26 de mayo 2024
20 de marzo 2024 - 16:32hs

La noticia ocupó la tapa de los diarios durante la pandemia. El diputado salteño Juan Emilio Ameri rompió la monotonía que imponían las sesiones mixtas de la Cámara baja durante la pandemia. El incidente  que ocurrió en septiembre de 2020 terminó en una causa que  se inició a partir de la denuncia presentada por Federico Alejandro Dávila y Fernando Míguez, presidente de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático de Argentina, quienes solicitaron que se investigara el comportamiento del legislador durante la sesión en la que se debatía sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Durante el debate el salteño fue captado en cámara besando los pechos de quien era por ese entonces su mujer. Casi cuatro años después, este martes, se desarrolló la audiencia pública en el marco del juicio oral en la que el legislador reiteró sus disculpas y pidió la absolución. La fiscalía, por su parte, pidió cuatro meses de prisión en suspenso. 

El recuerdo aún está latente en el mundo de la política argentina. El diputado Carlos Heller tenía la palabra, pero todos los ojos se fijaron sobre una de las pantallas que estaban ubicadas en el hemiciclo de la Cámara baja que mostraba al diputado Ameri besando en los pechos a una mujer que se sentaba sobre su falda. El hecho no tardó en hacerse viral y antes de que termine la sesión el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, interrumpió la sesión y solicitó la suspensión del legislador.

Más noticias

Ese día terminó el mandato de Amerí como diputado y comenzó su periplo por los tribunales.

El proceso judicial, que ha transitado por distintas instancias y ha generado disputas de competencia territorial entre diversos juzgados, finalmente fue remitido al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°4 de Buenos Aires, a cargo del juez Ariel Lijo En la audiencia de debate celebrada el martes 19 de marzo de 2024, Ameri expresó sus disculpas a la sociedad por su comportamiento, aunque negó haber cometido un delito. Manifestó haber pagado con creces su error al renunciar a su banca y sufrir consecuencias personales y familiares. Mientras tanto, el Ministerio Público Fiscal solicitó una condena de cuatro meses de prisión en suspenso para el exlegislador. Por su parte, la defensa del acusado pidió su absolución.

El juicio ha generado un amplio debate sobre la responsabilidad de los funcionarios públicos, la moralidad en el ejercicio del poder y la necesidad de mantener la integridad de las instituciones democráticas. El veredicto final determinará las consecuencias legales del incidente protagonizado por Ameri durante aquella sesión virtual del Congreso argentino, marcando un precedente importante en la jurisprudencia nacional.

La audiencia

El debate oral y público contó con la presencia de juez Lijo, el fiscal a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 3, Eduardo Taiano, junto con el Auxiliar Fiscal Martín Garrido, y la del acusado Juan Emilio Ameri junto con su defensora, Noelia Edith Bonetto.

La audiencia inició con las palabras de Ameri, quien pidió disculpas a la sociedad toda por no haber estado a la altura de las circunstancias, no haber estado atento en el horario de trabajo, pero que estaba seguro primero de que no cometió un delito y segundo que pagó el error que cometió con creces, porque lo pagó con su salud y la de su familia. Mencionó que cometió un error del cual se hizo cargo, que al hacerlo renunció a su banca, porque sus padres le enseñaron que había que hacerse cargo de los errores. Por eso decidió renunciar y durante mucho tiempo siguió pagando lo que consideró un error, una distracción.

En sus alegatos, el Ministerio Público Fiscal solicitó que se condene a Ameri como autor penalmente responsable del delito previsto en el artículo 241 inciso 1° del CPN a la pena de cuatro meses de prisión en suspenso, con más accesorias legales y costas, además de la imposición de las reglas de conducta previstas en el artículo 27 bis del CPN que se estimaran pertinentes. En ese macor, La Dra. Bonetto solicitó la absolución de Ameri por entender que no se había cometido un delito. 

Finalmente, Ameri nuevamente tuvo la palabra y dijo que pensar que lo que le sucedió fue un hecho que cometió adrede es una locura, que le había hecho daño a mucha gente con esto, pero principalmente se hizo daño a el mismo y a toda su familia. . Manifestó que él se hace cargo de un error que el mismo cometió, e insistió que no ha cometido en su vida nunca jamás un delito, se ha cuidado mucho muchísimo de no cometer un delito nunca jamás. Sus padres le enseñaron que cuando uno se equivoca, tiene que pagar. Por eso, al estar desatento en su trabajo, durante el horario de trabajo, decidió presentar su renuncia.

 

Temas:

Cámara de Diputados

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Te puede interesar