Agro > Conflicto lechero

Conaprole no ve con buenos ojos la cláusula de paz alternativa que propuso el gobierno

El gremio aceptó la solución del Ejecutivo, pero sin el aval de la industria la firma del convenio salarial sigue en duda

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2018 a las 20:33

La principal industria láctea del país -Conaprole- no está convencida de la propuesta que elevó el Ministerio de Trabajo sobre la inclusión de una cláusula de paz para destrabar la firma de un convenio colectivo para el sector.

Después de una propuesta presentada el pasado viernes por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), que incluía cláusulas de descuelgue salarial y prevención de conflictos, este lunes la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) adelantó su plenario para analizar la propuesta de la cartera.

En un comunicado la FTIL expresó no rechazar, "en términos generales la propuesta del MTSS en torno a la cláusula de 'Paz, prevención y solución de conflictos' que sin ser la planteada por la FTIL, se entiende puede llegar a ser una salida política a la actual situación conflictiva" entre los trabajadores y la Cámara de Industrias Lácteas (CILU).

Sin embargo, la solución planteada por el MTSS no es vista con buenos ojos por Conaprole. La empresa que procesa el 75% de la leche del país sostiene que la solución impulsada por el gobierno plantea "falta de seguridad para la cooperativa y certezas para el gremio", según fuentes de la empresa.

La posición de Conaprole es que la cláusula de paz planteada no abarca a los temas tratados por fuera de los Consejos de Salarios, como puede ser el conflicto que se mantiene desde el pasado 21 de junio por reclamos por antigüedad y régimen laboral de algunos de los trabajadores de la empresa. Conaprole pretende que la cláusula de paz incluya expresamente los temas que generan el conflicto.

Desde la empresa se entiende que equiparar esos ítems implicaría un pago de diez veces el laudo y aunque desde el MTSS se dijo que esos reclamos están cubiertos en la propuesta presentada, en el documento no son incluidos, expresaron fuentes de la cooperativa.

En comparecencia ante la Comisión Especial de Cooperativismo de la Cámara de Diputados, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, señaló que la intención del gobierno es que se firme el convenio salarial. En este sentido, según pudo saber El Observador jerarcas del gobierno han expresado a la empresa que en caso de incluirse esos ítems en el documento implicaría que los trabajadores no acepten el convenio.

En tanto, desde la FTIL se resolvió mantener en suspenso las medidas de reclamo hasta este miércoles 8 inclusive, con el entendido de que tendrá lugar una nueva reunión tripartita de los Consejos de Salarios, "con intención de alcanzar el acuerdo correspondiente en la redacción del laudo, que luego será puesto a consideración de las partes".

El sindicato de Conaprole exige mejoras en los ítems horarios de trabajo y remuneración por antigüedad. Al no llegar a un acuerdo con el Directorio, desde el 21 de junio trabaja a reglamento, sin horas extras. Se reclama que toda la plantilla mantenga un "único régimen de descanso" para los 1.800 trabajadores de la cooperativa. Eso porque hay unos 350 operarios que trabajan 48 horas semanales durante seis jornadas con un día de descanso. En tanto, otros 1.500 trabajan una semana 48 horas y otra 40 horas, por lo que obtienen un día más de asueto semanal que el otro grupo.

El otro frente que reclama el gremio es igualar las primas por antigüedad. Hay un grupo de unos 100 trabajadores que ingresó en una época compleja para la lechería (entre 1993 y 1997) que tiene una fórmula de calcular esa partida complementaria distinta al resto.

La compleja situación de Pili

Mientras el ministro de Economía, Danilo Astori, expresó este lunes que la única salida posible para la empresa Pili es "encontrar un inversor", el MTSS convocó para este miércoles a la empresa, a su sindicato, a los trabajadores de la industria láctea, a la intendencia de Paysandú y a la asociación de tamberos remitentes de la firma para una reunión en donde se darán a conocer las propuestas del Poder Ejecutivo para atender la complicada realidad de la empresa.

Una de las formas de al menos paliar los problemas de Pili es que Conaprole vuelque 100 mil litros diarios, pero la cooperativa puso como condición que mientras se remita esa cantidad no sea obligatoria la renovación de vacantes de jubilados en Conaprole. El plazo estipulado en un principio es de seis meses.

Pili hoy solo procesa cuatro días por semana y esta solución podría mejorar su ritmo de producción, pero Conaprole pretende garantías para cobrar la leche derivada hacia la planta de esa empresa y que el gobierno pueda encontrar una solución final en el conflicto que tiene Conaprole con su sindicato que ya lleva más de un mes de duración.

En el caso de Pili, la empresa debe más de US$1 millón a los productores y alrededor de US$400.000 a sus funcionarios, además de acumular deudas bancarias por más de US$ 40 millones.


Comentarios