Agro > Informe

Devaluación en Turquía pone en jaque a la exportación en pie

La firmeza del novillo alienta a la invernada

Tiempo de lectura: -'

17 de agosto de 2018 a las 05:00

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La mejora gradual pero sostenida en los precios de la hacienda gorda tiene como consecuencia una mayor competencia entre la invernada y la exportación en pie. Sumado a esto, el desplome de la divisa nacional turca frente al dólar estadounidense genera preocupación en los operadores de ventas de ganado en pie ya que podría complicar los futuros negocios mediante ajustes en el precio del ternero.

Turquía es por lejos el principal comprador de ganado vivo uruguayo. En los últimos 12 meses a julio, Uruguay exportó un récord de 441.944 cabezas y el 89% (393.905 animales) se enviaron a este destino.
Pero, ¿Qué pasa con los negocios futuros de exportación en pie con la devaluación de la lira frente al dólar estadounidense?

Rodrigo González, presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie y director de la empresa Escoltix dijo que "en este momento el negocio con Turquía no existe más. Es imposible venderles ganado. Con la lira turca con el máximo que ha alcanzado, el ternero tiene que valer US$ 1,50, pero por más que esté ese precio dado o precios inferiores no se hacen negocios".

centrales-1.jpg

centrales-2 (1).jpg

Fuentes vinculadas a la exportación indicaron que Turquía intenta renegociar y propone valores inferiores a los que estaba comprando.

Los valores que se ofrecen para el ternero se ubican entre US$ 1,80 y US$ 1,90 por kilo en pie pero los productores no han convalidado en estos valores.

A pesar de esto, en el remate de Lote21 del martes los terneros mostraron un ajuste moderado, el promedio fue de US$ 2,14 tres centavos menos que el promedio del remate anterior. Con un máximo de US$ 2,54 por un lote de terneros livianos y un mínimo de US$ 1,90. Los novillos de uno a dos años mostraron una caída más importante pero fueron solo dos lotes de alto peso, lo que relativiza la baja de 4,7%. Y los invernadores se mostraron firmes a la hora de comprar vacas para engordar.

Las vacas de invernada, ajenas al comercio en pie y un negocio de corto plazo para el invernador, superaron los U$$ 1,30 largamente y alcanzaron su mayor cotización desde 2015.

En cambio las categorías más vinculadas a la cría y por lo tanto más vinculadas a las ventas en pie y a negocios de largo plazo tuvieron descensos importantes: todas las categorías de vaquillonas, vacas preñadas y piezas de cría tuvieron descensos. La cría en alerta, la invernada de corto plazo apostando a los buenos precios del gordo.

Una eventual moderación del precio del ternero revitalizaría a un negocio de engorde que está apostando a la eficiencia en la incorporación de kilos y dando grano como nunca antes.
El posible ajuste en el precio del ternero y la firmeza que mantiene el novillo gordo generan un contexto favorable para el invernador.

En la actualidad, la relación de reposición (cociente entre el precio del kilo de ternero y el de novillo gordo) están en mínimos en tres años, sobre 1,10, es decir que el sobre precio del ternero es apenas 10% respecto al del ganado para faena.

De acuerdo a las referencias de la Asociación de Consignatarios de Ganado, el precio del ternero de 140 a 180 kilos promedió US$ 2,16, en tanto que el ganado gordo especial de exportación tiene su referencia en pie a US$ 1,96. Apenas 10% de diferencia.

El novillo gordo en cuarta balanza, tras haber tocado un mínimo en abril de 2017 de US$ 2,76 por kilo ha venido en gradual recuperación hasta los niveles actuales. Subió en la pasada por cuarta semana consecutiva y alcanzó los US$ 3,52 por kilo, el mayor valor desde setiembre de 2015. En pie, los US$ 1,96, están 10% por encima que los US$ 1,79 de igual semana del año pasado y también el máximo en tres años.

El 10% de diferencia se aproxima por primera vez a las relaciones de precios que pueden considerarse normales.

En 2016 alcanzó picos históricos de 1,45 que volvían casi imposible el comprar terneros para engordar. Se mantuvo en valores relativamente altos aunque con una tendencia a la baja durante el 2017 que fue cambiando gradualmente el panorama para 2018.

