Agro > TRIBUNA

El desafío -70 + 70

FAO: “Hoy producimos mucha más comida emitiendo menos gases de efecto invernadero”

Tiempo de lectura: -'

31 de agosto de 2018 a las 05:04

Por J. Berdegue (*) y S. Saravia (**), especial para El Observador

El año 2050 marca un doble desafío a nivel mundial: para esa fecha, el mundo debe reducir en 70% sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y aumentar en 70% su producción de alimentos.

Reducir las emisiones es urgente para evitar que la temperatura mundial aumente más de 2 °C y así evitar los efectos más devastadores del cambio climático, mientras que aumentar la producción de comida es fundamental para alimentar a una población de casi 10 mil millones de personas.

Uno de los principales responsables de responder a este doble desafío -70/+70 es el sector agropecuario, que actualmente aporta un quinto de todas las emisiones globales de GEI.

Entre 1990 y 2015, la producción agropecuaria creció con fuerza: un 74% a nivel mundial, un 85% en América Central y más de 132% en América del Sur. En ese mismo período, las emisiones de GEI del sector (que incluye agricultura, ganadería y cambios en el uso del suelo) se redujeron en 1% a nivel mundial, 28% en América Central y 25% en América del Sur.

Es decir, hoy producimos mucha más comida emitiendo menos gases de efecto invernadero.

Si relacionamos estas dos variables (producción de alimentos y emisión de GEI), vemos que en 1990 en América Latina emitíamos 15 toneladas de GEI por cada US$ 1.000 de alimento producido, mientras que en 2015 disminuimos fuertemente a 5 toneladas de GEI por cada US$ 1.000. De haber mantenido los niveles tecnológicos de 1990 en 2015, las emisiones de GEI latinoamericanas del sector agrícola hubieran sido el triple, lo que hubiera significado agregar 3,3 mil millones de toneladas de GEI adicionales a nuestra atmósfera. Esto no sólo demuestra cuánto hemos avanzado, sino que sí es posible alimentar al mundo sin contaminar nuestra atmósfera.

En América Latina y el Caribe todavía podemos hacer mucho por intensificar sosteniblemente la producción agrícola y ganadera. La ciencia, la innovación tecnológica y las reformas institucionales y de gobernanza son motores centrales para enfrentar el desafío -70/+70 que marcará las siguientes tres décadas.

Durante la última Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los países de la región solicitaron asistencia técnica para acceder al financiamiento internacional para apoyar una mayor producción de alimentos con menos impactos ambientales y climáticos.

Recientemente, el Fondo Verde del Clima aprobó US$ 90 millones para un proyecto del gobierno de Paraguay formulado por la FAO; el proyecto apoyará la adaptación al cambio climático de 17 mil familias rurales, muchas de ellas indígenas. Con el gobierno de El Salvador, la FAO ha preparado un proyecto para el mismo fondo: al ser aprobado, beneficiará a 225 mil personas y cubrirá al 33% de la población más vulnerable al cambio climático en el Corredor Seco salvadoreño, una zona que sufre inclementes sequías, inundaciones y tormentas tropicales. Estos dos proyectos implican inversiones por más de US$ 217 millones en favor de la resiliencia y la adaptación al cambio climático en nuestra región.

Además, la FAO y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) han creado un fondo de preinversión que permitirá a 14 países de la Comunidad de Estados Caribeños (Caricom) diseñar 27 proyectos para mejorar su resiliencia y movilizar recursos en su lucha contra el cambio climático.

Para promover el diálogo, el intercambio de experiencias y la acción multisectorial en torno a la resiliencia climática en las zonas rurales, la FAO y la Fundación Futuro Latinoamericano de Ecuador han convocado a una alianza de expertos del más alto nivel; uno de sus objetivos es apoyar los cambios estructurales necesarios para promover una producción agropecuaria más limpia, sostenible y eficiente. El 28 de agosto, en Montería, Colombia, la FAO convocó a los mayores expertos regionales a un seminario que busca impulsar la producción ganadera baja en emisiones, un factor que será clave para contribuir a resolver el doble desafío -70/+70 de la seguridad alimentaria y ambiental para 2050.

(*) representante regional de la FAO
(**) consultora de la FAO

Julio A. Berdegué es subdirector general de la FAO y representante regional para América Latina y el Caribe. Ha trabajado en desarrollo rural, desigualdad, empleo y sistemas agroalimentarios durante más de tres décadas, desarrollando una destacada carrera como investigador, con un fuerte énfasis en la promoción del desarrollo territorial, la lucha contra el hambre y la pobreza.

Silvia Saravia Matus es doctora en economía y actualmente se desempeña como asesora de apoyo estratégico de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. Cuenta con más de 10 años de experiencia trabajando en organismos internacionales (FAO, CEPAL, FIDA, Comisión Europea), universidades y gobiernos de América Latina, Europa y África en temas de desarrollo rural y seguridad alimentaria. Silvia tiene un amplio historial de publicaciones académicas e informes de política pública.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...