la autoridad monetaria también desactivó la obligación de los bancos a pagar una tasa de interés mínima por depósitos a plazo fijo, para fomentar la competencia entre las entidades bancarias.

La reducción de la tasa de interés también favorece las cuentas del Central ya que pagará menos interés por los pasivos remunerados, una de las principales preocupaciones del presidente Milei y del equipo económico. Este nuevo ajuste de los rendimientos que paga el Central por sus títulos de deuda al 70% nominal anual significa una baja para la tasa efectiva anual al 97,5 por ciento. El stock de Pases pasivos es de cerca de $33 billones, los cuales generan un interés diario.

A su vez, la baja de la tasa puede estimular la aparición del crédito en momentos en que se agudiza la recesión.

Por otra parte, una caída en los rendimientos de los plazos fijos puede impulsar a los ahorristas a desprenderse de esas inversiones, pasándose al dólar, lo que apuntalaría su valor en momentos en que la oferta aumenta.

Ahora, con las tasas de interés desreguladas que ofrecen los bancos a sus clientes por los plazos fijos, es de esperar que también éstas también decaigan, desde el 70% en promedio que se estaban pagando en las últimas semanas.

Los analistas económicos coinciden en que estas tasa continúan siendo negativa en términos reales en su competencia contra la inflación, dinámica que ayuda a disminuir paulatinamente los pasivos del BCRA.

Las previsiones de las consultoras sitúan la inflación de marzo, que se dará a conocer mañana viernes, apenas sobre el 10%, lo que sería la tasa mensual más baja en este primer tramo de la presidencia de Milei. Este sería el tercer mes consecutivo de descenso de la inflación respecto del mes anterior y con esta tendencia podría especularse con una inflación de un dígito en abril. Aunque la inflación sigue muy alta, el paulatino descenso da margen a una mayor laxitud para las tasas.

Los analistas del mercado financiero ya anticipaban para este mes un ajuste de las tasas de interés, ante la desaceleración de la tasa mensual de inflación. Además, esta semana se efectúa una nueva licitación de deuda en pesos a manos del Tesoro y el recorte de rendimientos de los títulos del BCRA incentivará la demanda genuina por instrumentos soberanos a tasa fija.

“Con la inflación proyectada a 12 meses entre el 120% y 130 % anual según el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central, las tasas pasivas que ofrecen los bancos son muy negativas. Está claro que el plazo fijo UVA es mejor opción que el plazo fijo tradicional. La tasa de caución a plazos inferiores a los 30 días se ubica en el 72% anual. La caución es una colocación que se hace en el mercado de capitales a plazos cortos y que hoy rinde más que la tasa de plazo fijo. Consultar a un agente de Bolsa”, indicó el analista y asesor de negocios Salvador Di Stefano.

Temas:

Banco Central de la República Argentina

Más noticias

Te puede interesar