Nacional > Crisis en la AUF

Bonomi explicó ante el Consejo de Ministros participación del ministerio en la compra de las cámaras

El ministro del Interior dijo que quiso asegurarse de que la empresa fuera buena para identificar rostros

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2018 a las 12:58

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, explicó ante el presidente Tabaré Vázquez y el resto de los ministros del Poder Ejecutivo la participación de su cartera en la elección de las cámaras de identificación facial que contrató la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

"La licitación es un invento de la AUF porque al ser privado no tenía obligación de hacerla", dijo la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, que fue la vocera ante la prensa al terminar el Consejo de Ministros.

Según Arismendi, Bonomi explicó que el ministerio participó para asegurarse de que las cámaras seleccionadas por la AUF fueran buenas para la "identificación de los rostros" a fin de que los clubes pudieran ejercer el derecho de admisión y el Ministerio del Interior retirara a esas personas de los escenarios deportivos.

Sin embargo, inicialmente el Ministerio del Interior negó todo tipo de injerencia en la contratación de las cámaras. "La cartera jamás insinuó ni direccionó la contratación de ninguna de las empresas que participaron del llamado", dice el comunicado difundido el jueves 9.


Sin embargo, documentos a los que accedió El Observador confirman un rol clave del ministerio en la elección de la empresa. Tras casi dos años, la AUF había seleccionado a la empresa Servinfo luego del proceso técnico-económico realizado por ITC, la empresa de ANTEL contratada por la asociación para asesorarse en el tema.

Sin embargo, una reunión entre ITC y el Ministerio del Interior fue clave para cambiar esa decisión. Según el comunicado que ITC envió a la AUF con el resumen de esa reunión, para el ministerio "la falta de experiencia" de Servinfo era "un riesgo" que ponía "en duda" el éxito del proyecto, aunque la empresa hubiera pasado todas las pruebas técnicas realizadas entre ITC y la cartera.

En el mismo sentido que Bonomi, el subsecretario Jorge Vázquez aseguró que la empresa Servinfo no era aceptable y no cumplía con los requerimientos señalados por el ministerio. De esta forma queda en evidencia que el ministerio sí incidió en la elección de la empresa. Vázquez expresó que la cartera de Esta "no incidió" en el aspecto económico.


Según el viceministro del Interior, luego de la segunda licitación, cuando con el informe técnico de ITC quedaron como finalistas las empresas Servinfo y DDBA (la primera 16% más barata que la segunda), hubo una reunión entre el gobierno y la AUF en la que el Ministerio del Interior señaló que, en las pruebas, Servinfo tenía un nivel de acierto en identificación de personas de 49%.

"No es aceptable, porque el pliego de condiciones habíamos acordado que fuera un 85%. Hubiésemos tenido todos los fines de semana un lío inmenso con la policía", señaló Vázquez. "No era una propuesta aceptable ni estaba dentro de las características que se habían fijado en el pliego de condiciones", agregó el subsecretario, y remarcó que la mejor propuesta era la de DDBA, que tenía 99% de acierto en el reconocimiento facial, y por tanto "era la que daba la garantía".

Comentarios