22 de mayo 2024
29 de marzo 2024 - 12:08hs

El árbol del despido masivos de estatales perpetrado por el Gobierno de Javier Milei no deja, por ahora, ver el bosque de aumento de la conflictividad en el sector privado. Despidos, suspensiones y paritarias a la baja dibujan el contorno de un segundo trimestre que mostrará un alto nivel de conflictividad gremial.

El mundo gremial está en ebullición. La mayoría de las ramas productivas sufren el derrame del ajuste y la falta de dólares. La caída del consumo del primer trimestre del año y las proyecciones sobre lo que vendrá dan como resultado el inicio de una temporada de despidos, suspensiones y baja en los niveles de producción.

Algunos nombres de las empresas que empiezan a tomar medidas para bajar la producción son conocidas. Spar, Longvier, Piero, Suavestar, Toyota, Canon y Dream son sólo algunas de las compañías que anunciaron recortes.

Más noticias

Por otra parte, el conflicto de Acindar crece. Los siderúrgicos anunciaron un paro por tiempo indeterminado a partir del 11 de abril. La tensión amenaza a todo Villa Constitución, la ciudad que cobija a la empresa del Grupo Techint.

 

Más allá de los conflictos puntuales que se multiplican, la situación general de los trabajadores que están bajo convenio colectivo continúa en deterior permanente.  Según lo que marcan los estudios de las consultoras privadas los salarios aumentaron en promedio un 16,4% en enero, pero perdieron frente a la inflación por tercer mes consecutivo. Los haberes quedaron 4 puntos por debajo del promedio de aumentos de precios.

Los gremios más afectados levantan la voz y le piden a la CGT y las dos CTA que coordinen un paro general. Por ahora, no hay unanimidad dentro de la central obrera.  El ala más combativa, liderada por Pablo Moyano, presiona por los medios y asegura que el segundo paro general contra el Gobierno de Milei será en abril. Desde el sector dialoguista, cuya cara más visible es Héctor Daer, no dan certeza e insisten la necesidad de derogar el mega DNU.

Por ahora, no sólo no hay unanimidad de criterio respecto a un plan de lucha que implique un paro general, tampoco hay fecha cierta para la reunión de mesa chica que suele funcionar como antesala de la toma de decisiones por parte de la CGT.

Más allá de la falta de definición sobre medidas de fuerza concretas, los principales dirigentes de la CGT coinciden en el diagnóstico respecto de un deterioro sostenido de la actividad durante el segundo trimestre. En ese marco, por ahora, la CGT seguirá avalando las medidas sindicales sector por sector. Mientras tanto, miran a los Gobernadores y esperan por la reacción política en el Congreso.

Temas:

CGT

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar