Mundo > ARGENTINA

Cuadernos K: bolsos con dinero, maltrato a recaudador y venganza

Exfuncionario de Kirchner declaró ante la Justicia y contó la modalidad de entrega de dólares

Tiempo de lectura: -'

16 de agosto de 2018 a las 05:00

El exfuncionario kirchnerista Claudio Uberti decidió hablar. Una vez que se dictó la orden judicial para su detención se ocultó un par de días, hasta que el pasado lunes resolvió que se entregaría a la Justicia y contaría todo lo que quería contar, bajo la figura del "arrepentido", a cambio de su libertad.

"Decidió esperar para ver cuál era la defensa de Cristina Kirchner. Entonces sí, convencido de que sería su gran venganza, se camufló con una gorra negra y se presentó anteayer en la fiscalía de Carlos Stornelli", relata La Nación, en referencia a la participación del exfuncionario en la causa de "los cuadernos de la corrupción", que involucran tanto a la expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, como a su marido, el expresidente fallecido Néstor Kirchner.


Para empezar, según el relato de La Nación, Uberti aseguró que le llevaba a Néstor Kirchner los bolsos con la plata que recaudaba en las concesionarias viales, ya que estaba a cargo del organismo de control del sector y que hacía esas entregas en el despacho presidencial de la Casa Rosada o en la quinta de Olivos. "Uberti confirmó que la expresidenta Cristina Fernández estuvo presente varias veces en las que él dejó bolsos", asegura el medio argentino.

Incluso el diario Clarín informó en la tarde de este miércoles que en su declaración, Uberti aseguró que el día en el que murió Kirchner, en el departamento del matrimonio, en Juncal y Uruguay, había US$ 60 millones. El hombre aclaró que no los vio, sino que lo sabía por comentarios que le habían llegado. Esa vivienda fue mencionada varias veces en los cuadernos que escribió el exchofer del viceministro de Planificación Roberto Baratta, Oscar Centeno, como uno de los lugares a donde se llevaban los bolsos con dinero que se recaudaban producto de sobornos.

Pero además, durante la audiencia, el exfuncionario habló de malos tratos en el vínculo con el expresidente. Según la crónica de La Nación, Uberti mencionó varias veces el maltrato que recibían los colaboradores y aseguró que Kirchner, en una oportunidad, lo golpeó sin razón cuando estaban en un avión. Además, contó que se quejaba cuando recolectaban poco dinero.

La sesión trancada

En la tarde de este miércoles, el Senado argentino tenía planificado votar el pedido del juez Bonadio de allanar las tres propiedades de la expresidenta en Río Gallegos, El Calafate y Ciudad de Buenos Aires.
Sin embargo, la cantidad de senadores en sala no fue suficiente (se necesitaban 37 presentes y faltaban dos) y se resolvió dejar la sesión para el miércoles próximo.


La situación en la previa de la discusión parlamentaria era de incertidumbre, ya que el bloque justicialista (PJ) que comanda Miguel Pichetto está dividido en su apoyo a la expresidenta. Por el lado del bloque oficialista, Cambiemos, se esperaba que votara en conjunto a favor del pedido de Bonadio.

Cristina Fernández, ahora legisladora, estaba en el Senado a la espera de que comenzara la sesión para tomar su lugar en la cámara, pero a la hora señalada, de los 24 senadores del sector de Pichetto, solo bajaron 8 y el quórum no fue suficiente. Quienes pretenden evitar que se realicen los allanamientos en las propiedades de Fernández decidieron no dar el número y postergar una semana más la decisión.


Los cuadernos de las coimas

El caso, conocido como "los cuadernos de la corrupción", estalló hace dos semanas e implica a una decena de exfuncionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y a una veintena de grandes empresarios.

La expresidenta acudió el lunes a los tribunales y pidió que el juez Claudio Bonadio y el fiscal Stornelli fueran apartados del caso, así como también la nulidad de la causa.

Sin embargo, la Cámara Federal confirmó este miércoles a Bonadio en la causa, y seguirá al frente de la investigación por la que fueron imputadas más de cuarenta personas entre funcionarios de los gobiernos kirchneristas y empresarios a los que se les otorgaron obras públicas durante esos años.

En los cuadernos, Centeno llevó una detallada bitácora de los recorridos que hizo durante diez años cargado de millones de dólares producto de los sobornos.

Pero la Justicia requiere de más pruebas, por lo que promueve las declaraciones de los "arrepentidos", que hasta ahora habían sido solo empresarios.

Aunque inicialmente no figuraba entre las personas solicitadas por la justicia, Uberti fue mencionado por un exdirectivo de la empresa Techint, que poseía la mayoría accionaria de la siderúrgica venezolana Sidor, nacionalizada en 2008 por Hugo Chávez.

Uberti estuvo involucrado en un escándalo por el ingreso a Buenos Aires de una valija con US$ 800.000 supuestamente enviados por el gobierno de Hugo Chávez para contribuir a la campaña presidencial de Cristina Fernández en 2007. Ese caso nunca fue judicializado.

La valija fue traída a Argentina por el empresario venezolano-estadounidense Guido Antonini Wilson, con quien viajaba Uberti en aquella ocasión. El exfuncionario renunció entonces a su cargo.

Comentarios