En efecto, este año la relación de reposición empezó en 1,29 en enero hasta llegar al 1,10 actual. Si la crisis turca genera una presión bajista en el ternero la relación puede volverse todavía más favorable al invernador, que puede volver a ser tras casi cinco años, quien marque el precio mínimo de los terneros y puede eventualmente las ofertas que lleguen de Turquía.

Mientras, el novillo de 1 a 2 años -al igual que el ternero- se mantiene estable. En julio promedió US$ 1,81 por kilo en pie y a partir de abril, por primera vez desde al menos 2010, el novillo gordo en pie se ubicó por encima del precio del novillo de 1 a 2 años.

Esta diferencia se acentúa en julio y lo que va de agosto y se abre una brecha de 7%, lo que se presenta como una oportunidad para los invernadores.

centrales-3 (1).jpg

centrales-4.jpg

Gonzalo Ducós, coordinador ganadero de Fucrea dijo que las relaciones flaco/gordo que vemos hoy están dadas por el aumento del precio del gordo y no por una baja de la reposición. "La modificación de las relaciones de reposición de dos años atrás a hoy se da por un incremento del valor del gordo, con una industria que está relegando margen con elevadas faenas lo que provoca que las relaciones flaco/gordo estén en mínimos en tres años, pero no se sabe hasta cuándo la industria va a sostener esta situación".

"Si la exportación en pie merma y baja el precio del ternero, el invernador va a tener una oportunidad pero va a ser una oportunidad fugaz porque la industria si eso sucede va a ajustar el precio del gordo. Con una primavera por delante, no creo que la reposición tenga una baja sustancial y ojalá eso no suceda porque el que se va a ver perjudicado es el criador".

Desde el lado del precio del gordo, la demanda internacional continúa muy firme y no da ninguna señal de opacarse. Y por el lado del precio del ternero se podría esperar un ajuste si la exportación en pie se vuelve más cautelosa.

El mercado puede marcar nuevos equilibrios y si la lira no se recupera se abren dos escenarios: el aumento en la exportación en pie a otros destinos como Egipto o una baja leve con los invernadores comprando a precios levemente menores a los actuales pero aceptables para los criadores ya que durante la primavera la abundancia forrajera será el sostén de los precios.

Si se sostiene el impulso para criar aún sin Turquía tan activamente compradora, la industria volvería a quedar en condiciones de captar a la mayoría de los terneros y novillitos producidos localmente.

La lira turca alcanza su mínimo histórico

La moneda nacional turca está en caída libre. En el año el tipo de cambio se ha devaluado un 65% y en lo que va de agosto ya perdió un 35%. El desplome de la lira se intensificó el lunes 13 cuando alcanzó picos de 7 frente al dólar estadounidense, superando al peso argentino como la moneda que peor desempeño tuvo en 2018.

Desde entonces ha logrado una frágil estabilidad, pero que suma una depreciación de cerca de 80% en lo que va del año y una inflación de cerca de 100% El presidente turco, Tayip Erdogan, luego de reelecto marcó el inicio del nuevo mandato poniendo a su yerno, Berat Albayrak a cargo de la economía del país. Su nombramiento ayudó a provocar una fuerte caída de la lira.

A su vez, la tensión entre Estados Unidos y Turquía se disparó cuando Washington decidió imponer a Ankara sanciones como la congelación de sus activos en EEUU y la prohibición de llevar a cabo transacciones dos ministros del gobierno turco por la detención del pastor protestante norteamericano Andrew Brunson.

Luego, la Casa Blanca redobló su apuesta al anunciar que duplicará los aranceles al acero (hasta el 50%) y el aluminio (20%) procedente de ese país, lo que terminó de desplomar la divisa hasta mínimos históricos frente al dólar. Otra guerra comercial que genera cambios de precios relativos en el agro uruguayo, la soja al son de la guerra comercial de Estados Unidos con China, los precios del ternero y los resultados de la ganadería vacuna danzan al son de la lira turca.

*Producción Cecilia Pattarino
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...